Ejército: alza la voz facción ultraderechista y golpista

En esta semana se conocieron dos textos de generales del ejército, uno Sergio Aponte Polito distribuyó un “Mensaje para militares y marinos retirados”, sin fecha; y un beligerante discurso del general Carlos Gaytán Ochoa, dicho en desayuno con cientos de generales y oficiales en retiro, el 22 de octubre, en instalaciones de la Sedena y en presencia del general secretario.

Tribuna Comunista*

Se hace público así el fenómeno de que, como en otros ámbitos, también en el ejército hay escalada política de ultra-derechistas contrarios al gobierno reformista de AMLO. No es claro el eco a sus convocatorias que en sí son delicadas, graves. Como miembros del ejército están impedidos a intervenir en política, por lo cual se les debe vigilar, llamar al orden y ser contrarrestados.

El general Aponte Polito fue jefe de varias zonas militares, en su carta llama a cerrar filas y unirse contra críticas a las fuerzas armadas, contra su debilitamiento y desaparición por la política actual, y contra la Guardia Nacional a la que augura fracaso.

Gaytán Ochoa fue subsecretario de Sedena con Felipe Calderón y su guerra irresponsable que fomentó y acrecentó la violencia. El discurso contiene sus argumentos y amenaza abierta y clara, de un posible golpe de Estado contra el actual gobierno de la República encabezado por Andrés Manuel López Obrador.

Sin ningún tapujo –entre otros ataques políticos- el incipiente golpista espetó:

General Carlos Gaytán Ochoa, Subsecretario de la Sedena en el sexenio de Felipe Calderón.

“Actualmente vivimos en una sociedad polarizada políticamente, porque la ideología dominante, que no mayoritaria, se sustenta en corrientes pretendidamente de izquierda, que acumularon durante años un gran resentimiento.

Y más adelante:

“Sin embargo, es también una verdad inocultable que los frágiles mecanismos de contrapeso existentes han permitido un fortalecimiento del Ejecutivo que viene propiciando decisiones estratégicas que no han convencido a todos, para decirlo con suavidad”.

Para dejar claro el papel que en su mentalidad franquista tiene y debe jugar el Ejercito, sus altos mandos en primer lugar, Gaytán Ochoa expresó: “el alto mando sostiene hoy sobre sus espaldas la muy alta responsabilidad de mantener cohesionado al país, de coadyuvar a su pacificación a la brevedad posible, de hacerlo todo con el menor costo social y la mayor eficacia”.

Vertida la amenaza, el general golpista acudió a sus, seguramente, escasos conocimientos maquiavélicos para involucrar directamente al actual titular de la Defensa, al exclamar: “solicito a todos los presentes, el respaldo y la solidaridad para mi general secretario, Luis Cresencio Sandoval, y desde luego pongo a su entera disposición mis conocimientos, por pocos que sean, y mi experiencia acumulada durante 50 años de servicio, para lo que a bien tenga determinar”.

No hay lugar a dudas, la amenaza golpista está explicitada.

Con este discurso la ofensiva derechista ha dado un salto cualitativo. Ya se rebasaron las minúsculas marchas, las campañas mediáticas, la verborrea de Fox, Marko Cortés y compañía, ahora se llegó a la amenaza de golpe por quienes pueden hacerlo.

Ante esto las acciones del Presidente tendrán que ser cuidadosas y contundentes, de acuerdo a la mayor información que tenga y tomando en cuenta la correlación de fuerzas.

A nosotros los comunistas y al pueblo en general, nos corresponde cerrar filas en defensa de la voluntad popular que eligió al Presidente Constitucional con la más alta votación, llamar a la movilización y enfrentar la eventual intentona golpista.

Imagen de portada: Galván, Calderón y Saynez en fotografía de febrero de 2011. Foto: Eduardo Miranda/Proceso

*Editorial de Tribuna Comunista, del Movimiento Comunista Mexicano. Número 359 del 01 de noviembre de 2019