La CESPE contamina con miles de metros cúbicos de aguas negras a la bahía de Ensenada y Lagunita El Ciprés

Una nueva falla en el sistema de recolección y transporte de aguas negras al sur de la ciudad con destino a la planta de tratamiento El Naranjo, ocasionó una nueva contingencia –la segunda en un año- en las playas de la Bahía de Ensenada y la Lagunita El Ciprés, así como contaminación ambiental y suspensión del servicio de distribución de agua potable en 8 colonias densamente pobladas.

4 Vientos / Foto principal: Playa Hermosa, limpia de contaminación, en la bahía de Ensenada (Facebook)

Ensenada. B.C., 6 de enero del 2020.- El pasado sábado 4 de enero, la Comisión Estatal de Servicios Púbicos de Ensenada (Cespe) anunció que suspendería el abastecimiento de agua potable a las colonias Praderas del Ciprés, Ruiz Cortines, El Naranjo, Puerta del Mar, Juan Diego Residencial, Zona aledaña a Costco, Loma Dorada y Vista Hermosa.

Y este día el ayuntamiento informó que por el derrames de aguas negras provocado por la Cespe, la Subdirección General para la Protección Contra Riesgos Sanitarios determinó decretar el cierre precautorio para actividades recreativas en las playas ubicadas frente a la Base Aérea Militar El Ciprés, Playa Conalep y Playa Hermosa (municipal), pero se le olvidó colocar señales de riesgo para los usuarios de las zonas recreativas.

Previamente, la comisión que acaba de aumentar 5% mensual las tarifas de consumo de agua a todas las categorías urbanas –residencial, comercial e industrial-, informó que tenía que hacer trabajos de desazolve del cárcamo de aguas negras de El Ciprés, por lo que se veía en la necesidad de “abatir (derramar a la calle y de ahí a las playas de la bahía y la Lagunita El Ciprés, en trámite de ser declarada Área Natural Protegida Estatal) los niveles de aguas negras con las que cuenta tal instalación”.

El cárcamo de aguas negras dañado (Cortesía)

Para hacer esa labor altamente contaminante del ambiente, que en el caso de la Lagunita inició impunemente desde el pasado 26 de diciembre, en que se dieron los primeros reportes ciudadanos de la intoxicación de la última laguna interior en la zona metropolitana de Ensenada, suspendió al menos dos días el servicio de agua potable a las colonias citadas.

“La paraestatal pide la comprensión y paciencia de la ciudadanía, ya que estos trabajos son de carácter urgente, para reinstalar y dar marcha adelante a la operación de este importante centro de tratamiento de aguas residuales”, destacó la dependencia en un comunicado.

Hoy, los resultados de la acción tóxica tuvieron consecuencias. La directora municipal de Administración Urbana, Ecología y Medio Ambiente –Matilde López Chávez– confirmó que la dependencia recibió la “recomendación de cierre” de las playas ubicadas frente a la Base Aérea Militar El Ciprés, Playa Conalep y Playa Hermosa por parte de la Secretaría de Salud del Estado.

“Estaremos en estrecha coordinación con las autoridades estatales para dar seguimiento a las mediciones del agua, a fin de avisar cuando estas se encuentren dentro de la norma para el uso recreativo”, expresó finalmente la funcionaria en otro escrito de prensa.

Información de contexto a esta nota: