Amenazante y moderado discurso de Trump tras ataque iraní. «80 terroristas americanos» han muerto: TV de Irán

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró que no ha habido estadounidenses heridos en el ataque iraní contra dos bases en Irak y afirmó que no permitirá que Teherán logre sus ambiciones nucleares: «Irán nunca tendrá el arma nuclear”, dijo el mandatario en su alocución de esta mañana en la Casa Blanca.

El País / AFP / 4 Vientos

En su discurso, Trump afirmó que un sistema de alerta temprana y la dispersión de tropas motivó que el ataque a las bases militares no arrojaran heridos, que ordenó el asesinato del general iraní Qasem Soleimani porque «sus manos estaban manchadas de sangre estadounidense e iraní», que su país “quiere estar en paz con aquellos que la buscan», y que habrá nuevas sanciones a Irán mientras sigue «evaluando la respuesta».

Asimismo, abogó por una mayor involucración de la OTAN en la región y sentenció: «Nunca permitiremos que Irán sea el patrocinador del terrorismo. Esos días se han acabado».

Mientras tanto, la televisora estatal iraní dio a conocer que al menos 80 militares estadunidenses perdieron la vida en el ataque con misiles contra bases militares en Irak.

Con base en fuentes de los Guardianes de la Revolución, el ejército ideológico de la República islámica, el medio de comunicación añadió que las pérdidas materiales también fueron abundantes porque alcanzaron helicópteros.

Según la información, los Guardianes afirmaron además que al menos 140 blancos estadunidenses y de sus aliados fueron identificados en la región y podrían ser atacados “si los estadunidenses vuelven a cometer un error”.

Por su parte, el primer ministro de Irak, Adel Abdelmahdi, fue avisado por Irán de que un ataque «había comenzado o estaba a punto de hacerlo» en su territorio. Según fuentes del Gobierno iraquí, Teherán advirtió a Abdelmahdi que el ataque solo estaba dirigido contra intereses de EE UU, aunque no especificó las localizaciones.

Poco después, el primer ministro también recibió una llamada norteamericana cuando los primeros misiles, de un total de 22 lanzados por Irán, comenzaron a impactar de madrugada en dos bases militares con presencia de tropas estadounidenses.

El bombardeo es, a juicio del líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Jamenei, «una bofetada en la cara de América», aunque «no es suficiente» respuesta a la ejecución en la madrugada del pasado viernes en Bagdad del general iraní Qasem Soleimani. «Lo importante es que EE UU salga de la región», sentenció.

Por otra parte, el presidente iraní, Hasan Rohaní, dio las gracias «al Cuerpo de los Guardianes de la Revolución» por la operación en Irak y ha recomendado a EE UU que sean «sensatos» y no respondan.

EEUU y Rusia han prohibido a sus líneas aéreas sobrevolar Irán e Irak, y compañías de al menos otros once países han decidido redirigir sus rutas para evitar riesgos.