No hay pago a maestros de BC y por ello no habrá clases el 26 de agosto

Miles de trabajadores de la educación adheridos a las dos secciones del sindicato del magisterio más importante de Baja California, confirmaron hoy en comunicados por separado que no se presentarán a trabajar el lunes 26 de agosto en tanto el gobierno local no pague 100 millones de pesos a profesores interinos, supervisores escolares, jubilados y pensionados.

4 Vientos

Ensenada. B.C., 23 de agosto 2019.- El paro afectará el inicio de clases de más de 680 mil estudiantes inscritos en Educación Básica, con excepción de los alumnos de Mexicali a quienes el Sistema Educativo Estatal (SEE) otorgará al menos una semana más de vacaciones debido a las altas temperaturas que se registrarán la próxima semana en aquel municipio.

Las dirigencias de las secciones 2 (federal) y 37 (estatal) del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), destacaron en sus escritos que la Secretaría de Educación Pública del estado no pagó 100 millones de pesos que adeuda a cuatro mil 800 maestros interinos de ambos sistemas.

“Ratificamos y hacemos de su conocimiento que los trabajadores adscritos a esta organización sindical, seguiremos permaneciendo dentro de los Centros de Trabajo Escolares, no iniciando el servicio educativo hasta que el gobierno del Estado resuelva la problemática que nos aqueja”, menciona el documento de la Sección 37 que dirige la maestra María Luisa Gutiérrez Santoyo.

Por su parte, la Sección 2 que encabeza el profesor Mario Aispuro Beltrán, indicó que el Secretario de Educación Miguel Ángel Mendoza González, tampoco dio una respuesta satisfactoria a sus demandas de pago, “por lo que no iniciaremos el ciclo escolar 2019-2020 hasta obtener una respuesta real y concreta.”

Ayer, la Secretaria de Planeación y Finanzas (SPF) del Estado informó en un boletín de prensa que pagó más de 72 millones de pesos a maestros, intendentes y directivos de la sección 37 por un adeudo de bonos por el receso vacacional de julio.

Ante la protesta, oídos sordos del mandatario (Foto: Cadena Noticias)

La dependencia estatal insistió en que el atraso en el pago de prestaciones y sueldo al magisterio se origina en un hecho: el gobierno federal no ha entregado el pago del recurso que recibe Baja California para hacer frente a las finanzas estatales, débito que el gobernador Francisco Vega situó en 9 mil millones de pesos, de los cuales poco más de 4 mil millones se debían a los maestros.

Esta reiterada justificación que utiliza la administración estatal tiene un sustento oficial, aun cuando contrasta con la cifra del adeudo que menciona la administración estatal y que hoy parece exagerada.

De acuerdo con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), “la incertidumbre económica y la baja recaudación del gobierno federal” provocaron un recorte de 122 millones 300 mil pesos a los convenios de descentralización educativa que tiene con el gobierno de Baja California este año.

El atraso se dio –reconoce Hacienda- durante el primer semestre de 2019 y en conjunto significan una caída de 11.4 por ciento a tasa neta anual.

Como sea, la Sección 37 del SNTE declaró que la descoordinación gubernamental crea cada mes una “enorme incertidumbre” sobre el cumplimiento de las prestaciones, jubilaciones, pensiones, insumos de trabajo de los supervisores escolares e incluso la nómina de los maestros en activo.

La represalia del gobierno al derecho a la protesta

“En este ciclo escolar los maestros no estamos dispuestos a ser los que resuelvan el problema de dar educación pública y que ésta sea gratuita. Obviamente sí lo es para los niños y sus padres, como lo marca el Artículo Tercero Constitucional, pero (el gobierno) debe tener a salvo el salario de los trabajadores de la educación”, indica en su comunicado la Sección 37.

Finalmente, ambas secciones lamentaron el despido fulminante del Supervisor Enrique Murray Alcantar, el 16 de agosto por el Instituto de Servicios Educativos y Pedagógicos de Baja California (ISEP), por el hecho de protestar por la falta de pago a los interinos, supervisores y directores, y llamar al paro de labores hasta que el gobierno estatal cubra el débito.

En el Aviso de Rescisión Laboral, funcionarios del ISEP informan al maestro Murray que incurrió en “faltas de probidad y honradez” que provocaron la pérdida de confianza del gobierno estatal en él.

Cita el ejemplo de que el 6 de agosto, en Mexicali, convocó e indujo a los supervisores, directores e interinos a no presentarse a trabajar el 26 de agosto y a protestar en las delegaciones escolares para exigir el pago completo y oportuno de sus prestaciones laborales y sueldo.

Y 10 días después, el Supervisor de Educación Primaria en la Zona Escolar Número 30 y representante estatal de los supervisores de educación, dijo a los medios de comunicación que son más de mil 800 maestros interinos los afectados tan sólo en Tijuana, y que a cada uno de los 220 supervisores afectados por la moratoria del gobierno, el ISEP les debía un promedio de 38 mil pesos para un total de 8.3 millones de pesos.