REDES DE PODER: Libre

El libre desarrollo de la personalidad es un derecho de nueva data.  Aspectos como el consumo de marihuana o las relaciones interpersonales están bajo estudio de esta nueva categoría jurídica.

Alfonso Torres Chávez/ 4 Vientos

El libre desarrollo de la personalidad es un derecho que surge con la reforma de derechos humanos.

Uno de los primeros focos de atención fue el del consumo lúdico de marihuana. Los primeros amparos tramitados dieron origen a una serie de tesis respecto al libre desarrollo de la personalidad, un derecho fundamental que nos permite disfrutar de elementos lúdicos que afecten nuestra personalidad.

La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) se pronunció entorno a que las personas tenemos la capacidad de desarrollarnos en diversos aspectos de la vida privada, como la pareja, los hijos o nuestra forma de desarrollarnos en dicho aspecto.

El derecho a la intimidad que está sumamente desarrollado en Estados Unidos donde hay antecedentes jurisprudenciales respecto al derecho a la intimidad.

La película La gente contra Larry Flynt, que habla sobre el establecimiento de la revista Husler en Estados Unidos y de bares de striptise, es uno de los primeros antecedentes jurisdiccionales con respecto  temas que tienen que ver con el derecho a la intimidad.

La Constitución de 1776 consagra algunas libertades que están relacionadas con el derecho a la intimidad.

Si nosotros lo interpretamos de forma abierta, no es solo el consumo de revistas de adultos, sino lo que tiene que ver con el desarrollo de nuestras actividades íntimas dentro de nuestra casa.

La intimidad es uno derecho inherente para el desarrollo de nuestra propia personalidad.

La interpretación de este derecho puede ser amplia y se puede unir con aspectos de la libertad de expresión.

El lenguaje de odio, la pornografía, la incitación a actos de discriminación, son aspectos que se pueden conectar con el derecho a la intimidad.

El aspecto íntimo del ser humano siempre tiene que estar protegido por el estado.

Conocemos las consecuencias de la intromisión del estado en la vida de las personas, sobre todo en estados totalitarios.

Si la intimidad es uno de los aspectos más sensibles del ser humano, el estado debe procurar su protección a través de la expedición de diversos ordenamientos, como la Ley de protección de datos personales, que garantiza el manejo de nuestra información personal por instituciones del estado.

Imagen de portada: escena de la película «O Povo Contra Larry Flynt». Foto: internet