A DOS DE TRES CAÍDAS: Las calacas

LA CALACA DEL KICO.

Textos y monos de Arturo Ruiz-El Súper Cívico/ 4 Vientos

Estaba Kico Vega muy contento

contando el dinero que al pueblo le había robado

cuando la Parca le quitó el aliento,

diciéndole, “pa que tanto dinero si ya estas acabado».

El cínico le dijo a la huesuda: “déjame explicarte,

este dinero lo tenía desde antes de gobernar

pues soy empresario,  yo no quiero engañarte,

pero déjame vivito para este dinero gozar”.

Pero la muerte testaruda, no se dejó engañar

Y por ser un gobernador transa y petulante

le dijo así al panista: “Deja ya de refunfuñar

y te vas para la tumba en este mismo instante”.

BONILLA P´AL PANTEÓN.

Bonilla charlaba con su compa el Amador

cuando de pronto llegó la muerte 

y por todo el cuerpo, sintió un frío sudor

pensando, ya se me acabo la suerte.

La Calaca le dijo a Bonilla muy sonriente, 

querías por la fuerza cinco años para gobernar.

cuando dos años eran por lo que votó la gente,

eso significa que al pueblo querías transar.

Y sin mas preámbulo al soberbio millonario

la muerte parsimoniosa se llevó a mister Bonilla

mandándolo para que sufriera un calvario,

y ahora muy tristes lloran Amador y toda su palomilla.

LA HUESUDA DEL DIPUTADO GERA LÓPEZ

Gerardo, un convencido ciudadano con ley,

trabajaba contento en la ciudad de Tijuana,

pensando que el teniente, un día sería el rey,

cuando le llegó la huesuda sonriente y ufana.

Deja ya de tanto parlotear, le dijo la calaca,

es tiempo de que legisles desde el camposanto.

Así que al Gera López se lo cargó la parca

Y ahora Leyzaola se lo encomienda a un santo.

CATALINO EN HUESOS.

Estaba el Catalino, brincando cual chapulín,

cuando se le presentó la calaca tilica y flaca.

Y por ser un político oportunista y parlanchín,

se lo llevó la huesuda sin hacer mucha alharaca.

LA PARCA Y EL PRESIDENTE LÓPEZ OBRADOR.

En la mañanera, al Peje interpeló la catrina elegante,

preguntando dónde estaba la Cuarta Transformación,

el presidente habló de apoyos que benefician a la gente

y que el pueblo es feliz, feliz por todita la nación.

La muerte recordó sus críticas a la mafia del poder,

y la promesa incumplida de la mariguana legalizar.

Y que ahora con Slim y poderosos se sienta a comer,

mientras a alcaldes opositores los manda gasificar.

Y sin decir nada más, la muerte que es muy delgada,

al presidente AMLO le dio un bate de beisbol.

Y a descansar lo mandó, a su rancho de la chinada,

mientras ella muy fifí, se tomaba un buen jaibol.

LOS DIPUTADOS Y LA PARCA

Los diputados de Morena parecen una pandilla

pues ya en el poder, en fifís se transformaron.

Y ahora solo obedecen, los mandatos de Bonilla,

mientras sus propuestas de campaña olvidaron.

Y por esa razón, la muerte que es vengadora,

los encontró muy golosos comiéndose un huesote.

Y sin decir agua va y sin prenderles veladora,

al panteón los mandó, con un inmenso  garrote.

ARMANDÍN AYALÍN PAL PANTEÓN.

Vamos «Armándolo juntos», decía Ayala,
pero los baches, solo con tierra tapaba.
Y la basura en las colonias olía a wacala,
mientras el alcalde a prianistas arropaba.
Y en Ensenada lo encontró la fría muerte,
festinando con prianistas de Hirata y Díaz.
Por eso la Calaca le dijo, se acabó tu suerte,
y lo envió a gobernar las tumbas sombrías.

LA CALACA DEL SÚPER CÍVICO.

Al morenazo hacedor de estas calaveras,
lo encontró un buen día la huesuda muerte
comprándose contento unas ricas teleras
y el viejillo criticón del susto gritó muy fuerte.
Sin darle tiempo de montar en su briosa bicicleta,
la Calaca lo abrazó con malas intenciones,
y sin darle tiempo de pedir explicaciones,
al panteón lo mando sin llevarse ni una maleta.