DANZAR HASTA QUE LLUEVA: Me gusta y no, el discurso del Rector Daniel Valdez.

Bien, que por fin callejonea lo que ocurre en la Universidad Autónoma de Baja California. Mal, que se va duro contra la lenidad del gobernador Kiko Vega, pero sólo hoy que éste ya es árbol caído. Kiko siempre fue así. También los rectores Juan Manuel Ocegueda, Felipe Cuamea (el que nunca fue rector), Gabriel Estrella y Alejandro Mungaray. Todos fueron complacientes con los gobernadores en turno, se les tiraron a los pies. Todos los rectores del mungarayismo, han sido sumisos, cómplices, todos en contra de la UABC. También los Patronatos. Su silencio ante los constantes impagos, los hace cómplices. Daniel Valdez hace mal en encubrirlos bajo un discurso autocomplaciente y triunfalista de que somos una gran universidad que todo hace bien. No es así.

Daniel Solorio Ramírez /4 Vientos

Mal que el rector, que debiera atender la vida académica de la UABC al lado de estudiantes, profesores e investigadores, hoy pierda su tiempo en las nimiedades económicas que por ley corresponde al Patronato Universitario, que ha sido igual de complaciente. Gustavo de Hoyos debió, por lo menos estar presente. Es legalmente su competencia.

El gobernador Francisco Vega y el rector de la UABC Daniel Valdez, encuentro del 29 de enero 2019. Foto: internet/El Vigía.

Mal, que ningún periodista le haya preguntado al rector Daniel Valdez, o al Tesorero Víctor Alcántar, por la gran pérdida económica de la UABC, cuando su Patronato invirtió dinero en «El Arbolito», Crédito y Ahorro del Noroeste (hace ya más de 15 años), y en La Bolsa de Valores, hace apenas unos cinco años. No suena bien, ufanarse de que todo es limpio y transparente. Tenemos en la UABC esos esqueletos en el armario. Dinero público mal manejado.

El marcado acento Pro-Bonillista del discurso del rector, no suena bien en el plano de la Autonomía Universitaria que tan repetidamente invoca. No sería deseable que en los días que siguen, llamara a los universitarios a votar por los cinco años que quiere Bonilla. No sería correcto.

«Resolveremos el problema de la UABC a la brevedad», dijo Jaime Bonilla a las autoridades universitarias el 12 de jylio 2019. Foto: cortesía

Hoy estamos ante un duro escenario: Los voceros de Bonilla, ya están anunciando una reforma a la Ley Orgánica de la UABC; las reformas que los universitarios nunca hemos sido capaces de promover. ¿Qué tal si Bonilla se nos va hasta la cocina de la UABC? Daniel Valdez, ya casi se le entrega completo. Que conmigo no cuente para esa dócil entrega.

En desacuerdo, por mi parte, con ese viejo y anquilosado discurso de los años setentas (lo pregonaron los Lópezportillista de entonces) según el cual, los universitarios no hacemos política. Ese discurso es erróneo y falso. Todo discurso académico está cargado de política. Es lo mejor que a la educación le puede pasar.

El rector Daniel Valdez desperdició la oportunidad de hacer un llamado a los universitarios en pro de la educación superior que el pueblo necesita. Abrir en la UABC el debate honesto sobre si estamos educando o simplemente instruyendo y capacitando. Nunca se ha hecho ese debate. Por eso miles de académicos se consideran empleados y no profesores. Me adelanto, no educamos, solo capacitamos. El problema financiero es nimio. Tenemos problemas estructurales que los rectores y patronatos y juntas de gobierno, han preferido esconder. Espero que a los Bonillistas no se les ocurra disponer de la UABC. Si cuentan para eso con Daniel Valdez, que conmigo no cuenten.

Jaime Bonilla y su círculo más cercano, en el que destaca el exgobernador priista Xicoténcatl Leyva Morena, en la Casa de Morena, a punto de festejar el triunfo de las elecciones del 1ero. de Julio de 2018, cuando el ahora gobernador electo fue elegido senador. Foto: cortesía

Imagen de portada: de espalda el rector Daniel Valdez y de frente el gobernador electo Jaime Bonilla, en reunión del 12 de junio de 2019, en análisis del adeudo millonario del Gobierno a la UABC. Foto: cortesía.