Sin padrón confiable de beneficiados en BC, arranca entrega de ahorros a braceros

Sin un listado completo de la cantidad de ex braceros inscritos en el padrón de beneficiados con la devolución del dinero que se les adeuda desde hace más de medio siglo por el trabajo que realizaron en Estados Unidos, inició este día en Baja California la entrega de ese recurso a los trabajadores agrícolas o a sus familiares.

Javier Cruz Aguirre / 4 Vientos / Foto principal: Un ex migrante mexicano en EU muestra el documento que lo acredita como parte del «Programa Bracero» (Foto: Cuartoscuro).

Ensenada, B.C., 14 de agosto 2019.- En un comunicado, la Delegación Regional Territorial de Programas de Desarrollo Integral en la entidad norteña informó que a cada jornalero inscrito en el padrón del que se desconoce su cifra oficial y que aún está abierto a registro, se le entregará, en una sola exhibición, 38 mil pesos que provienen de un fondo nacional único anual de 177 millones de pesos, del cual un millón 188 mil pesos corresponden a Baja California.

La cantidad por persona que también podrán cobrar la viuda y/o los hijos del beneficiario en caso de que éste ya haya fallecido, es similar a la cifra que en el año 2005 el gobierno federal entregó a un grupo de 7 mil braceros que tenían años solicitando la devolución de su ahorro.

Incluso para obtener los fondos que a partir de hoy comenzaron a ser entregados por la Secretaría de Bienestar, la Red Binacional de Organizaciones de Braceros 1942-1964 presentó el 29 de marzo una denuncia formal ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en contra del Estado mexicano, para exigir el pago del dinero.

Los campesinos denunciaron ante la CIDH que en octubre de 2018 la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) echó abajo el amparo que una juez de distrito le había otorgado dos años antes a la Secretaría de Gobernación de Enrique Peña Nieto, para no pagar a los braceros.

Gobernación alegó que no podía atender la petición de los jornaleros porque carecía de facultades para ello, y que solo podía resolver cuestiones relacionadas con el Fondo de Apoyo Social Para Ex trabajadores Migratorios Mexicanos que aprobó el Congreso de la Unión.

Braceros fumigados en los Estados Unidos (Diario La Izquierda)

Pero el Supremo resolvió el 30 de octubre del año pasado que la respuesta no fue congruente con lo requerido, toda vez que Gobernación dejó de considerar que el Fondo de Apoyo Social fue creado precisamente para atender las demandas de ese grupo social, por lo que ordenó estudiar de nuevo la petición y emitir una respuesta congruente con los solicitado por cinco mil braceros.

La sentencia no la atendió el gobierno peñista y la actual administración tampoco accedía a dar una respuesta a los campesinos.

Incluso el 20 de diciembre del 2018, el Congreso de Baja California aprobó un acuerdo de exhorto a los diputados del Congreso de la Unión para que incluyeran en el Presupuesto de Egresos de la Federación para el año 2019, la partida correspondiente para el fondo de apoyo social para ex trabajadores migratorios mexicanos.

La medida buscaba que la Secretaria de Gobernación Olga Sánchez Cordero, ex Ministra de la Suprema Corte de Justicia, ordenara la reapertura de las mesas receptoras de solicitud de los braceros, que abarcó 107 mil 875 campesinos en el programa especial que duró de 1942 a 1964, para beneficiar este año al menos a 17 mil de estos trabajadores en todo el país.

Pero al concluir marzo no se tuvo respuesta por lo que la Red Binacional de Organizaciones de Braceros demandó la intervención de la CIDH.

Hoy, la Delegación Regional Territorial de Programas de Desarrollo Integral manifestó que los braceros o sus familiares deben acudir a las oficinas de Bienestar en los 5 municipios de Baja California para solicitar su apoyo único, o inscribirse en el padrón de beneficiarios.

Braceros mexicanos en una inspección sanitaria e higiénica (Diario La Izquierda).

“Como una muestra de gran disposición del Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, el Gobierno de México les hará justicia y otorgará las cantidades adeudadas por décadas hacía este sector tan importante que prestó su mano de obra en el vecino país, cuando les fue solicitado”, dice el escrito sin mencionar los esfuerzos jurídicos hechos este año por los ex braceros para recuperar lo que es suyo.

En Tijuana se convocó a los beneficiarios de Jesús Bobadilla Madrigal, Consuelo Vargas Flores, Guadalupe Ávila Córdova, María de los Ángeles Flores Rosales, María Julieta Barrientos Martínez, María Antonieta Beltrán Inclán y María Simona Sánchez Pérez.

En los otros municipios la Secretaría de Bienestar simplemente pidió a los medios de comunicación que convoquen a los braceros de Baja California, a acudir a las oficinas de Programas de Desarrollo Integral a pasar por el dinero, o tramitar su registro en el padrón.

Cuando la Suprema Corte falló a favor de los 5 mil campesinos, cada uno esperaba recibir entre 3.5 y 4 millones de pesos, por lo que estimaron que el gobierno federal debía crear un presupuesto de pago de entre 17 mil 500 millones a 20 mil millones de pesos.

El gobierno de Peña Nieto manifestó que no tenía el padrón original de beneficiarios del programa Braceros porque éste se perdió en el sismo de septiembre de 1985, pero nunca dijo en dónde estaba físicamente el listado perdido.

En abril de este año, la Facultad de Economía de la UNAM reveló que el dinero que no se entregó a los braceros –procedente del descuento del 10% de su pago en el extranjero- asciende a más de 5 billones de pesos, y que en el Archivo General de la Nación hay una copia certificada de la carta que le envió el director del Banco Nacional Agropecuario al ex presidente Miguel Alemán, en la cual le informa que Estados Unidos envió unos 6 millones de dólares al país para cubrir la deuda con los braceros, pagó que nunca se hizo.