El 4o. mega apagón en BC, otra vez producto de la interconectividad del estado con el suroeste de EU

El apagón que afectó por seis horas a 303 mil 500 usuarios de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) en la región costera de Baja California, fue inducido por el Centro Nacional de Control de Energía (CENACE) para que el sur de California no se quedara sin el abasto de energía que una empresa privada le suministra desde la ciudad de Mexicali.

Javier Cruz Aguirre / 4 Vientos / Foto principal: Planta La Rosita, en Mexicali, del consorcio inversionista multinacional Saavi (Facebook).

Ensenada, B.C., 3 de septiembre 2019.- Se trata de la planta termoeléctrica La Rosita que la transnacional InterGen puso en operación en 2003 y que un año después firmó un acuerdo con el gobierno del estado para surtir de electricidad a la Comisión Nacional del Agua (Conagua), aún cuando su principal cliente es el mercado del sur de California, y que está bajo la supervisión del Consejo Coordinador de Electricidad en la Región Occidental (WECC, por sus siglas en inglés).

InterGen,con oficinas centrales en Edimburgo, Escocia, a nivel mundial cuenta con 11 plantas localizadas en México, Reino Unido, Países Bajos y Australia, y desde su fundación en 1995 ha construido más de 20 plantas de energía en el mundo, lo que representan cerca de 16,000 Megawatts.

En México se asoció con IEnova, subsidiaria de la transnacional Sempra Energy, para construir y operar el patio de energía eólica en Sierra Juárez, y en 2018 vendió su portafolio en La Rosita al grupo británico Actis, un inversionista líder en mercados en desarrollo, quien entregó la planta termoeléctrica a su filial Saavi.

En un comunicado, la CENACE informó que el origen de la paralización del suministro de energía eléctrica en los municipios de Tijuana, Tecate, Playas de Rosarito y Ensenada, de las 4 de la tarde a 10 de la noche, fue una falla en dos máquinas de la central de ciclo combinado de Saavi.

La explicación del por qué del apagón lo resumió así la paraestatal: Baja California, por su ubicación geográfica, no está conectada a la red nacional de energía eléctrica de la Comisión.

Sí está acoplada a la red de energía eléctrica del suroeste de Estados Unidos, por lo que debe compartir la electricidad que le surte la Comisión Federal en caso de una falla en el suministro del sur de California.

En ese caso, los exportadores de electricidad que operan en la entidad –Saavi, la transnacional española Iberdrola y Sempra Energy– compran de inmediato la energía a la CENACE.

Fue precisamente el Centro Nacional de Control de Energía quien ordenó, a las 16:30 horas de ayer, la suspensión temporal de la energía en Baja California y declaró Estado Operativo de Emergencia en la zona costera de la entidad.

Lo puso en los siguientes términos en el comunicado: “La interrupción del suministro de energía eléctrica se debió a causa de la operación de un tiro de carga manual instruido por el Centro Nacional de Control de Energía (CENACE) que afectó a miles de usuarios en el estado de Baja California.”

También destacó que el Centro de Control de Distribución Regional Costa en el estado confirmó que la falla dañó el 12 % de 707 circuitos con los que cuenta la División de Distribución, lo que representó una afectación de 303,589 usuarios de 85 circuitos, en 28 subestaciones del estado, con una pérdida de energía de 296 megawatts.

La población de Baja California que resultó dañada con la decisión del Centro de Control energético representó el 22% del total de un millón 363 mil usuarios que la CFE tiene en la región costera de Baja California.

Cabe destacar que cuando Sempra Energy inauguró La Rosita, la transnacional aseguró que utilizaba “las más avanzadas tecnologías” y que éstas “cumplen o superan los estándares aplicables tanto en México como en el estado de California.”

El 8 de septiembre de 2011, una falla en la red eléctrica de Estados Unidos que ocurrió aproximadamente a las 16:00 hora, originó que salieron de servicio 2,200 megawatts por lo que se registró un apagón que afectó a 8 millones de personas en la región que se ubicó en el sur de California y parte de Arizona, Estados Unidos, así como la porción norte de Baja California y Sonora.

La planta generadora que falló está ubicada en Yuma, Arizona, y en ese año la operaba la compañía San Diego Gas & Electric (SDG&E), filial de Sempra Energy.

Para atender el problema en la porción central y sureña de California, la CFE ordenó al personal de su planta en Playas de Rosarito que entregaran en venta de inmediato la energía necesaria en el estado vecino, haciendo efectivo el convenio de interconectividad en la región fronteriza.

Trece meses después, el suministro de energía eléctrica se suspendió nuevamente por fallas en el servicio que se dieron en el Sur de California. Por espacio de una hora, el corte afectó al 90% de los usuarios de la CFE en Tijuana, Tecate, Playas de Rosarito, San Felipe y Ensenada.

Y el 10 de septiembre del 2016, otra vez se canceló –por espacio de cinco horas y media- el suministro eléctrico a 321 mil usuarios de la CFE en los cuatro municipios costeros de Baja California.

El origen de ese mega apagón, el último que se registró a ese nivel antes del problema del 2 de septiembre, coincidentemente fue una serie de fallas en la central de ciclo combinado en La Rosita.