Bienvenidos los matrimonios igualitarios en BC, pero no el «doble rasero» y la violación a derechos electorales

La organización civil Voces en Resistencia, de Ensenada, manifestó su apoyo a la iniciativa de reformas a la Constitución y al Código Civil de Baja California que busca legalizar los matrimonios igualitarios en la entidad, normas que diputados locales presentaron en el congreso, hace dos días, ante la oposición de grupos religiosos y conservadores de la entidad, pero condenó “el doble rasero” que utiliza el grupo parlamentario de mayoría calificada, para violar el derecho humano al sufragio con acciones “ilegales” como la consulta sobre la llamada “Ley Bonilla”.

A los 4 Vientos presenta el posicionamiento de los activistas sociales en torno a ambos temas.

Imagen: Periódico AM

El fin último de todo ser humano es la felicidad

Aristóteles, (349 ane). Ética a Nicómaco

Más de 300 años antes de nuestra era, los griegos entendían que el fin último del ser humano es la felicidad, no la reproducción ni la acumulación de dinero ni de poder.

La consecución de la felicidad tiene como requisito previo la satisfacción de nuestras necesidades y el ejercicio de nuestros derechos. Es por ello que sorprende que 2,368 años después, la Constitución de Baja California, en el párrafo segundo del artículo 7, violente nuestro derecho de contraer matrimonio con la persona de quien se sienta amor, independientemente de su sexo u orientación sexual.

Es por ello que nos genera gran beneplácito que el pasado 14 de noviembre se presentara en el congreso del estado la iniciativa que deroga el párrafo segundo del artículo 7 de la constitución local, la cual también modifica el Código Civil permitiendo el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Hasta el momento, el código civil indica que el fin del matrimonio es la reproducción para perpetuar la especie y que solo se permite la unión entre hombre y mujer.

En respuesta a los grupos religiosos y conservadores que se oponen a la reforma, las legisladoras argumentaron que los derechos no se consultan.

Si bien estamos de acuerdo con el argumento de las y los diputados que impulsan esta iniciativa, rechazamos enérgicamente el doble rasero de la actual legislatura, pues con la ilegal consulta sobre la Ley Bonilla violaron nuestro derecho humano al sufragio, mismo que fue ejercido para elegir un gobierno de dos años.

Bajo el argumento básico de “todos los derechos para todos”, exhortamos a la XXIII legislatura a que apruebe la iniciativa propuesta y cumpla con su función de garantizar el respeto de nuestros derechos.