«Como siempre, llego tarde (o me vengo muy pronto)». Estudiante de Literatura presenta su primer poemario.

“El año pasado, cuando su primer poemario se publicó más allá de su perfil de Facebook, sentí que si había una poesía que pudiera hablarme, era la suya, […] cuando Aziz escribe en forma de versos (ese blues que le hacía falta a la poesía del norte), a mis manos le dan ganas de intentar siquiera también golpear el alba”: Andrea Latham sobre el poemario “Como siempre, llego tarde o me vengo muy pronto”, del sonorense Aziz Córdova, presentado el pasado 24 de julio en la Casa de la Cultura.

Sofía Grijalva / A los 4 vientos

Aziz Córdova es un estudiante de la carrera en Literaturas Hispánicas por la Universidad de Sonora, proveniente de Agua Prieta. Siendo un entusiasta de la cultura hip hop y atraído por el mundo literario, Aziz ha documentado sus experiencias vividas en Agua Prieta en forma de poesía. Recientemente terminó su primer poemario “Como siempre, llego tarde (o me vengo muy pronto)” con diseño de Argentina Santacruz y parte de la antología de la editorial independiente Retina de Gallo Editorial, el poemario ha sido presentando en diferentes bazares y centros culturales de Sonora y ahora también en Baja California.

Este poemario consta de cinco secciones tituladas: «La bataca trae un feel» compilación de poemas con temáticas románticas; «Mi tristeza es humana», de acuerdo a Córdova esta sección consta de poemas que exploran emociones como la ansiedad y la tristeza; “Aquí va esta maroma para ti» poemas con algún tipo de dedicatoria;  «Aca todo quiere encandilar» de corte social y la expresión de la experiencia de Córdova como estudiante foráneo en Hermosillo Sonora; “Poemas más grandes y peludos» sección en la que Córdova reunió los poemas escritos en sus momentos de mayor enojo y son además los más extensos dentro del poemario. 

De acuerdo al autor, los poemas de “Como siempre, llego tarde (o me vengo muy pronto)” están pensados para ser leídos en voz alta, haciendo honor a la dinámica original de la poesía en la que ésta era recitada frente a un público. Gran parte de las influencias que guían el estilo de Córdova están basadas en la cultura del hip hop para inyectarle ritmo a sus versos, y el slam o la poesía “spoken word”.

El resultado es un libro que el mismo Córdova ha llamado un monstruo Frankestein, ya que: 

“[…] agarré un poquito de todos lados, y mis poemas terminaron siendo estas cosas raras que mucha gente a veces dice que ni parecen poemas, es decir, me preocupo principalmente por el ritmo, porque para decirlo en voz alta la gente se va a aburrir si no tiene ritmo y todos te dejan de escuchar, y además que ancestralmente la poesía estaba ligada al espectáculo, pero también me preocupo porque funcionen en hoja, hay un montón de cosas que digo en voz alta, que no se ven en voz alta pero si se ven en la hoja, y también me preocupo porque le hablen a los demás”

Pero por encima de su estilo o las diferentes temáticas que Córdova maneja en su poemario, el núcleo que guía su escritura es el diálogo con el otro y la filosofía de escribir poesía para alzar la dignidad propia:

“ […] escribíamos para romper este círculo vicioso, que era despertar, escuela, dormir, despertar, trabajo, dormir, y donde no había ninguna voz que dijera existo, donde no había nadie reflexionando activamente sobre lo que significaba estar en esa ciudad y vivir ahí y gastar todos nuestros días entre esas calles, entonces nosotros desarrollamos un lenguaje que la única herramienta o el único sustento teórico que tenía era el otro, es decir, nosotros moldeamos nuestros poemas dependiendo de la reacción de la gente, y si en los recitales nos ignoraban decíamos a ok esto no sirve vamos a intentar otra cosa, y si la gente se reía decíamos a ok esto si sirve vamos a seguir por aquí, entonces poco a poco fuimos formando este tipo de poesía muy pegada al hip hop, muy pegada al slam, al spoken word, que al final son lenguajes urbanos, y que obviamente iban a resonar entre los jóvenes, con la gente, pero también con palabras cotidianas, también sobre temas cotidianos, muchas veces rayando en lo ridículo, pero que al final eran poemas que le hablaban a esas personas”

El poemario “Como siempre, llego tarde (o me vengo muy pronto)” cuenta con pocos números; sin embargo es posible conseguirlo en Ensenada a traves de la página de Facebook Retina de Gallo Editorial, o haciendo un pedido al correo retinadegallo@gmail.com.