MUSA VERDE: El costo de no moverse

La reunión en Madrid a finales de 2019 (COP 25) de los firmantes del Acuerdo de París, no avanzó en la reducción de gases de efecto invernadero (GEI). Se trasladó -de último momento- de Santiago de Chile a Madrid luego de los disturbios populares que provocó, y sigue provocando, el gobierno del Presidente Sebastián Piñera al agredir a los disidentes. Y no sólo hubo cambio de sede, también participó en la Conferencia el país que renunció vociferantemente al Acuerdo de París: Estados Unidos.

Imagen: Expoknews

Horacio de la Cueva / 4 Vientos

El Presidente Trump renunció a las obligaciones del acuerdo porque está convencido de que este movimiento no pasa de ser un atentado del gobierno Chino contra los Estados Unidos. Cierto o no, esta actitud beneficia a las grandes compañías petroleras.

¿Por qué no se ha podido implementar el Acuerdo de París firmado en 2016? ¿Qué lo ha impedido? ¿Quién lo ha impedido? No hay que ir muy lejos para apuntar a los culpables. Los GEI siguen liberándose a la atmósfera, las grandes compañías siguen extrayendo petróleo, gas y carbón del subsuelo para alimentarlo a las fábricas que siguen produciendo los bienes que consumimos en nuestra vida diaria.

También, la mayoría de nosotros se transporta en vehículos de combustión interna y consume bienes que llegaron al mercado de la misma manera. Los culpables no son unos cuantos dueños del gran capital, es la mayoría del mundo. Somos tú y yo. Es por eso que es tan difícil cambiar el status quo. Es por eso que no nos movemos con la suficiente rapidez para evitar que el cambio climático sea aún más catastrófico de lo que está demostrando puede ser.

Nuestra vida diaria, los desastres climáticos y los noticieros apuntan que el cambio climático está aquí y no desaparecerá sólo con buenos deseos y oraciones. La evidencia es que el cambio climático puede atribuirse principalmente a la incorporación de GEI a la atmósfera por la quema indiscriminada del petróleo que sigue impulsando la economía mundial.

Los científicos expertos en el cambio climático recomiendan que se debe disminuir la liberación de GEI a la atmósfera. La evidencia y hasta el sentido común nos dicen que el cambio climático está aquí y aunque no discrimine es peor para los desposeídos y los desplazados.

Al mantener el status quo, a la inacción ante los efectos de los GEI, nos evadimos de las realidades que hemos creado con la economía capitalista basada en la quema de combustibles fósiles. Realidad que tenemos la oportunidad y debemos cambiar para mantener al planeta funcionando como lo conocemos hoy.

No hay duda que la implementación de los Acuerdos de París por parte de los gobiernos es crucial para disminuir los efectos de los GEI, si no lo fuera, las compañías petroleras no estarían en las reuniones de las partes, las COP, para retrasar la implementación de los planes y mantener sus inversiones, ganancias, control y poder.

También nos toca hacer lo nuestro. Las pequeñas acciones en la vida diaria que irán destruyendo el status quo para crear una nueva realidad en donde la emisión de GEI sea lo suficientemente pequeña para que el carbono secuestrado por la fotosíntesis y convertido a compuestos difíciles de descomponer supere a las emisiones.

Esta es la realidad que nos toca construir en la medida de nuestras capacidades, no de nuestras costumbres o comodidades.

No todos pueden tener un auto eléctrico o híbrido, no todos pueden hacerse de energía eólica o solar en casa, pero casi todos pueden esforzarse en consumir productos locales, cultivar algunos vegetales o frutas en casa para consumo propio y de los amigos, disminuir el uso de productos y, sobre todo, vasos, bolsas, platos, cubiertos y servilletas desechables.

Todos le podemos pedir a nuestro lugar de café, bebida o comida favoritos que disminuyan sus productos desechable. Muchos podemos promover la cultura de rehusar, reducir, reusar y reciclar en nuestra vida diaria.

Espero hayan disfrutado el periodo vacacional y me disculpo por no avisar de mi casi forzada ausencia. Nos veremos aquí catorcenalmente.

Además, pido que se encuentre y castigue a los culpables intelectuales y materiales de los asesinatos de Miroslava Breach y Javier Valdéz, el secuestro de los 43 normalistas de Ayotzinapay todos los secuaces de García Luna. ¡Viva la Comisión de la Verdad! Que beba Mexicali, dejemos a Constellation sin agua. Sólo dos años de Gobierno en BC. Apoyo a G Sheridan y H de Mauleón.