REDES DE PODER: La reacción por la democracia

La muerte del general Francisco Villa fue una de las últimas sorpresas de la revolución. Fue asesinado en julio de 1923 cuando ya nadie estaba esperando un homicidio así, sobre todo porque el revolucionario para entonces ya vivía tranquilamente en la Hacienda de Canutillo, después de firmar la paz con el gobierno del presidente Adolfo de la Huerta.

Alfonso Torres Chávez / 4 Vientos

En 1923 precisamente se da el conflicto conocido como la guerra delahuertista, cuando el gobierno de Álvaro Obregón desconoció el triunfo electoral de Adolfo de la Huerta, lo que llevó al gobernador de Sonora en mayo de 1923 a llamar a un alzamiento con el apoyo de grandes sectores sociales.

De la Huerta ocupó la presidencia de la República como resultado del Plan de Agua Prieta, siendo presidente interino. Como producto del plan, los revolucionarios se dividieron en dos facciones: los obregonistas que apoyaban la candidatura de Plutarco Elías Calles  y los delahuertistas que apoyaban la candidatura de Adolfo de la Huerta quien además había llevado una administración mesurada del gobierno del estado de Sonora.

En diciembre de 1923 se dio el primer alzamiento de la rebelión delahuertista en el estado de Tabasco, apoyada por un grupo de generales que no eran afines ni a Obregón ni a Plutarco Elías Calles, quien estaba a punto de ser impuesto en la presidencia de la República con el apoyo de Obregón.

Rechazo a la reelección de Álvaro Obregón. Foto: Archivo General de la Nación

Durante el conflicto, Tabasco se convirtió en el reducto de los delahuertistas por su posición geográfica privilegiada.

El conflicto se prolongó seis meses durante los cuales las tropas federales prácticamente acosaron militarmente a los delahuertistas para obtener la rendición.

Obregón siendo presidente de México pidió apoyo al ejercito estadounidense a quien compró una flota de aviones militares para enfrentar la rebelión.

Adolfo de la Huerta, presidente provisional de México en 1920

Adolfo  de la Huerta solo contaba con el apoyo de sus correligionarios que se refugiaron en Tabasco hasta ser sitiados por el ejército federal, que con el apoyo de Estados Unidos logró sofocar la rebelión.

Sobre este periodo de la historia de México se habla poco, aunque desde luego es una parte fundamental pues hay que recordar que durante el desarrollo de la Revolución Mexicana hubo toda una serie de levantamientos al mismo tiempo que se desarrollaba el conflicto armado.

De la Huerta luchó por algo tan sencillo como el concepto de democracia, para tratar de evitar la imposición de un candidato oficial, que además contaba con el apoyo militar de Estados Unidos que en ese momento quería negociar con el gobierno de Obregón en la persona del general Calles como obtener desde luego algún provecho propio.

Es por esta razón que De la Huerta perdió su guerra, pues el gobierno federal contaba con un mayor apoyo militar tanto propio como del gobierno de Estados Unidos.

No se entiende la Revolución sin episodios como la rebelión delahuertista, y allí radica su importancia.