DANZAR HASTA QUE LLUEVA: Reformar, para conquistar la Autonomía Universitaria que nunca hemos ejercido.

Pido tener por expresado mi más cordial y enérgico rechazo a que la Ley Orgánica de la Universidad Autónoma de Baja California, sea reformada desde el gobierno del Estado, sea quien fuere el gobernador, y sean quienes fueren los diputados. Legalmente, pueden reformarla; sí; tienen el poder jurídico, pero no la legitimidad. Espero que haya oportunidad de explicarlo y de oírnos colectivamente; la UABC lo merece.

Daniel Solorio Ramírez /4 Vientos

Es necesaria una reforma, pero con base en una iniciativa universitaria ciudadana (conforme a la Ley de Participación Ciudadana) presentada al Congreso por miles de universitarios, que previamente hayan discutido los anteproyectos, hasta llegar a los diputados, para que éstos las sometan a los foros que estimen convenientes, y si les satisface (entre los diputados siempre hay universitarios) la voten aprobatoriamente y la turnen al gobernador.

Nadie tiene mayor legitimidad que el rector Daniel Valdez, para llamar a los universitarios a la refundación de nuestra casa de estudios superiores mediante una profunda reforma a nuestra Ley Orgánica; por respeto a la autonomía universitaria no debe permitir que el gobierno del Estado se le adelante; los universitarios tenemos que madurar; el dinero no es lo más importante.

Nota de la Redacción: Una semana antes, el maestro Daniel Solorio escribió:

UABC, NO AL DESPOJO.

A los Consejeros Universitarios.

A la Junta de Gobierno.

Al Patronato Universitario.

A todos los académicos y estudiantes:

EL BACHE ACTUAL: Este bache fue provocado por la negligencia de los rectores, juntas de Gobierno, patronos universitarios, consejeros y gobernadores estatales del período mungarayista. Permanecieron calladitos, resignaditos con los puñitos de cacahuates que les aventaban los gobernadores panistas.

Alejandro Mungaray. Foto: internet/Zeta

Entre 1994 y 1995 el gobierno del Estado se puso al corriente con la UABC. Los gobernadores Ernesto Ruffo Appel y Héctor Terán fueron sensibles a los reclamos (enérgicos y respetuosos) de los rectores Luis Lloréns Báez y Luis Javier Garavito Elías. Pagaron a la UABC hasta el último centavo. Poco después vino la era mungarayista y con ella las complicidades en perjuicio de la UABC, que indefensa y doliente, soportaba. Así llegó el momento actual.

LAS COMPLICIDADES: Nuestros gobernantes mungarayista entraron en complicidades, negligencias y lenidades con los gobernadores panistas. Unos no cobraban y otros no pagaban. Y mira qué cosa,.. hoy que nos faltan 1500, 000, 000. 00 (mil quinientos millones de pesos) quieren que pague el acreedor y no el deudor. La UABC es el acreedor. ¿Por qué quieren que ella pague? Oigan, cualquier estudiante de Derecho sabe que paga el deudor y no el acreedor. Tenemos unos 7,000 estudiantes de Derecho. Todos lo saben. Pregúntenles.

UN PRECEDENTE, EL CASO PAULINO MÉNDEZ. Cualquier estudiante puede leer el artículo 31 de la Ley Orgánica de la UABC, que prohibe enajenar los bienes de la UABC. En el caso Paulino Méndez (1995 o si acaso 96) los consejeros universitarios negaron la autorización que pedía la Oficina del Abogado General para enajenar en favor de Paulino Méndez, una pequeña porción de los terrenos aledaños a la Facultad de Ciencias Humanas. Ese precedente obliga al Consejo Universitario. No puede ignorarlo.

LA UABC QUE VIENE: Nadie tiene que ser más sustentable que la UABC. Todo lo que hagamos los universitarios de hoy, tiene que ser mirando al futuro luminoso que aún espera a que universitarios más dignos, más limpios, más estudiosos y reflexivos que vendrán. A la UABC le espera el saber, el mundo de la cultura y la paz que sembrará. Que nadie la despoje hoy. Su presente mejorará: Sus mejores tiempos están por venir. Paren ese despojo.