CRÓNICA NATURAL: El jardín, ecosistema para observar la degradación del ambiente y el cambio climático

El jardín de mi casa tiene apenas 40 metros cuadrados (4 metros de ancho por 10 de largo) con piso de tierra, pero en él interactúan varias especies de animales y plantas. Es una especie de laboratorio natural donde interactúan alrededor de 50 especies animales, de las que se han identificado unas 25 de insectos y poco más de 20 de aves. Entre las plantas hay especies introducidas y las que crecen libremente a lo largo de estaciones y ciclos anuales.

Arnulfo Estrada Ramírez / Cronista de Ensenada / 4 Vientos

En la naturaleza, ningún ciclo anual es igual; cada uno tiene sus propias características, por lo tanto, la fauna y flora es también cambiante. Esto me ha permitido estudiar por más de 20 años el ciclo natural de varias especies y me ayuda también para entender el cambio climático desde este micro espacio.

Mis preferidos han sido los animales, entre los que se encuentran aves, insectos y una pequeña colonia de murciélagos migratorios que desde hace unos años se reproducen en los techos de una vivienda vecina.

Entre las aves se pueden dividir tres grandes grupos: 1). residentes permanentes, 2). estacionales y 3). ocasionales.

Respecto a los insectos, los hay también permanentes y estacionales. Algunas especies pueden ser consideradas como buenas indicadoras de la degradación de su medio y del cambio climático.

Por razones de espacio, en este artículo me referiré a las aves. Posteriormente trataré sobre los insectos, murciélagos y las plantas.

Los elementos que conforman este pequeño ecosistema llamado jardín

Otra vista del jardín, en donde se pueden ver plantas silvestre como el Llantén y la Malva, así como las introducidas, como la Cebolla y el Mastuerzo, entre otras. Todas ellas constituyen un pequeño ecosistema que atrae a numerosas especies.

En este reducido espacio caben varias plantas, entre las que está un árbol Benjamina de 30 años de edad, cuyo crecimiento se mantiene controlado a base de podas; además, dos frutales jóvenes de Guayaba; dos Higueras también jóvenes; tres Bugambilias de llamativos colores; un árbol ornamental llamado Palo de Arco o Tronadora, endémico del sur de la península; tres plantas de Zarzamora, una enredadera; tres Palmeras; varias plantas de Hierba del Manzo domesticada hace 25 años.

También crecen diversas plantas temporales, como el Epazote, Hierba Mora, Llantén, Tabaco Coyote, Grama, Alcachofa y Mastuerzo, entre otras. La mayoría de ellas están asociadas a las lluvias de invierno.

Además, habría que agregar otros elementos de los vecinos inmediatos que también alimentan al ecosistema. Entre ellos está un enorme árbol que cada otoño pierde el follaje; así como la construcción de un edificio de tres niveles donde anidan y se disputan los espacios las especies estorninos, gorriones y murciélagos. Todos ellos, contribuyen modestamente a preservar la biodiversidad.

Aves. las usuarias más llamativas

Las aves, además de ser muy vistosas, son también buenas indicadoras de los cambios estacionales y la presencia cada vez más frecuente de algunas especies que probablemente guardan relación con la degradación de su ambiente natural y el cambio climático.

Entre éstas se encuentran las poblaciones cada vez más grandes de cuervos (Corvus corax), estorninos (Sturnus vulgaris), palomas de collar (Sreptopelia decaocto), cenzontles (Mimus polyglottus) y dos de sus depredadores naturales: el gavilán de cooper (Accipiter cooperii) y el cernícalo americano (Falco sparverius). A continuación, se describen algunos datos generales de las especies más comunes.

El Gorrión Común, es una especie introducida que se ha adaptado muy bien a las ciudades, donde se reproduce y crece exitosamente.

GORRIÓN COMÚN (Passer domesticus)

El gorrión común es la especie más abundante durante todo el año. Es una especie originaria de Europa y África que fue introducida en América a mediados del siglo XIX. Su capacidad de adaptación le ha permitido expandirse en prácticamente todo el continente americano.

En México se distribuye por todos los estados, con excepción de la península de Yucatán, y ha sido muy adaptada a la zona urbana.

Se ha observado que la época reproductiva más activa comienza con los cortejos desde el mes de febrero y se extiende hasta julio, teniendo entre dos y tres camadas de crías. Sus nidos los limpia y habilita cada inicio de temporada.

Compite y disputa sus espacios con estorninos y murciélagos, cuyas especies también se reproducen en la misma temporada. Sus depredadores más activos, son el cernícalo -que ataca sus nidos- y el gavilán de cooper -que atrapa a los individuos adultos-.

Un Colibrí alimentándose del néctar de la flor del árbol Palo de Arco, también llamado Tronadora.

COLIBRÍ (Calypte costae)

Hay más de una especie de colibrí, pero la más común que se ve en el jardín es Calypte costae. Su presencia es durante todo el año y donde se le puede ver alimentándose de néctar en las flores de varias plantas.

Requiere de mucha energía para mantener su acelerado metabolismo, por lo que se le puede ver alimentándose desde muy temprano hasta después de caer el sol.

La actividad reproductiva comienza con la construcción de pequeños nidos desde principios de marzo. Los nidos se construyen en gran variedad de plantas que pueden ser construidos en arbustos de un metro de altura, hasta árboles de varios metros. La puesta es generalmente de dos huevecillos.

Para ejemplificar, enseguida se describe la anidación de una pareja de colibrís observada en los meses de marzo y abril del 2007:

  • Primeros días de marzo: construcción del nido
    • 13 de marzo: puesta del primer huevo
    • 16 de marzo: puesta del segundo huevo
    • 3 de abril: nacen los dos polluelos
    • 22 de abril: abandona el nido el primer colibrí
    • 25 de abril: abandona el nido el segundo colibrí
    • Total de días desde la puesta, hasta el abandono del nido: 44 días
Grupo de tres Estorninos Pintos. Especie que tiene pocos años de haber llegado a Ensenada, pero su adaptación le ha permitido crecer y expandirse en toda la ciudad.

ESTORNINO PINTO (Sturnus vulgaris)

El Estornino Pinto es un pájaro originario de Europa y Asia. Ha sido introducido en Australia, Nueva Zelanda, América del Norte, Argentina, y Sudáfrica, entre otras regiones del planeta.

Es una especie muy adaptada que puede vivir en el campo y en la cuidad, donde se reproduce y llega a formar grandes bandadas que pueden ser beneficiosas para la agricultura debido a que combaten plagas de insectos; sin embargo, también pueden ser dañinas debido a que acaban con frutas y desentierran brotes agrícolas.

Llegó a Ensenada hace pocos años, pero su facilidad para adaptarse a diversos ambientes le han permitido quedarse como ave de residencia permanente y su población ha ido creciendo de manera importante, ya que hace sus nidos en los techos de construcciones preferentemente mayores de dos niveles.

También, puede ocupar los nidos de otras especies, como gorriones y murciélagos, con los que disputa los espacios.

Desde hace 15 años le he dado seguimiento sistemático a un grupo de estorninos que anidan en los techos de una construcción contigua a mi casa. Por lo general, comienzan su ciclo reproductivo en los meses de febrero y marzo.

 Junto con el apareamiento, reconstruyen los nidos que ya habían ocupado el ciclo anterior, o bien, invaden los nidos de otras especies. En este caso invaden los nidos de gorriones y del murciélago rabudo.

Las crías nacen en el mes de abril y alcanzan su máximo desarrollo a finales de mayo y parte de junio. En este periodo, alimentan a las crías y los adultos se quedan durante varias noches en los nidos a fin de proteger a las crías, debido a que los depredadores son muy activos al caer la tarde. Se han visto cuervos rondando los nidos, así como gavilanes y cernícalos atrapando adultos y sacando las crías de los nidos.

Después de abandonar los nidos, los estorninos adultos y juveniles se ausentan durante unos días que generalmente no pasan del mes. Esto ocurre en los meses de junio o julio. Después regresan gradualmente hasta llegar a un máximo de 25 individuos que son los que componen al grupo observado. Es posible que la expansión de la especie pudiera estar relacionada con el cambio climático.

Un Cenzontle adulto en un bebedero puesto en el jardín.Ave cantora de extraordinaria versatilidad.

CENZONTLE (Mimus polyglottos)

El cenzontle es un ave canora de gran variedad de cantos. Su etimología es de origen náhuatl. La palabra original es cenzontlatoltótotl, que significa “pájaro de cuatrocientas voces”; de cenzontli (cuatrocientos); tlatolli (palabra), y tótotl (ave). La palabra ha sido reducida a “cenzontle”.

Ya es un ave común en la ciudad de Ensenada ya que en los últimos veinte años se ha multiplicado de manera importante.

Es un pájaro territorialista que defiende lo que considera suyo con vigor, atacando a otras aves intrusas incluso de mayor tamaño, como el cuervo común que se acerca a los nidos para alimentarse de huevos y polluelos.

Previo a la reproducción, desde los primeros meses del año comienza a marcar su territorio con sus potentes y variados cantos, intensificándose en los meses de junio y julio cuando empieza a empollar. Entonces canta de día y de noche.

Los nidos los construye en diversos arbustos y árboles en jardines y parques urbanos. Por lo general, pone cuatro huevos de color azul o verde opaco con manchas café claro.

Pareja de Palomas de Collar, cuyo canto es muy melancólico.

PALOMA DE COLLAR (Streptopelia decaocto)

Esta especie es muy reciente en la región. Se documentó por primera vez en el 2001 y para el 2004, con registros en toda la península. Desde entonces, su crecimiento en la ciudad y en algunas zonas rurales ha sido exponencial. Se les puede ver formando bandas de numerosos ejemplares.

Al final de la primavera construyen sus nidos en árboles y palmeras de gran altura, distribuidos en jardines y parques de la ciudad. La puesta es de dos huevos completamente blancos, mismos que empollan en los meses de junio y julio.

Se alimenta principalmente de semillas y se les puede ver en grandes números alimentándose en las granjas productoras de semillas y a orillas de la carretera, donde recogen los granos que se caen de los camiones que transportan ese tipo de alimentos.

El cambio de las condiciones climáticas de la región pudieran tener alguna relación con la presencia de la especie en la zona. Hacen falta estudios para profundizar en este campo.

Gavilán de Cooper en busca de su presa en una bugambilia.

GAVILÁN DE COOPER (Accipiter cooperii)

Es el ave rapaz de mayor tamaño que visita el jardín a finales del verano y durante el otoño, en donde atrapa y se alimenta de gorriones, estorninos y palomas de collar, principalmente.

Esta especie es cada vez más frecuente en la ciudad. Probablemente su presencia tenga relación directa con el aumento de poblaciones de palomas de collar y estorninos, así como la de gorriones comunes que abundan en la ciudad y los jardines, pues constituyen un alimento seguro para este depredador.

No se debe descartar también la degradación y destrucción sistemática de su ambiente natural, hecho que la obliga a buscar alimento en las zonas urbanas donde son más abundantes las presas.

Un Cernícalo Americano en busca de las crías en los nidos de Estorninos, Gorriones y Murciélagos.

CERNÍCALO AMERICANO (Falco sparverius)

Ave rapaz de menor tamaño que el gavilán de cooper. Es un ave de rápido vuelo que con frecuencia se le puede ver cazando en pareja.

Es muy activa en el tiempo de anidación de palomas comunes, gorrión común, estorninos y murciélagos rabudos, de los que se alimenta asaltando sus nidos para sacar sus crías.

Cuervo común en pasto

CUERVO COMÚN (Corvus corax)

También el cuervo común llegó hace unos cuantos años para quedarse en la ciudad, y al igual que otras de las especies aquí descritas, su presencia puede estar relacionada con el cambio climático y / o por la destrucción y degradación de su ambiente natural. En realidad, faltan estudios al respecto.

A esta especie le dado seguimiento durante los últimos cinco años y se le puede ver en la ciudad durante todo el año. No he visto alguna señal de que anide en el jardín; sin embargo, su población va en aumento y es probable que sus nidos estén en zonas cercanas a la población urbana.

Es un depredador que busca huevos y crías de otras aves pequeñas. Con frecuencia invade el territorio de los cenzontles, pero estos son muy agresivos y atacan a los cuervos hasta alejarlos de su territorio.

También los cuervos son territorialistas y alejan a otras aves depredadoras que compiten por los nidos de otras.

El Papamoscas Cenizo es un ave muy benéfica, debido a que se alimenta de una gran cantidad de insectos plaga.

Las especies estacionales y ocasionales

Hay otras aves usuarias del jardín que lo frecuentan, ya sea estacionalmente o solo en ocasiones.

Entre las especies estacionales están el gorrión mexicano (Haemorhus mexicanus), al que se le puede ver en los meses de primavera en plena época reproductiva; la reinita coronada (Dendroica coronata) cuyas crías nacen en mayo y los adultos se han visto en el invierno alimentándose en el jardín; el papamoscas cenizo (Myarchus cinerascens) y el papamoscas negro (Zonotrichia leucophyrys), acuden en busca de insectos durante los meses de invierno.

También en esta categoría están el oriol encapuchado (Icterus cucullatus), vistos en primavera y verano; el chinito o picotero de los cedros, con dos avistamientos en invierno; el gorrión corona blanca (Zonotrichia leucophrys) avistado en primavera, y el chipe suelero (Seirurus aurocapilla), con avistamientos en el otoño.