La pesca de pulpo en Bahía de Los Ángeles, en veda y se ordena

Con el objetivo de revalidar el compromiso de respeto a la veda del pulpo en Bahía de los Ángeles, el 9 de agosto se firmó un acuerdo que busca prevenir la pesca ilegal del molusco y estipular el reporte de irregularidades para sancionarlas.

Araceli Bernal Calderón / Pronatura Noroeste / 4 Vientos / Foto principal: Pronatura.

Ensenada, B.C., 16 agosto 2019.- El compromiso lo firmaron los pescadores locales, autoridades de gobierno como el Instituto Nacional de Pesca, la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas y la Secretaría de Pesca y Acuacultura de Baja California, así como la organización civil Pronatura Noroeste.

Con este acuerdo se busca apoyar las medidas que forman parte de una estrategia de manejo para la pesca sostenible del pulpo en la zona de la bahía, actividad que hoy genera una derrama económica de hasta 8 millones de pesos anuales y representa casi el 86% del molusco que se captura en el estado.

El período de veda para el Pulpo café (Octopus bimaculatus) es del 1 de agosto al 30 de noviembre, mientras que para el Pulpo verde (Octopus hubbsorum) ocurre del 1 de septiembre al 30 de noviembre.

Con la firma del pacto, los pescadores fortalecen la cultura de la legalidad a través de acuerdos comunitarios, y solicitan a las autoridades acciones de inspección y vigilancia de modo permanente durante todo el periodo de veda.

Además, algunos pescadores impulsan un Proyecto de Mejora Pesquera de Pulpo (FIP, por sus siglas en inglés), en coordinación con Pronatura Noroeste y las autoridades de gobierno en materia de ordenamiento pesquero y ambiental.

La reunión para la firma del acuerdo en Los Ángeles (Cortesía)

El FIP integra un conjunto de acciones de manejo para lograr una pesca sostenible; entre ellas: cumplir la veda, establecer refugios pesqueros, rotar zonas de pesca y capturar con base en la disponibilidad anual de pulpo.

El proyecto se basa en criterios definidos por el Marine Stewardship Council (MSC), la principal agencia de certificación pesquera en el mundo.

Los comercializadores y consumidores pueden sumarse a la protección de esta especie al vender y consumir otros mariscos en esta temporada, y rechazar la compra y el consumo del octópodo proveniente de Bahía de los Ángeles durante esta fecha.

“Al hacerlo -indican los firmantes del acuerdo- se protege el periodo máximo de reproducción y crecimiento de la especie, y se favorece el aumento de la población, la talla y el peso de los individuos, fomentando así su sostenibilidad.”

Como parte de las actividades de capacitación a pescadores del sitio antes de la próxima temporada de pesca que inicia el 1 de diciembre, las autoridades y Pronatura Noroeste impartirán talleres acerca del marco normativo de la pesca de pulpo en Bahía de los Ángeles, del ciclo reproductivo del molusco y la importancia de la veda para su protección.

En los talleres participarán también los hijos de los pescadores que cursan el nivel de educación básica, con el objetivo de sensibilizarlos y educarlos en el tema.

Pulpo capturado en la bahía

Y con el apoyo del Comité Estatal de Sanidad Acuícola e Inocuidad de Baja California, también se capacitará en las buenas prácticas para mantener la calidad e inocuidad del producto al ser capturado e introducirlo a la cadena de comercialización.

Estos esfuerzos tienen el objetivo fortalecer la cultura de respeto hacia la normatividad vigente y proteger al pulpo mediante la veda.

2019 es el cuarto año donde las autoridades gubernamentales, los pescadores y Pronatura Noroeste se unen para hacerla posible.

Como antecedente, la veda surgió en 2015 como una medida de manejo comunitario que contó con el respaldo de la autoridad, a través de la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca.

La oficialización del período de veda y las tallas mínimas de captura para las especies de pulpo en Bahía de los Ángeles, se decretó en noviembre de 2017 al publicarse en el Diario Oficial de la Federación.