BC 2020: La austeridad como premisa, impone recorte a todo y abre la puerta a la IP a los grandes negocios

En 2020, y a pesar de que en la Presidencia de la República el gobernador dice tener a un amigo en Andrés Manuel López Obrador, Baja California sufrirá una reducción del 89% en los Programas y Proyectos de Inversión de la federación.

Javier Cruz Aguirre / 4 Vientos / Imagen principal: El CEO

Ensenada, B.C., 4 de diciembre 2019.- No solo eso. Con la aprobación del Congreso de la Unión, la entidad que rige el morenista Jaime Bonilla Valdez padecerá una disminución del 42% en los apoyos que recibe del gobierno federal en calidad de subsidios, y el gasto real federalizado caerá en 0.5%

Baja California incluso quedó marginada en la inversión privada directa que se aplicará en los 147 proyectos de infraestructura que los empresarios -nacionales y extranjeros-, desarrollarán en el país, al sumar tan sólo 6 obras identificadas que representan apenas el 3.26% del total de inversión del sector patronal en lo que resta del sexenio.

A este panorama se sumó la declaración que hizo ayer en Ensenada la Secretaria de Infraestructura, Desarrollo Urbano y Reordenación Territorial (SIDURT) del Estado, Karen Postlethwaite, de que la administración estatal no tiene recursos para realizar obras y que, por la política de austeridad del gobierno central, “se ve muy complicado” obtener apoyos a fondo perdido de la federación.

De hecho, según la declaración de la funcionaria, el presupuesto estatal para el próximo año se usará “para hacer frente a compromisos por obras licitadas que ya deberían de haber sido terminadas y otras (que están) en proceso, heredadas por la pasada administración estatal.”

Así, la realización de magnas obras en la entidad que Jaime Bonilla anuncia para Baja California, como la ampliación a 4 carriles de la carretera transpeninsular al sur de San Quintín, un aeropuerto civil internacional en El Tigre (Ensenada), plantas desalinizadoras y de tratamiento de aguas negras en la zona costera, y un mega desarrollo inmobiliario en El Ciprés (Ensenada), sólo serán posibles si el mandatario aumenta la realización de contratos de Asociación Pública Privada, o gestiona recursos de inversión privada directa.

Imagen: El Diario Vasco

Se cae el gasto federalizado

De acuerdo con un informe de la bancada del partido Morena en la 64 Legislatura federal respecto a los Recursos Federales identificados en el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PPEF) 2020, en comparación con el presupuesto 2019, Baja California tendrá una reducción del 0.5% en su gasto federalizado en términos reales.

El documento informa que en el total de los recursos identificados como gasto federalizado hay una variación nominal a favor del estado de casi 1,534 millones de pesos, gracias a un aumento de recursos que va de 50 mil 807 millones del año 2019, a 52 mil 342 para el 2020.

Sin embargo, la cantidad aprobada representa en términos reales una disminución de 0.5%, que es el nivel promedio nacional de reducción.

El concepto Ramo 28, Participaciones Federales, tiene una variación real negativa de 0.7% y se ubica en 28 mil 306 millones de pesos para el próximo año (un aumento nominal de apenas 793 millones), en tanto que en el Ramo 33, Aportaciones Federales, la caída real del gasto es de 0.3% gracias a una variación nominal de raquíticos 622 millones, de los cuales, por ejemplo, 378 millones corresponden a Nómina Educativa y Gasto Operativo (FONE), que se situó en 19,755 millones.

Finalmente, en Convenios de Descentralización y Reasignación el gasto federalizado decaerá realmente en 0.3% -tendrá una variación nominal de 101 millones de pesos-, y los Recursos para Protección Social en Salud bajarán 1.7% porque tan sólo aumentarán de 1,012 millones a 1,031, es decir apenas 18.8 millones.

Quintana Roo, Nuevo León y Aguascalientes serán los únicos estados del país que tendrán una variación positiva en el gasto federalizado, en tanto Baja California se ubicó en el lugar 14 entre las entidades afectadas negativamente por la política de austeridad del gobierno federal en la materia.

Respecto al Gasto Federalizado per cápita, Baja California se ubica en el lugar 23 a nivel nacional porque registrará 14 mil 400 pesos, siendo esa cantidad inferior al promedio entre las entidades federativas de los recursos federales transferidos por habitante que se ubicó en 15 mil 665.0 pesos.

¿Y la austeridad? (Cratón de Luy)

El desplome en infraestructura

Los legisladores de Morena se refieren después a los recursos identificados en el Gasto Federal por Programas y Proyectos de Inversión para la entidad que tendrán una reducción de 7 mil 374 millones de pesos con relación al Presupuesto de Egresos de la Federación de este año, lo que significa una caída real de los recursos por este concepto de 89%.

Esto lo identifican así: en 2019, el gasto aprobado es de 8,317.6 millones de pesos; para 2020 serán 943.9 millones; es decir 7 mil 373.7 millones menos.

La Cartera de Inversión Federal en Baja California refiere que en Proyectos de Inversión Asignados Exclusivamente a la Entidad Federativa reducirá 5,183.5 millones de pesos para quedar en 452.7 millones de pesos

En áreas de Comunicaciones y Transportes aplicará 165.4 millones en únicamente tres obras: puentes vehiculares del cruce fronterizo Mexicali-Río Nuevo (97.4 millones); carretera Puertecitos-Laguna Chapala (41.3); y habilitación de vialidad interna en el Recinto Portuario de Ensenada (17.4).

A la Comisión Federal de Electricidad (CFE) en el estado le disminuirá 4,498.1 millones de pesos, que incluye recortes totales a labores de mantenimiento a unidades generadoras termoeléctricas y turbogas, y a la construcción de subestaciones y líneas de transmisión.

Al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) le retira el total de su gasto de inversión que este año ascendió a 194.6 millones de pesos, y sólo invertirá 109.6 millones en la ampliación y remodelación de la Clínica Hospital Ensenada del ISSSTE.

Y respecto a los Proyectos de Inversión Compartidos el gobierno de Andrés Manuel López Obrador quitará 2,190 mil millones de pesos; es decir, sólo ejercerá 491.3 millones en el próximo año.

En este sector, a Educación Pública solo aportará 20.6 millones de pesos a Docencia e Investigación de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM); 28 millones a la conservación de los Distritos de Riego en Mexicali; y 442.6 millones a la modernización  de subestaciones de distribución de la CFE.

No aplicará un solo centavo al mantenimiento de las unidades generadoras termoeléctricas de Cerro Prieto, a las que este año destinó 2,521 millones de pesos.

De esta manera, la caída en el gasto de inversión federal para el próximo año ubicó a Baja California en el lugar 31 a nivel nacional, superando sólo a Tabasco en el índice negativo del egreso en proyectos y programas del gobierno central.

Imagen: Cultura Colectiva

Una buena y otra pésima

La noticia “positiva” del informe presupuestal de la bancada de Morena para Baja California en el 2020, es que existen expectativas de que el gobierno estatal conserve para el próximo año la dinámica de aumento en sus ingresos totales, que este año representaron un incremento real de 6.2% en comparación a los del 2018.

Esto porque en el 2019 Baja California tendrá un ingreso total aprobado de 56,184 millones de pesos de los cuales 6,934 millones son de Recaudación Propia (31.4 % de aumento real), y 49,244 millones (5.2% más) son Transferencias Federales por participaciones, aportaciones, convenios e incentivos derivados de la colaboración fiscal y fondos distintos de aportaciones.

Pero la referencia favorable queda en expectativa cuando el Centro de Estudios de las Finanzas Públicas de la Cámara federal de Diputados revisó los alcances de los Programas de Subsidios en el Dictamen del Presupuesto de Egresos 2020 y encontró una reducción de 1,312 millones de pesos para Baja California, cantidad que representa una caída real del 42% al pasar de 3 mil 191 millones de pesos en 2019, a mil 879.3 millones en 2020.

Uno de los más grandes recortes que la federación hizo al programa en el estado se ubica en el Ramo 08 (Agricultura y Desarrollo Rural) con una disminución real de 81% entre un año y el otro, al reducir la partida de 148.4 millones de pesos a 29.2 millones en 2020.

El reporte que publicó el diario Monitor Económico de Mexicali, también revela que el corte de subsidios a la Educación Pública es de 828 millones de pesos (32.5%), al caer de 2 mil 565.8 millones de pesos a mil 738.2 millones.

Y los subsidios a programas de conservación del medio ambiente y recursos naturales en el estado se contraen un 18.2%, para situarse en 112 millones de pesos para el 2020.

Foto: Facebook

Inversión privada directa, a cuentagotas

Así, para Baja California y su gobierno parece que la inversión privada es la única forma de financiar grandes obras de infraestructura, con el alto riesgo de corrupción que ello puede generar en la integración de los trámites de licitación de proyectos, la redacción y operación de los contratos de trabajo, la presentación de manifiestos de impacto ambiental, el cumplimiento de los permisos y los planes de recuperación de la inversión, y el modelo de pago de las enormes ganancias a los consorcios nacionales, multinacionales y transnacionales que se involucran en estos proyectos.

Por esto, la inversión privada directa en el Plan Nacional de Infraestructura sexenal contempla 147 proyectos divididos en seis categorías y un monto global de 859 mil 22 millones de pesos.

En la categoría de Transporte, de 42 proyectos en Carreteras, solo uno se determinó para Baja California. Se trata del plan identificado como “Periférico Tijuana”, con 1,987 millones de pesos, obra que se realizará en el programa de inversión 2021 a 2022.

En Ferrocarriles y Trenes Suburbanos, de 8 proyectos sólo se avista uno: el “Tren Costero de BC”, con 10,200 millones de pesos a invertir en el periodo 2023-2024.

En Puertos, de 22 proyectos se incluyó a la entidad solo en uno: la “Ampliación de la Terminal de Contenedores”, el próximo año, con 1,336 millones de pesos.

En Aeropuertos, los empresarios invertirán en dos proyectos: en las terminales aéreas de Mexicali y Tijuana con 361 y 3,449 millones de pesos, respectivamente. Ambos en el presupuesto 2021-2022.

En el sector de Agua y Saneamiento, de 12 programas incluidos, el estado se beneficiará con el proyecto que por años ha impulsado el actual mandatario estatal: la construcción de la “Planta Desalinizadora Playas de Rosarito”, la cual se realizará a partir del próximo año con una inversión privada directa de 10,600 millones de pesos.

En la división de Turismo se identifican 15 proyectos para la construcción de diversa infraestructura que en su mayoría no se transparentan por estado beneficiado, lo que dificulta identificar los que se desarrollarán específicamente en Baja California.

Lo mismo sucede en la categoría de Telecomunicaciones, que incluye 4 proyectos generales en donde el monto de la inversión por estados no se empató en el programa ejecutivo de obras a respaldar.

Finalmente, en las áreas de Salud y “Otros” únicamente refieren dos proyectos –uno por sector-, y ninguno es para Baja California.

Así, los seis grandes proyectos específicamente identificados para Baja California tendrán una inversión directa empresarial conjunta, tanto nacional como extranjera, de 27 mil 983 millones de pesos, lo que representa apenas el 3.26% del total de inversión del sector patronal en todo el sexenio.

Ahora sólo falta conocer cómo se financiará, sin demagogia y falsedad de por medio, el ambicioso programa de infraestructura que el nuevo gobierno de Baja California, emanado del partido Morena, desea poner en marcha en medio de un escenario de austeridad en inversión pública y privada, y posible recesión económica mundial en 2020.