‘Diferentes o no’

“Actuar es fácil, pensar es difícil; actuar según se piensa es aún más difícil”: Goethe .

El tiempo transcurre y la indefinición sobre el tema de la duración de la gobernatura en Baja California sigue abierta. Por un lado, “dicen” que no pueden publicar el documento, aprobado de forma exprés, a oscuras, dado que éste fue extraviado. Sin embargo, este pretexto estúpido se cae ahora que el día de ayer, un periódico local publica que la ‘Ley Bonilla’ será publicada tras la consulta del próximo 13 de octubre.

Tatiana Clouthier/ El Financiero*

Ante los hechos, tenemos varias consideraciones: Primero, es falso que la ‘ley’ se extravió. Dos, ¿realmente y es jurídicamente cierto, lo dicho por el magistrado José Luis Vargas Valdés: “que está claro cuál es el periodo de gobierno de Baja California en el artículo 8vo. transitorio de la Constitución local, en el que se estableció que la duración del gobierno es de 2019-2021”?; Tres, ¿quién es realmente la mano que mece la cuna?

Para lavarse las manos o para ensuciárselas más, según uno lo quiera ver, el Congreso local está llamando a consulta el próximo domingo para saber si la población quiere a Bonilla dos o cinco años.

Definitivamente que se equivocan, debieron realizarla antes del procedimiento que votaron si realmente querían tener el sentir de la sociedad antes de emitir su voto. También vale recordarles a los congresistas que ellos no tienen facultades para cambiar la duración de algo ya votado.

Tatiana Clouthier, senadora de Morena.

Las acciones anteriores abren la puerta a muchas interpretaciones en contra de Morena, otros partidos y debilitan la poca credibilidad de los actores políticos. No podemos olvidar que Bonilla fue votado para gobernador por 50 por ciento menos votos que con los que ganó como senador.

También, el hecho de buscar cambiar la duración del periodo electoral de un gobernador, abre la puerta a que cualquier otro Congreso local se envalentone y busque hacer lo mismo para ampliar o disminuir el tiempo por el que ya fue votado. Pongo el ejemplo de Nuevo León o Michoacán, en donde los gobernadores en turno traen muy bajos sus bonos y que de repente los legisladores decidan disminuir el tiempo de estos personajes porque no han cumplido con lo prometido o les caen mal. Pues para eso ni más ni menos se tiene la figura de la revocación de mandato mas no el ajuste de las reglas a modo según las circunstancias.

Tristemente la presidenta de Morena ha apoyado al gobernador entrante que por motivos económicos, es decir que pocos querrán invertir dos años y que otra elección sería muy costosa. ¡Wow!, que superficialidad de análisis. Considero que lo más importante y congruente que la presidenta debe hacer hoy en día, es buscar cómo avanzar para mostrar que el partido que dirige, realmente es diferente y más ahora que carga con el tema público del SAT.

Lo triste de todo esto es que muy poco se entiende la dimensión del hecho y que en el estado de Baja California el PAN dejó asqueada a la gente con sus gobiernos finales, especialmente el de Kiko Vega. Por otro lado el PRI está desaparecido.

Tristemente tenemos ante nosotros la posibilidad de que la gente diga sí al cambio de dos a cinco años sin entender el daño tremendo que le hace al partido, a la democracia, y al Presidente.

Ojalá exista una voz y un oído sensato que lleve a buen puerto este caso.

*Artículo publicado originalmente en el periódico El Financiero, el 7 de octubre de 2019:

https://elfinanciero.com.mx/opinion/tatiana-clouthier/diferentes-o-no?fbclid=IwAR0GRzGJDT-rOgPoAL7ZK6dDcqdgzQzkcEKgU5d5sn04AAilVSMhex1iYX4