«Viernes por el Futuro» pide en Ensenada declaratoria de Emergencia Climática y plan para enfrentarla

¿Cómo puede la juventud ir a sentarse en un salón de clases o hacer tarea mientras el gobierno y las empresas continúan trabajando como si nada estuviese pasando? ¿Qué se puede esperar cuando las instituciones actúan como si todavía quedase tiempo? ¿Cómo se puede continuar con nuestras vidas si el desastre se aproxima?

4 Vientos / Foto principal: En Barcelona, España, dos activistas de la organización ecologista Greenpeace colocaron unas gafas de buzo a la estatua de Colón, para alertar de que el cambio climático en la Tierra está provocando un aumento del nivel del mar (Foto: EFE/Quique García)

Ensenada 22 de diciembre 2019.- Estas fueron algunas de la preguntas hechas por los jóvenes que se reunieron en días pasados con los regidores integrantes de la Comisión de Ecología, a quienes pidieron ser escuchados y dijeron estar listos a colaborar en la conservación del planeta ante la emergencia climática vigente.

En un comunicado del capítulo Ensenada del grupo ambiental “Fridays For Future”, que a nivel mundial encabeza la adolescente sueca Greta Thumberg, se da a conocer que “la juventud ensenadense se niega a rendirse, por eso se une a las movilizaciones internacionales que llaman a la acción urgente para transformar nuestra forma de vida y nuestros sistemas ante la crisis climática.”

Destaca que el movimiento “Fridays For Future” busca colaborar con los gobiernos locales, nacionales e internacionales, para reducir las emisiones de carbono a la atmósfera y con ello asegurar un futuro para las generaciones más jóvenes.

La lucha es por una Justicia climática y para generar un modelo socioeconómico que garantice los derechos fundamentales al aire, tierra, agua, alimentos y ecosistemas saludables.”

La reunión en la comisión de Ecología del cabildo (Cortesía)

Por ello, integrantes del Movimiento “Fridays For Future” en Ensenada solicitaron a los ediles comisionados de Ecología que se declare la emergencia climática en el municipio y se tomen acciones, no sólo promesas, en el ámbito de las competencias del ayuntamiento.

Esto, a través de un programa municipal para la reducción de emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera y de atención a la crisis climática que incluya:

1.- Reformas de adecuación a los Reglamentos Municipales. 2. Cumplimiento estricto de la reglamentación municipal. 3. Incrementar el presupuesto destinado a la educación ambiental, protección de la naturaleza, la innovación de tecnologías libres de emisiones de carbono y para la implementación de acciones de atención a la crisis climática.

Asimismo, incrementar entre la población del municipio el grado de conocimiento acerca de las causas y consecuencias de la crisis climática, así como de las alternativas para atenderla.

También reducir los índices de desertificación, incrementando la cantidad de áreas verdes municipales, decretando Áreas de Preservación Ecológica Municipales y restaurando áreas naturales en deterioro.

Acciones individuales contra la emergencia climática (Infografía: Centro Urbano).

Igualmente, iniciar la modernización del sistema de transporte público (movilidad urbana), empleando vehículos libres de emisiones de carbono e incrementando infraestructura peatonal y para ciclistas.

Como punto 7 el programa propone modernizar el alumbrado público empleando tecnologías libres de emisiones de carbono, así como promover el consumo local, facilitar a la población el acceso a tecnologías libres de emisiones de carbono, e iniciar un proceso de consulta y colaboración permanente con la sociedad civil, academia y la comunidad científica, para realizar acciones desde la política pública para atender la emergencia climática.

Igualmente, pidieron realizar estudios científicos para la implementación de políticas públicas que permitan el desarrollo de la comunidad y reduzcan su vulnerabilidad, considerando la crisis climática.

La comunidad científica ha alertado acerca de la reducción en la disponibilidad de alimentos, fármacos y otros recursos vitales como el agua, así como cumplir con los Acuerdos de París y las Contribuciones Nacionalmente Determinadas de México.”

Finalmente, abogaron a favor de concientizar e involucrar al sector privado (industrial, turístico, residencial) en acciones concretas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.