A DOS DE TRES CAÍDAS: El tiempo vencido.

La mayoría de las personas tienden a no tomar en consideración el transcurrir del tiempo, es un comportamiento natural, vivir el momento, planear el futuro y esto lo hacemos desde una perspectiva propia, individual, egocéntrica.

Jorge Arturo Ruiz Contreras, El Súper Cívico/ 4 Vientos

Pocas veces en la forma en que actuamos o planeamos determinada actividad, pensamos en las demás personas, en sus necesidades y expectativas de vida…o de muerte.

El tiempo es como la espiral de una caracola, tiene un origen pequeño y se va ampliando en la medida en que se va desenvolviendo y termina en la nada, porque la espiral se corta en una amplia entrada que a la vez es el término de la propia espiral.

Así veo la vida, como una espiral que se va ampliando hacia la nada.

En la infancia, la percepción del tiempo es larga, las horas, los días y los meses parecen transcurrir lentamente y a medida que incrementamos la edad, el tiempo inclemente, pareciera correr más de prisa. Y esto se debe a que en el principio todo lo que vivimos, apreciamos y experimentamos es nuevo y así pareciera que hacemos más cosas en un lapso de tiempo determinado.

Por eso, aun en etapas adultas cuando recorremos un camino nuevo, nos parece largo el tiempo transcurrido en ese trayecto y una vez que lo recorremos en reiteradas ocasiones, nos parece cada vez más corto, es decir que se trata de percepciones.

Aun así, a pesar de la lógica y a contrapelo de la física, hay momentos en que el vuelo de un abejorro, la caída de una hoja, el parpadeo de unos ojos, el latir de un corazón o el sonido de una sonrisa, parecieran detenerse en el tiempo. Y es, ese preciso instante, cuando el tiempo es vencido por un momento mágico, único e irrepetible.

Pero ¿a quien le importa mi concepción y divagaciones sobre el reinado del dios Cronos?

Creo que a nadie, pero si hablamos del tiempo en cuestiones más mundanas, podríamos tratar de entender el por qué la necesidad de una persona para obtener más tiempo al frente de una responsabilidad pública como lo es una gubernatura de dos años y el anhelo de transformarla por un plazo de cinco años.

La respuesta lógica sería que es para poder hacer más cosas, o bien para detentar más tiempo un espacio de poder.

Sí, eso seguramente es la razón para querer usurpar un tiempo mayor que el plazo para el que fue electa una persona: hacer más cosas y detentar el poder durante más tiempo del legalmente fijado.

¿Con que finalidad? ¿Servir un mayor tiempo al amado pueblo? ¿Consolidar a un grupo de poder? ¿Obtener una mayor cantidad de dinero mediante la adjudicación de obras y proyectos? O ¿Tener el tiempo suficiente para concluir la desaladora más grande de América Latina y concretar la entrega de agua a los Estados Unidos de América?

No lo sé, pero por cualquiera de dichas razones, resulta inaceptable querer ganar más tiempo pasando por encima de la ley y de los demás.

¿Debemos callar y aceptar la imposición de un grupo o de una persona, por validas o comprensibles que sean sus motivaciones para cambiar un plazo de gobierno?

¿Es legítimo que una mayoría política en la representación popular modifique la ley para satisfacer un capricho personal?

Pienso que no, nadie debe doblegarse ante el poder, cuando éste intenta pasar por encima de la ley o el derecho de otros.

Hacerlo, sería tanto como renunciar a los principios de dignidad personal y legalidad democrática ¡Y eso no es aceptable!

En caso contrario, si todos callan, conceden y se subordinan al poder en turno, estaremos siendo cómplices de un gobierno que castra a su pueblo, para dejarlo también, ciego, mudo y sordo.

Seremos testigos mudos e inmóviles de gobernantes que pretenden moldear un pueblo que no exija, ni espere nada y que solo  sea capaz de reaccionar ante su pequeño espacio de sobrevivencia, aunque ello implique la imposición de condiciones indignas y autoritarias.

Sé que se acaba el tiempo y con él se escurre la vida y se acortan las oportunidades de aspirar a un mejor gobierno, a una representación digna a la altura de un pueblo crítico y consciente.

Susurra el viento, el mar ruge, las aguas de ríos y arroyos cantan, un águila detiene el tiempo bajo sus alas, la tierra cruje, el sol se incinera con mayor fiereza, el amor hechiza a través del travieso cupido, en la agonía, un ser que se va, detiene suspiros callados, una persona anciana retiene sueños cálidos y un niño sonríe. Y así, el tiempo es vencido por un instante.

mientras esos mágicos momentos suceden, la lucha seguirá entre intereses encontrados, entre ideales y objetivos materiales y entre personas con intereses varios.

En esta contienda, habrá vencedores y vencidos, y en algunos casos, hay batallas perdidas de antemano pero que al darla, se cubre de honor a sus combatientes… ¿o no?

PD: Mientras en el Congreso de la Unión se legisla para garantizar el libre acceso a las playas, en Ensenada se cierran cada vez más accesos a las mismas en terrenos concesionados a particulares nacionales y extranjeros, sin que las nuevas autoridades federales hagan algo al respecto.

Ensenada, Baja California a 20 de septiembre de 2019.