Los que se van y los que llegan

Los diputados de la XXII Legislatura de Baja California, priistas, panistas, los del PRD y Movimiento Ciudadano, sobre todo, serán recordados por su ignominiosa forma de actuar, ya que en vez de proteger los intereses del pueblo que los eligió, actuaban bajo las órdenes del desgobernador Kiko Vega.

Gerardo Salvador Romero González*/ 4Vientos

Los legisladores empezaron mal su función, ya que la primera orden del desgobernador fue que se aprobara la Ley Estatal de Aguas, situación que concretaron en la madrugada del día 20 de diciembre de 2016, esta ley se aprobó con la mayoría de los diputados panistas y sus ad lateres del PRD y movimiento ciudadano.

Esto propició que el pueblo se organizara y se convocó a las marchas históricas que concentraron decenas de miles de ciudadanos inconformes por esta ley, que fue finalmente derogada debido a la presión del pueblo.

Los legisladores locales del PAN, PRI, MORENA, PRD, PT, PBC, Movimiento Ciudadano y Transformemos, fueron acusados de todo, desde corruptos a insensibles.

Fueron dos años y once meses de más actividades fotográficas y simulación que verdadera actividad legislativa y reformas en beneficio de nuestra entidad.

Otro golpe a los bajacalifornianos fue el primero de diciembre del 2017, donde doce diputados locales del PAN y una del PRD, aprobaron el Dictamen 95 que endeudó a Baja California con 89 mil millones de pesos al ejecutarse tres proyectos de las APPs.

Los proyectos son: las desalinizadoras de Playas de Rosarito, la de San Quintín y la realización de la tubería en Mexicali.

La tarde-noche del jueves 28 de marzo del 2019, aprobaron el refinanciamiento de la deuda por 12 mil millones de pesos y dos APPs, la desaladora de Playas de Rosarito y el Periférico AeropuertoZapata-Segundo Piso Playas de Tijuana.

A dicha sesión acudieron 17 diputados locales (mayoría del PAN), hubo quórum legal, 12 votaron a favor y cinco en contra, no asistieron ocho, por lo que nuevamente se cumplió con la mayoría calificada.

En la desalinizadora de Playas de Rosarito, cuyo monto total de la inversión de la primera etapa es de 7 mil 487 millones 404 mil 620 pesos a 37 años a pagar. El contrato es: C-SIDUE-CEA-APP2015-002 y nunca se conoció públicamente.

En el caso del Periférico Aeropuerto – Zapata – Segundo Piso Playas de Tijuana el monto total es de 11 mil 600 millones 39 mil 660 pesos en plazo máximo de 27 años, pero sin IVA del 16 por ciento que se cobran por los bancos.

El ocho de julio del presente año, los diputados aprobaron la “Ley Bonilla”, 21 de 25 diputados locales aprobaron la derogación del artículo octavo transitorio para ampliar el periodo de gobierno en Baja California de dos a cinco años.

Esto he generado el repudio de una parte de la población de Baja California y de la opinión pública nacional.

Se asegura que hubo dinero, por la denuncia del 31 de mayo del presente año, que hizo el presidente del Congreso del Estado, Benjamín Gómez Macías, de que le habían ofrecido un millón de dólares por llamar a sesión y votar a favor de ampliar la gubernatura de dos a cinco años.

Estas son solo los dictámenes que en nombre de intereses personales, los caros y corruptos diputados aprobaron no para el bien de la ciudadanía sino para velar por intereses del desgobernador Kiko Vega por un lado y por otro los intereses ramplones de Bonilla y su pandilla.

Los integrantes de la XXII Legislatura dejan el cargo con el estigma de violentar la Constitución local y permitir el incremento de la deuda pública.

Por si fuera poco, además de los señalamientos en su contra, al menos una docena serán expulsados de los partidos PAN y PRI.

Personas con discapacidad en el Estado quedaron vulnerables ante la falta de reformas para ser atendidas de manera integral y garantizarles mejor calidad de vida, sin dejar a un lado la atención a las mujeres violentadas y grupos vulnerables que no recibieron el más mínimo apoyo o atención verdadera.

A los diputados de la XXII legislatura de Baja California, sólo les importó aparecer en la fotografía haciendo entrega de despensas, material para construcción, mochilas, útiles escolares, mientras se les olvidó que su papel fundamental era legislar para beneficio del pueblo.

Los diputados que integrarán la XXIII Legislatura, 17 diputados de mayoría son de morena, pero la característica de estos representantes populares consiste que son personajes reciclados del PRI y el PAN, son las componendas que hicieron Bonilla y Leonel Godoy al poner diputados a modo.

María del Pilar Ávila, alcaldesa electa de Mexicali por Morena; el morenista gobernador electo Jaime Bonilla Valdez y el próximo secretario de Gobíerno, el expriista Amador Rodríguez Lozano, asistieron como invitados de honor a la primera sesión de la XXIII Legislatura del Congreso del Estado, con maýoría de legisladores de Morena. Foto: especial

Los ocho diputados plurinominales serán tres para el PAN; una «independiente» para la ex panista María Trinidad Vaca; uno para el PRD; uno para el PRI; uno para  Movimiento Ciudadano (MC); y uno para el Partido Baja California (PBC).

De los integrantes de esta nueva legislatura, quienes se reeligieron son:

Víctor Manuel Morán Hernández, Distrito VIII, Tijuana, de Morena, señalado por desviar más de 3 millones de pesos del Congreso para su uso personal.

Luis Moreno Hernández, Distrito XI, Tijuana, del partido local Transformemos.

Catalino Zavala Márquez, Distrito XII, Tijuana, de Morena. Diputado por quinta ocasión, ha llegado al Congreso por el PRD, el PRI, y en la anterior y la actual legislatura por Mmorena. Es ya el presidente del Congreso del Estado y a partir de noviembre será Secretario de Educación, con Bonilla y su pandilla.

Claudia Josefina Agatón Muñiz, Distrito XVI, Ensenada, del Partido del Trabajo (PT). Diputada por primera vez por el PT en alianza con MC en la XX Legislatura (2010-2013); diputada por segunda vez en alianza PT-PRI en la XXII Legislatura (2016-2019) y diputada reelecta ahora por la coalición Juntos Haremos Historia (Morena, PT,PVEM y Transformemos) para la XXIII Legislatura de 2019 a 2021.

Eva María Vásquez Hernández, mejor segundo lugar, Mexicali, PAN.

María Trinidad Vaca , expulsada del PAN por haber votado a favor de la Ley Bonilla, ahora es «indepediente».

Se van los diputados que integraron la XXII Legislatura, marcados por la corrupción e impunidad y llegan los legisladores que integrarán la XXIII, diputados los de Morena reciclados muchos de ellos del PRI y el PAN, tal parece que llega el neo pripanato al Congreso del Estado con el disfraz de Morena.

*Este artículo fue publicado originalmente en el número 346 de Tribuna Comunista