Denuncian indiferencia de Universidad Xochicalco ante COVID-19

Personal administrativo de la base laboral en Universidad Xochicalco, Campus Ensenada, denunciaron que desde el pasado lunes 23 de marzo este centro educativo mantiene la presencia de sus empleados en las instalaciones de todos sus departamentos.

A los 4 Vientos

“Se ha pedido desde el 23 de marzo trabajar desde casa, y nos han rechazado nuestras peticiones. Hay gente enferma entre el personal, no han aportado cubre bocas ni gel antibacterial, tienen aglomerados cerca de 350 personas 10 horas al día, de las cuales 20 presentan un problema de salud como resfriado, tos, gripe”.

Los denunciantes expresaron que las autoridades universitarias establecieron, como “medida de seguridad”, un horario de trabajo corrido, pero nada más: “Protección Civil ordenó enviar a su casa a los trabajadores menos indispensables y no lo han hecho. Convivimos normal, presuntamente estamos separados por un metro de distancia, pero pues son oficinas. Creímos que después de este fin de semana nos iban a mandar a casa, a hacer Home Office, pero no”.

Mientras el Gobierno Federal promueve que la gente se quede en casa, Universidad Xochicalco mantiene a su personal administrativo en sus instalaciones

El personal inconforme también agregó que el sueldo de los intendentes fue reducido: “lo hicieron con el pretexto de que no hay alumnado y nada que limpiar, siendo que son los únicos que podrían evitar la propagación del virus en el plantel al aplicar las medidas de higiene correspondientes”.

En entrevista con 4Vientos, personal de Xochicalco también mencionó que a partir de este lunes 30 de marzo se convocará la presencia de los alumnos para que realicen sus pagos en las instalaciones: “Se están violando recomendaciones de salubridad y lo único que le importa a Universidad Xochicalco es el dinero. No quieren mandarnos a nuestras casas, estamos expuestos, tenemos 20 colegas con probabilidad de contagiarse y contagiarnos. No hacen caso a las autoridades municipales ni Estatales, no hay señal de que quieran mandarnos a casa; la orden es que vamos a seguir trabajando toda la cuarentena…”.