Musa Verde: Greta Thunberg II

…/You don’t need a weather man/To know which way the wind blows…/Don’t follow leaders, watch the parkin’ meters…

(No necesitas un hombre del clima / Para saber de qué manera sopla el viento … / No sigas a los líderes, mira los metros de estacionamiento …)

Bob Dylan, Subterranean Homesick Blues (1965)

Greta Thunberg ha sido el centro de atención del cambio climático. ¿Moda?, ¿llegó para quedarse? Greta no es experta en cambio climático, es una adolescente consciente de su problema de autismo y de su mundo, ha sabido reconocer un peligro inminente.

Foto: Youtube

Horacio de la Cueva / 4 Vientos

Greta no necesitó de conocer a detalle el cambio climático, cómo conocen los expertos, para darse cuenta de que su vida presente y futura está siendo afectada por el cambio climático. Tanto que decidió que era inútil estudiar temas que no la ayudaran a aprender a vivir en lo que es un futuro desconocido. Su actitud ha inspirado a miles o millones a preocuparse y ocuparse sobre el cambio climático. No es la lideresa dictatorial de un movimiento, nos deja asumir responsabilidades. Inspira, pero no comanda.

Ha inspirado a su generación y más allá. Después de su viaje en velero a Norteamérica, para evitar aumentar su huella de carbono, se ha retratado con Arnold Schwarzenegger y Leonardo DiCaprio, ambos famosos que se han alineado del lado de que algo debemos hacer para reducir los efectos del cambio climático

El protagonismo que se le ha dado ha sido controversial. En las últimas semanas se han publicado quejas de activistas ambientales que parecen no bajarla de arribista que aprovecha de su estatus de niña, blanca, europea y de que ha privilegiada por medios y plataformas. Si estos reportes son verdad, no han entendido otros líderes (y no sabemos si Greta) que el cambio climático es global. Si es cierto que los países del “Sur” están pagando los platos de la quema de combustibles fósiles y sobreexplotación de recursos por el “Norte”, pero el cambio climático tiene consecuencias que no discriminan geográficamente.

En los últimos años hemos visto fuegos, sequías, inundaciones, ciclones y nuevos registros de temperaturas extremas repartidos en todo el mundo, así como la expansión de la distribución de dengue y zika. No podemos quedarnos de brazos cruzados. Greta es una figura más con la que es posible identificarse. Si la consecuencia de su fama es la movilización y la acción, bienvenida. Todos necesitamos la ayuda de todos para entender y resolver las causas y las consecuencias del cambio climático.

Para los autoproclamados escépticos del cambio climático, Greta es un enemigo a vencer y desaparecer de los medios, hallándole faltas explotables, por triviales que sean; es fácil explotar las limitaciones de Greta. Estos “escépticos” existen a pesar de la evidencia contraria, persisten debido al apoyo de sus fuentes de financiamiento de la industria de los hidrocarburos.

Imagen: Dashohformat.org

Escépticos e industrias exculpan a la economía capitalista del cambio climático, atribuyéndolo exclusivamente a la variabilidad natural. Son el obstáculo a vencer.

Greta parece estar más allá de las críticas de los compañeros de viaje y de los escépticos.

No se trata de centrar nuestra atención en una persona, lo que dice o lo que calla. Se trata de buscar soluciones. Greta es una persona, entre muchas, que busca un mejor futuro, que no lo será si no cambiamos nuestra forma de vida. Greta Thunberg tiene razón, nuestros programas de enseñanza, todos, son inadecuados para enfrentar el mundo que cambia y el mundo que viene; también lo son muchas de nuestras herramientas y tecnologías.

¿Sabemos cómo cambiar? ¿Qué debemos enseñar a las generaciones que transitarán por el sistema educativo por los próximos 20 años para prepararnos a vivir en un mundo nuevo? ¿Cómo evitamos que caigan en la indiferencia o la apatía? De nuestras herramientas y conocimientos, ¿qué les sirve y que debemos desechar? ¿Qué debemos rescatar del olvido? ¿Qué nuevas herramientas necesitaremos? ¿Qué debemos conocer mejor para enfrentar el cambio y el nuevo mundo?

El futuro de Greta y de la humanidad no depende de que haga ella: Depende de que hagamos todos. De cómo cambiemos nuestra forma de vida y costumbres, cómo exijamos a gobiernos, mercados e industrias que cambien su forma de ser y tomen en cuenta las consecuencias ambientales de sus acciones. Depende de todos.

Además, pido que se encuentre y castigue a los culpables intelectuales y materiales de los asesinatos de Miroslava Breach y Javier Valdéz y el secuestro de los 43 normalistas de Ayotzinapa. ¡Viva la Comisión de la Verdad! Que beba Mexicali, dejemos a Constellation sin agua. Sólo dos años de Gobierno en BC. Apoyo a G Sheridan y H de Mauleón.