DANZAR HASTA QUE LLUEVA: Dos, NOmás; Baja no se deja

1.-  Había demasiados panistas en el foro. Muchos. Le invadieron el foro a los organizadores. También me lo invadieron hace 20 años en mis tiempos de Director de la Facultad de Derecho de la UABC.

Daniel Solorio Ramírez / 4 Vientos / Foto principal: Hiptex.

Invitamos a Jesús Medina Plascencia, su precandidato a presidente, pero llegaron cincuenta panistas y se treparon al presidium. Me chamaquearon. Ante mi mirada atónita, celebraron un acto de campaña en pleno auditorio de Derecho. Mis compañeros profesores estaban enojados y no era para menos. Me chamaquearon, repito. Y son casi los mismos que estaban ayer en Tijuana. Jo, jo,jo. No les guardo rencor.

2.- Hacía falta equilibrio. Desde sus primeras palabras fue notoria la intención de los prianistas de linchar al ausente López Obrador. No le perdonan la derrota que limpiamente les aplicó en 2018 en todo el país, y en BC en 2019. Por eso les place ver en Bonilla un alter ego de AMLO. Con Bonilla no tienen más problema que su condenable pretensión de quedarse cinco años y no los dos que le dio el electorado. Por lo demás, a Bonilla casi lo ven como un socio.

3- Algunos prianistas no han desarrollado capacidad para distinguir entre AMLO y Bonilla, o fingen no ver diferencias. Con pasmoso infantilismo juegan a que Bonilla es otra cara de AMLO. Sin que fuera el tema del foro, lo aprovecharon para » denunciar» que AMLO está destrozando «las autonomías» de la CNDH y del INE. Como si no supieran de la larga dependencia de esas autonomías al juego de los neoliberales.

Los diputados que por el PAN aprobaron la Ley Bonilla; ahora de ellos los políticos panistas ¿ya no se acuerda? (Foto: Cobertura 360).

4.- Afirmaron que la «BONITA DEMOCRACIA» construida por los panistas en 30 años estaba en gravísimo riesgo por culpa de Bonilla, y guardaron conveniente silencio sobre el empobrecimiento brutal del pueblo que provocaron con «su democracia», que por otro lado enriqueció (también brutalmente) a muchos panistas convertidos en traficantes de influencias. Varios estaban presentes y sonreían a la Diosa Fortuna que les regaló «su democracia panista». No me atreví a decir en su presencia que su cinismo político es apabullantemente ostentoso. !Habían olvidado ya que ellos mismos aprobaron la Ley Bonilla de la que tanto se duelen hoy! ¿Pueden ustedes creer esa desmemoria? Fue necesario recordarles ese dato.

5.- Pero también hicieron lo que de ellos se esperaba. Condenaron la intentona bonillista de burlar el mandato del electorado. Lo mismo hizo ese enorme señor que es Cuauhtémoc Cárdenas, quien con la serenidad que lo caracteriza, hizo suya la demanda del DOS AÑOS NOMÁS. No les guarda rencor a los prianistas por haberle robado la presidencia en 1988. Se la robaron para entregarla a Salinas. No les guarda rencor. Por eso me cae muy bien.

6.- Agradezco mucho a 4 Vientos y Luis Cruz su información sobre este interesante foro celebrado en Tijuana el sábado 23 de noviembre; igual agradezco a Eduardo Letaif y Ana Lorena Moreno Garay su invitación para presentar mi breve ponencia que me permitió alternar con dos de mis distinguidos alumnos, que a la vuelta del tiempo superaron a su profesor: Elvira Luna y Sergio Bravo Gibert. Un abrazo para ambos.