Tomate, chile y semillas de México y tres naciones más, afectadas por el Virus de la fruta rugosa marrón

Tomates, chiles y semillas procedentes de México y tres naciones más serán inspeccionadas en las aduanas de los Estados Unidos a partir del viernes 22 de noviembre. Ello para evitar el ingreso del virus de la fruta rugosa marrón, informó este día la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés).

4 Vientos / Agencia EFE / Foto Principal: Internet, diario Tribuna.

En México ni los productores ni los inspectores ni las autoridades fitosanitarias y aduanales habían reportado la presencia del virus en la producción nacional del tomate de consumo tanto local como internacional (Foto: Internet, diario Tribuna).

Ensenada, B.C., 19 de noviembre 2019.- Un comunicado de la oficina estadounidense informa además que está prohibido, a partir de la misma fecha, la importación de tomate y chile en las maletas de pasajeros procedentes de México, Canadá, Israel y los Países Bajos, ya que “enfermedades como esta, así como otras especies invasoras podrían devastar la economía de nuestro país y amenazar la salud y la seguridad de nuestros ciudadanos.”

El director ejecutivo del Programa de Agricultura y Enlace Comercial de la CBP, Kevin Harriger, explicó que la medida contra los productos de esos países se tomó luego de una orden emitida la semana pasada por el Servicio de Inspección Animal y Vegetal del Departamento de Agricultura estadounidense (USDA por sus siglas en inglés).

Igualmente, indicó que el virus de la fruta rugosa marrón, que no afecta la salud humana, fue reportado por primera vez en 2014 en tomates en Israel y desde entonces se ha informado de su aparición en China, México, Alemania -de donde fue erradicada-, Italia, Grecia, Gran Bretaña, Jordania, Turquía y los Países Bajos

En 2018, el virus que puede causar una pérdida severa de los cultivos de los tomates y chiles, fue detectado y erradicado de un invernadero de tomates en California.

Desde entonces, la CBP mantiene alerta contra la enfermedad que “se propaga fácilmente a través del uso de herramientas, manos y del contacto planta a planta contaminados”, según expresó Harriger en el comunicado.

En Baja California, el 80% de la producción de tomate -alrededor de 180 mil toneladas anuales en promedio que se cosechan en 2,400 hectáreas- se destina a la exportación al mercado estadounidense, en donde paga a los 200 productores de la zona costa cerca de 105 millones de dólares al año. No hay noticias de contagio con el virus de la fruta rugosa marrón.

Daño provocado por el virus de la fruta rugosa marrón (Foto: Diana Godínez / AenVerde.com)

El 6 de noviembre, el USDA se comprometió a inspeccionar de manera rápida y eficiente la calidad en la frontera de los tomates bola, roma y grape empacado a granel que se exportan a dicho país, para no causar retrasos en el comercio bilateral.

La medida de inspección que entrará en vigor en marzo de 2020, fue una de las condiciones que le impuso Estados Unidos a México para firmar un nuevo Acuerdo de Suspensión Antidumping del Tomate, el cual se signó el 19 de septiembre para regir las exportaciones mexicanas de la hortaliza a partir de su entrada en vigor, hasta 2024.

Este día, tras darse a conocer la noticia punitiva de la CBP, Sonny Perdue, Secretario de Agricultura de Estados Unidos, manifestó: “En cuanto al Acuerdo de Suspensión del Tomate, el Departamento de Agricultura está comprometido para llevar a cabo las inspecciones acordadas en la negociación lo más rápido y eficientemente posible, a fin de no crear retrasos en el comercio.”

Agregó que el papel de su oficina es realizar la inspección “lo más rápido posible para poder avanzar con el comercio; de eso se tratan estos convenios”, en tanto que el Secretario de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader) de México dijo que el USDA tiene la responsabilidad de llevar a cabo la inspección “y ellos son los que van a asumir los costos.”

El nuevo acuerdo suspendió la investigación “dumping” en contra de la industria tomatera mexicana, misma que comenzó a exportar de nueva cuenta después del 7 de mayo, cuando Estados Unidos dio por terminado el pacto que se firmó en 2013, con el cual México no pagará un arancel de 25.28%.