A DOS DE TRES CAÍDAS: La deuda del sátrapa Vega y la codicia del cacique Bonilla.

Podríamos intentar entender por qué actúa como lo hace una serpiente que muerde la mano de quien pretende ayudarla ante un siniestro. Y tendríamos que conformarnos con una respuesta básica: por instinto.

Arturo Ruiz, El Súper Cívico/ 4Vientos.

En el cerebro de un reptil, la corteza no da para mucho, así que el razonamiento y aprendizaje en estos animales, están en etapas muy precarias y por tal razón, estas especies actúan más dominadas por sus instintos.

Pero ¿y los humanos? Cómo podemos entender o explicar que una persona con poder económico y que adquiere poder político siga actuando bajo la consigna de obtener más bienes económicos y materiales, aun a costa de engañar a sus gobernados y de poner en riesgo la administración pública y el tesoro público que le fueron conferidos por voluntad del pueblo.

¿Por qué joder al pueblo y particularmente a los que menos tienen? Eso solo lo pueden hacer quienes carecen de escrúpulos morales y de principios éticos. Es decir, que solo los malnacidos avariciosos y los rateros sinvergüenzas, son capaces de lastimar a los demás con tal de obtener un beneficio personal.

Y de esta calaña es el sátrapa Kico Vega, el gobernador peor evaluado de todo el país, el frívolo y cínico gobernante de los bajacalifornianos, que llego al servicio público para incrementar su fortuna mediante actos de corrupción, tráfico de influencias y abuso del poder.

De tal forma que de acuerdo a información de la Auditoria Superior de la Federación,  el gobierno de Vega De la Madrid, ha acumulado 4 mil 649 millones 949 mil 859 pesos en malos manejos y presuntos desvíos de fondos relacionados con la deuda pública interna, ocultó 802 millones de pesos de la deuda pública de Baja California a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público que alcanza más 15 mil 177 millones de pesos.

El desorden es tal que adeuda más de mil millones de pesos a la UABC, el ISSSTECALI, está en serios problemas financieros, se adeuda dinero a organismos autónomos, el pago al sector magisterial es reiteradamente retrasado y en general, existe una crisis generalizada en las finanzas públicas.

Pero a pesar de esto, el sátrapa Kico Vega, se pasea tranquilamente, sonríe sin ninguna preocupación por su futuro, se siente blindado y seguro de que la impunidad será su escudo ante sus escandalosos actos de gobierno.

Pero hay otras deudas que duelen más que las económicas o que deberían doler más. Como los 9 mil 955 homicidios dolosos de personas que perdieron sus vidas de 2013 a 2019… y mientras tanto, Kico Vega sonríe y ríe a carcajadas, ante la sangre derramada en calles, plazas y caminos de nuestra tierra.

Recordemos que en 2013 y 2014 no se llegaba ni siquiera a los 750 homicidios dolosos y tan solo en 2018, la cantidad se elevó hasta los 2 mil 824 personas asesinadas al año.

Duele y mucho, la muerte de los 17 abuelitos que perdieron sus vidas el año 2015, en el incendio de la Casa Hogar Hermoso Atardecer, un asilo con autorización y supervisión del estado y del municipio de Mexicali, en el cual sigue imperando la impunidad.

Impunidad debido a la negligencia o complicidad de la Procuraduría General de Justicia del Estado y de su hasta hace poco procuradora licenciada Perla Ibarra, que ahora se ha reintegrado como magistrada del poder judicial sin haber rendido cuenta de este terrible incendio que ocasiono la muerte de 17 personas de la tercera edad.

Y mientras la impunidad impera, la licenciada Ibarra sonríe y se pavonea dentro del poder judicial.

Duele más que la deuda económica, el incremento de personas en condición de pobreza, el abandono de escuelas rurales y sub urbanas, la falta de agua potable en cientos de colonias de la zona costa.

Y duele el abandono de miles de personas en condición de calle, mientras los diputados, funcionarios y gobernantes engordan y sonríen a plenitud, cuando el hambre y el desamparo se retrata a diario, en miles de rostros humanos marginados y en total desamparo.

Gobernador Francisco Vega y Gobernador electo Jaime Bonilla. Foto:internet

Pero en fin, se va Kico y llegará un cacique igual o peor de codicioso y prepotente  Bonilla, ese que pretende hacerse de un gobierno de cinco años, cuando le corresponden dos.

Y así el próximo gobernante muestra su ambición desmedida y su falta de respeto a la ley y a la voluntad ciudadana.

Se va la frivolidad y ratería rampante de Kico Vega y llega la voracidad de Bonilla que ya dijo sí a la cervecera extranjera Constellation Brands, a la Desaladora de Rosarito y seguramente pretenderá amarrar la venta de agua mexicana a sus socios gringos.

Pero esos codiciosos y prepotentes seguirán abusando del pueblo, mientras la sociedad continúe cerrando los ojos, absteniéndose y dejando que los gobernantes hagan los que les plazca, hasta que llegue el día que perderán hasta la dignidad propia y de sus familias en manos de sus gobernantes verdugos… ¿O no?