Los principales adversarios de Morena están en Morena

La mayoría de los militantes no estamos de acuerdo con lo que está pasando en nuestras filas.

Jesús Sosa Castro/ 4 Vientos

Ciudad de México, sept 25, 2019.-  A casi seis años de haberse fundado el partido Movimiento Regeneración Nacional, es saludable hacer una primera evaluación de su trabajo.

En este período, Morena ha caminado una ruta que va de la insurgencia ciudadana a la desmovilización.

Desde su inicio y hasta el 1º de julio del 2018, Morena tuvo la capacidad de atraer a sus filas a lo mejor del pueblo y de la inteligencia nacional.

Miles y miles de mujeres y hombres dimos trabajo, tiempo y muchos, la vida, para construir un partido que recogiera las experiencias, el programa y las luchas del pueblo. La sensibilidad y la visión de quienes impulsamos su surgimiento, fueron determinantes para lograr que en cinco años 30 millones de ciudadanos lo ungieran como la organización política con más ascendencia en la opinión pública nacional. En este tramo de su vida ganó la mayoría del Congreso y la Presidencia de la República. La honra, el respeto y el orgullo que aportó nuestro pueblo se convirtieron en un ejemplo digno de ser recordado.

Muchos organismos de base que fueron construidos en centros de trabajo, colonias, barrios, ejidos, municipios, Estados y a nivel nacional, dieron vida política al nuevo partido. Fueron la expresión democrática de una militancia que cautivó a millones de ciudadanos para que apoyaran su organización e impulsaran el cambio de régimen en el que estamos participando.

Sin embargo, después del 1º de julio del 18 el poder de convocatoria y el entusiasmo empezaron a caerse por falta de capacidad política y nula organización. Un partido defensor de las luchas sociales devino en un instrumento básicamente electoral, se olvidó de darle estructura a sus bases, cedió espacio a los oportunistas y convirtió a Morena en un partido mediatizado, sin dirección y sin rumbo político.

La mayoría de los militantes no estamos de acuerdo con lo que está pasando en nuestras filas. Estamos en contra de que nuestra actividad se convierta en disputa de candidatos sin historia y sin principios.

Arturo González Cruz, hasta hace poco del PRI, es alcalde electo de Tijuana, habiendo perdido dos veces las encuestas internas para ser candidato de Morena. Jaime Bonilla, gobernador electo de Baja California pretende aumentar a 5 años su mandato habiendo sido electo para un periodo de 2 años; Leonel Godoy, delegado de Morena en BC, responsable directo de encuestas manoseadas e ilegales para elegir candidatos, atrajo junto con Bonilla a priistas que ahora gobernarán el estado a nombre de Morena. Foto: internet

El oportunismo de algunos está rompiendo el ánimo y pervirtiendo el sentido de la política. Los que ya andan en campaña ponen por delante sus intereses en lugar de volver la mirada hacia la urgencia de atender la crisis orgánica y política que vive el partido. Si la militancia no hace sentir su capacidad decisoria para hacer de Morena un instrumento de lucha, si no lleva a sus cuadros a los puestos de dirección y los convierte en fuerza que apoye la 4T, cualquier otra cosa que se haga será mera simulación.

Los que estamos preocupados por la pasividad, la desorganización y el alejamiento del partido respecto de las luchas sociales, estamos haciendo lo posible por cambiar esta situación.

La indolencia y la falta de talento de los dirigentes no pueden ser lo que persista en el futuro de Morena. La discusión plural, crítica y en interés de la gente no se ha hecho y ya es necesario que se empiece a hacer. Basta ya de que el partido lo estemos perdiendo porque sus dirigentes no han entendido el significado de la rebelión social que está viviendo el país

La evaluación positiva que hace la mayoría del pueblo respecto de las políticas del presidente no se empata con la de Morena. Por doquier hay la opinión de que en los entresijos de éste, hay un cáncer que está afectando el funcionamiento normal de sus órganos. No hay una dirección sensible y atenta a lo que pasa en el país, ha abandonado sus funciones, la formación de sus cuadros, no hay organización de la militancia y no se apoya al presidente en su confrontación con el conservadurismo reaccionario y antinacional. ¿En qué se ocupa, entonces, la dirección?

Tres de los acérrimos enemigos del Presidente Andrés Manuel López Obrador: Vicente Fox, Salinas de Gortari y Claudio X González.

A los adversarios del presidente los tenemos a la vista. No van a rectificar en sus posiciones porque su naturaleza de clase no se los permite. Pero lo que se explica en la oposición, no se justifica en la actitud de algunos militantes y dirigentes de Morena. En este caso no sólo hay omisiones y ausencias en la defensa de un proyecto político. La rebatinga y las confrontaciones en busca del poder y control del partido son una señal ominosa de que los que quieren dirigirlo no les importa ni la unidad ni la democracia interna, el fortalecimiento partidista que ayude a sacar adelante el Nuevo Proyecto de Nación. Lo que les importa es seguir viviendo del trabajo de otros y apropiándose de los recursos públicos. Winston Churchill decía que en todo cambio social profundo siempre aparecen tres tipos de enemigos: Los enemigos políticos, los enemigos a muerte y los compañeros de partido. Muchos sabemos quiénes son los nuestros.

Foto de portada: Yeidckol Polenvsky, dirigente nacional de Morena que busca quedarse en la presidencia del partido.