La peligrosa necedad de Bonilla y su remedo de encuesta

El espíritu de la máxima arbitrariedad deambula por Baja California, atrapado en la figura de Jaime Bonilla y acompañado de un séquito de acólitos que se dicen legisladores, pero actúan como simples marionetas de su patrón. ¿O patrones?

Jaime Martínez Veloz

El 13 de octubre de 2019, los diputados de Morena realizaron un acto grotesco, denominado “Consulta Ciudadana”, al cual le precedió un día anterior una serie de reuniones internas de los militantes del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), donde en 5 de 8 Distritos tuvieron que cancelar la elección de sus delegados debido a enfrentamientos violentos, en los cuales simpatizantes de los diputados morenistas, con actitudes porriles, golpearon a sus propios compañeros de partido sin importar su condición de hombres o mujeres.

Múltiples denuncias sobre las agresiones de los esbirros de dichos diputados ya son difundidas por las redes sociales en Baja California y a nivel nacional e internacional. Quizás estos hechos vergonzosos fueron algunos de los factores que contribuyeron para que el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, no aceptara un desayuno que le había solicitado el gringo Jaime Bonilla, y retornara temprano a la Ciudad de México el día de ayer.

En este contexto, la mal llamada “Consulta Ciudadana” realizada el día de ayer por los diputados de Morena, fue dirigida tras bambalinas por el “Mapache Mayor”, Amador Rodríguez Lozano, acostumbrado a usar todos los medios mal habidos para ganar elecciones, utilizando las tácticas conocidas como “Operación Carrusel”, “Urnas embarazadas” y “Ratón Loco”, comprando o alquilando credenciales de elector, tal como lo hizo en Oaxaca en las pasadas elecciones para gobernador de ese Estado, en esta ocasión acompañado por su discípulo “El mapachito” Jesús Ruiz Uribe, actual Delegado Federal, quien puso al servicio de esta farsa a personal y funcionarios de su dependencia.

Audios, videos y múltiples testimonios en nuestro poder, serán el fundamento de la denuncia que habremos de interponer ante la Fiscalía General de la República para que actúe en contra de estos pésimos servidores públicos, cuya actividad se realiza en sentido contrario a lo que el propio presidente de la República ha venido señalando a lo largo y ancho del país.

El desaseo, la falta de rigor técnico, la escasísima participación, decenas de casillas sin instalar, la informalidad para que votara quien quisiera y las veces que quisiera, la inducción para votar por la opción de 5 años por parte de los organizadores, la pésima organización de la “Consulta Gansito” fueron el común denominador ayer de esa supuesta consulta.

Algunas de las anormalidades realizadas durante la “falsa consulta ciudadana” de ayer, fueron:

Las preguntas que el INE estimó «amañadas» porque “inducen el sentido del voto” a favor de la Ley Bonilla

1.- No existió el acta por casilla o mesa de votación, ni el mínimo de información, en donde se señalara el nombre del o los responsables de la mesa de votación; el listado mínimo de las secciones correspondientes al territorio de quienes tenían el derecho a votar en esa casilla por así corresponder a su domicilio; no se anotó el número de votos, ni a favor ni en contra, como tampoco el de las boletas sobrantes.

2.- No se solicitó como requisito para votar la credencial del INE para votar, lo que permitió que diversas personas pudieran votar sin credencial de elector, y sin verificar si eran o no ciudadanos de BC; en el canal 12 entrevistaron a menores de edad que afirmaron haber votado.

3.- No existió mampara para la secrecía del voto, lo que permitía que las personas acarreadas votaran frente al funcionario de casilla, para permitirles certificar que votaran por la opción de los 5 años.

4.- No existió tinta indeleble, lo cual permitió que las personas votaran en más de una ocasión.

5.- Al no contabilizar los resultados en el lugar de la votación y al no haber inutilizado las boletas sobrantes, pudieron haberse marcado después como voto válido.

6.- Al no publicitar los resultados en el lugar de la votación, las personas que ahí votaron no pudieron conocer el resultado casilla por casilla.

Hoy en la tarde, en el congreso, el recuento (Cortesía)

7.- La convocatoria a la consulta se publicitó sólo dos días antes de la realización de ésta.

8.- Nadie sabe cuál fue el procedimiento de entrega de las boletas por mesa de participación, ni a quiénes se las entregaron, ni quién los designó, los capacitó o los evaluó, ni cómo fue la cadena de custodia de las boletas entregadas.

Estas acciones, entre muchas otras, caracterizaron a la conocida en el argot popular como “Consulta Gansito”, cuyo propósito es suplantar la voluntad popular, para que el Gringo Jaime Bonilla, insista en ampliar su mandato y concretar sus negocios, entre los cuales sobresale la instalación de la Planta Desalinizadora de Rosarito, cuyo principal objetivo y gran negocio es abastecer de agua potable al Condado de San Diego y cargar a nuestro estado una deuda inmensa, dejar en nuestras costas los daños ambientales y garantizarle a Jaime Bonilla el negocio de su vida.

Este es sólo uno de los tantos negocios que tiene en el horizonte este personaje que ha venido a alterar la vida ciudadana de Baja California y del país.

En resumen, lo que pasó el día de ayer ni fue “consulta” ni fue “ciudadana”: fue un acto majadero e ilegal que pretende utilizarse como acción legitimadora de la ambición bonillista por ampliar su mandato que, de concretarse, trastocaría las reglas de convivencia social y legal básicas que los mexicanos nos hemos dado, y pondría a México en una situación delicadísima, al borde de la Guerra Civil, en lo interno, y de total descrédito en el plano internacional. De ese tamaño sería el impacto de esta necedad arbitraria, ni más ni menos.

 Las grandes preguntas son ¿eso es lo que pretende Bonilla sólo para Baja California?, ¿esto sólo representa la finalidad política de este sujeto o tiene la aprobación del más alto nivel? o ¿qué otros intereses representa y a quién beneficia una situación de esta naturaleza tan conflictiva?