CLANDESTINO: ¿Hacen falta doctores en México?

Hace unos días, durante su visita a la comunidad del Hospital Rural de Villamar, Michoacán, el presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que en el país existe una ausencia considerable de médicos,  al destacar que faltan 123 mil doctores. El mandatario señaló que el sector salud fue abandonado en sexenios anteriores, al explicar que a nivel nacional se cuentan con 270 mil 600 médicos, cuando en realidad debería registrar al menos 393 mil 600, de acuerdo con la norma internacional.

Álvaro De Lachica y Bonilla /4Vientos

De acuerdo con el último censo de población realizado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) en 2015, el número de habitantes en México es de 119 millones 530 mil 753. Si se hace la división entre las cifras, se obtiene que México debiera tener un médico por cada 359 habitantes. El presidente también acusó que la falta de médicos en el país se debe a la alta tasa de rechazo registrada en las universidades para los estudiantes que desean estudiar Medicina.

Lo que López Obrador no dijo, por que no sabía o no lo quiso decir, es que en México no se carece de médicos para la atención de la población, el problema es que no hay puestos de trabajo para ellos en el sistema público, donde se enfrentan condiciones laborales muy difíciles. Existen especialistas, que dedicaron entre 9 y 12 años a su preparación, y que no cuenta con una plaza base, por lo que no reciben prestaciones sociales ni condiciones dignas de empleo.

También nuestro presidente dijo: “es que el problema de la salud, es más grave que el de la educación”, y la razón que dio a conocer es que: no se aceptaban a estudiantes de medicina en las universidades, por eso el rezago. AMLO, dijo: … “no es que a ver te vamos a dar el presupuesto a la universidad y tú ve cómo aumentas la matrícula. No, te vamos a dar pero queremos y si tienes ahora 300 estudiantes de medicina queremos que tengas 600; lo que te vamos a dar va a ser para eso. Muy dirigido, porque si no, no avanzamos”…

Uno de los objetivos del presidente López Obrador es lograr en tres años atención médica y medicamentos gratuitos para todos los mexicanos, con un sistema de salud comparable al “de Dinamarca, de Suecia, igual que el del Canadá”.

Para que haya “seguridad social desde la cuna hasta la tumba”, el presidente propuso la creación de un sistema de salud universal, en el que la Secretaría de Salud asuma el control de hospitales estatales para atender a la población que no tiene seguro social y que no está en posibilidades de pagar un seguro privado. No obstante, los desafíos son numerosos: acceso, cobertura, financiamiento, calidad de los servicios, infraestructura, abasto de medicamentos y material médico, así como la capacitación del personal y el déficit de médicos. De no atenderse estas carencias, la anhelada cobertura universal no se logrará.

El sistema público de salud está integrado por secretarías, instituciones y programas cuyos recursos provienen del Estado. Entre dichas instituciones se encuentran el IMSS, el ISSSTE, el ISSFAM y los servicios médicos de Pemex. Además, existen el Seguro Popular e IMSS-Bienestar, orientados a brindar servicios a personas que no están afiliadas y que pertenecen a grupos vulnerables. En el Presupuesto de Egresos de la Federación para 2019, el sector salud recibió un incremento presupuestal del 1.7% con respecto al año anterior, y cuenta con 601 mil millones 335 mil pesos, pero  dicho presupuesto resulta insuficiente para construir un sistema de salud universal dadas las condiciones epidemiológicas y demográficas del país. Hacen falta médicos, enfermeras, insumos y material.

En México no faltan médicos formados, sino plazas y recursos para contratarlos en el sistema de salud pública,  la carencia de médicos no se va a resolver sólo con formar a más en las universidades. Las más de 70 escuelas de medicina que están registradas en el país,  tienen   un excedente de estudiantes pero no existe lugar donde tengan cabida para que hagan sus prácticas, trabajen en lugares adecuados, con horarios y honorarios correctos.

 

Médicos hay, pero no hay estructura para que les den un trabajo, existen especialistas que tampoco tienen un lugar para trabajar en el IMSS, ISSSTE o en la Secretaría de Salud, esto ha provocado que abandonen su profesión, que laboren en consultorios de farmacia, donde ganan poco y que haya hospitales que son elefantes blancos porque no tienen personal para funcionar. Muchas escuelas de medicina titulan a muchísimos médicos bien preparados, lo que no hay son oportunidades laborales.

Tal vez, en lo que está pensando nuestro presidente, es que de todos los rechazados en las escuelas públicas en donde existe la carrera de medicina, tendrían la oportunidad de hacer esta carrera en  una de las universidades que la cuarta transformación están instituyendo, en este caso, la Escuela Universitaria de Medicina Integral y Salud Comunitaria, que representa al menos una oportunidad, aunque  al parecer, dicha escuela está en “trámite” de registro de validación, y que al egresar, sí lograra pasar los filtros (REVOE, COFEPRIS, etc.) serán médicos, incluso, harían prácticas en hospitales durante los últimos semestres, pero sí  no es avalada la escuela, el tiempo que pasen ahí los estudiantes, será tiempo perdido, como si fuera una escuela privada patito”.