MUSA VERDE: Antropocénica del juicio viral

Covid-19 está ya distribuido en todo el mundo, cada día aparecen nuevos infectados y muertos en diferentes países, es cada vez mas difícil establecer una conexión entre China, Irán o Italia y el paciente; la dispersión ya es comunitaria. Covid-19 no se reporta pandemia porque el término no existe en el vocabulario oficial de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Horacio de la Cueva / 4 Vientos

Es una pandemia que no entendemos lo suficiente como para predecir su desarrollo o retroceso. Covid-19 no desaparecerá, una vez hospedado en la especie humana, se quedará. Ya sabemos que es capaz de mutar con facilidad, cómo lo remarca un reporte en China, que informa sobre tres mutaciones del virus en una familia infectada.

La historia nos ha enseñado que las enfermedades que no afectan a las mayorías o antes que nadie, a los privilegiados del mundo occidental no tiene la misma probabilidad de ser erradicadas o controladas. La polio y el sarampión fueron erradicados en gran medida porque eran enfermedades que afectaban a la infancia de la civilización occidental y por lo tanto importantes de tratarse.

El SIDA, causado por el virus VIH, era una curiosidad científica y el esfuerzo por controlarlo es producto de la presión política de los países ricos de la comunidad gay para que se le diera la atención requerida. Hoy tenemos antirretrovirales y vacunas en el resto del mundo.

Los tratamiento de ébola, zika y dengue no han corrido la misma suerte. El ébola es un virus mortal confinado al África, dengue y zika a la América tropical sin verse como amenazas al mundo occidental. Son una curiosidad científica y la investigación continua, pero no hay un consumidor occidental afluente que esté preocupado por su cura.

Al momento que escribo estas líneas hay más de 94 mil infectados y unas 3mil muertes. Aparece en China, Estados Unidos, Italia, Corea del Sur, Perú, Islandia, Canadá, Australia o México. La lista es más larga, pero lo destacable es que dada la conectividad y movilidad global, los virus no conocen fronteras.

Foto: El Periódico

Se sabe poco del Covid-19. Se transmite por vía aérea, pero no sólo por portadores con síntomas, se sospecha de portadores asintomáticos. Estos explicarían la aparición de enfermos que no han estado en lugares donde se sabe está presente el virus ni han tenido contactos obvios con personas infectadas o que han viajado a esos lugares.

Parece no afectar a niños y su patogenicidad aumenta con la edad y el estado de salud. Su mortalidad es de 3.4%, hasta treinta veces más alto que las influenzas que nos acechan cada invierno. Bill Gates, el fundador de Microsoft, lo describe como el patógeno del siglo, no sólo por su capacidad de movimiento y contagio, sino también por sus efectos directos en la economía global e indirectos, pero muy reales, en las bolsas de valores.

Ya en Canadá los laboratorios gubernamentales están desarrollando una píldora que puede funcionar con un coste de menos de 50 pesos, diarios, mientras que una vacuna puede costar cientos o miles de pesos. La ganancia será el mejor incentivo para los laboratorios privados.

El riesgo de infección y las consecuencias de la enfermedad son conocidos. La etnicidad jamás será causa de enfermedad, cualidadoes o defectos. Los orígenes de Covid-19 son sus mutaciones y la transmisión de animal a humano (zoonosis).

La surgencia y transmisión de estas enfermedades están asociadas a productores para mercados irregulares sin control sanitario, posible origen de Covid-19, y a la desigualdad que forza a las clases más marginadas a alimentarse de animales silvestres, como el ébola, o a compartir espacios con aves de corral, causa de la fiebre aviar en China. Causas todas independientes de la etnicidad y sin fronteras que las detehngan, pero dependientes de los modelos económicos actuales.

En México la aparición del virus A H1N1 en granjas porcinas se asoció a sus condiciones insalubres. Nos queda prevenir la dispersión de la enfermedad y la destrucción de los mitos que retrasan la solución del problema promoviendo ignorancia y odio, cosas que no podemos tolerar ante nuestros retos de vida.

Además, pido que se encuentre y castigue a los culpables intelectuales y materiales de los asesinatos de Miroslava Breach y Javier Valdéz y del secuestro de los 43 normalistas de Ayotzinapa. ¡Viva la Comisión de la Verdad! Que beba Mexicali, dejemos a Constellation sin agua. Sólo dos años de Gobierno en BC. Apoyo a G Sheridan y H de Mauleón.  Willy Toledo fue absuelto.

Comentarios bienvenidos: https://horaciodelacueva.blogspot.com/