Ante redada y deportación del domingo, gobierno de BC pide a AMLO: Habilite los albergues tan anunciados

El gobierno de Baja California instó la tarde de hoy a la federación a que abra los tres albergues para asilados y migrantes que ha estado anunciando desde hace varios días.

Javier Cruz Aguirre / 4 Vientos

Ensenada, B.C., 12 de julio 2019.- El secretario general de gobierno de Baja California, Francisco Rueda Gómez, reaccionó así a la confirmación que hizo hoy el Presidente Donald Trump a la información que reveló ayer el diario The New York Times, en el sentido de que este domingo 14 de julio se realizará una redada y deportación de aproximadamente 2 mil personas a las que ya se les negó el asilo, pero aún permanecen en Estados Unidos.

“Nosotros hacemos un llamado al gobierno de la República Mexicana para que de una buena vez habilite el albergue tan anunciado que será especial para recibir a estos migrantes retornados”, dijo el funcionario estatal.

También confirmó que al día de hoy hay poco más de 9,500 solicitantes de asilo centroamericanos retornados al estado que se reparten así: casi 7 mil en Tijuana y 3 mil en Mexicali.

Como ya no hay prácticamente cupo en los albergues y refugios que opera la sociedad civil en la entidad, Rueda Gómez reveló que varios de los migrantes viven en hoteles y departamentos que, de manera gratuita, o a bajos costos, les ofrecen ayuda.

Cabe recordar que el 17 de junio, en una visita que hizo a Tijuana, el subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración de la Secretaría de Gobernación, Alejandro Encinas Rodríguez, anunció que todos los albergues para migrantes que operan en el país serían revisados por gobierno federal para determinar el presupuesto que se les asignaría una vez que fueran depurados.

Foto: En Línea BC

Los recursos económicos, adelantó sin dar cifras ni fechas específicas, comenzarían a fluir a los centros sociales de apoyo a los migrantes «a partir de esa semana», y notificó que se habilitarían nuevos albergues, se fortalecerían los actuales y se designarían los recursos necesarios para que operen sin problemas ante la inminente llegada de miles de migrantes al país.

Ninguno de esos anuncios han cristalizado hasta el día de hoy.

Hoy, Francisco Rueda Gómez señaló que la administración estatal no tiene certeza del lugar en dónde y cómo van a operar los albergues masivos prometidos.

“Hemos escuchado que se pretende reabrir el terreno de El Barretal, en Tijuana, o que se habilitará una nave industrial, pero hasta el momento no tenemos nada en concreto.”

Por versión del Superdelegado federal en Baja California –Alejandro Ruiz Barraza-, desde hace al menos un mes se conoce que hay la intención del gobierno federal de abrir dos grandes albergues en Tijuana y uno más en Mexicali.

“El Barretal” funcionó por cerca de 60 días -diciembre 2018 a enero 2019- y proporcionó condiciones de bienestar para cerca de 2 mil 500 centroamericanos, quienes recibieron alimentación, atención médica, asistencia legal y seguridad, a través de una mesa interinstitucional en la que participaron los tres órdenes de gobierno, organizaciones nacionales e internacionales y la sociedad civil (Foto: Noticieros Televisa)

El 3 de julio, el Consejo Estatal de Atención a Migrantes que representa a los 32 albergues civiles que operan en Baja California, informó que solo disponen de un 10% de capacidad de recepción y no cuentan con apoyo del gobierno federal para atender un regreso masivo de asilados y migrantes a Baja California.

Dos días después, Jaime Rojo Peñuelas, Delegado Federal de Programas de Desarrollo en Mexicali, notificó que la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) de los Estados Unidos le notificó que “en pocos días empezarán a retornar hasta 500 migrantes diariamente” por la garita local.

Francisco Rueda confirmó la versión y dijo que los retornados a Baja California entrarán no sólo por Mexicali, sino también por Tijuana.

Y ayer por la mañana el diario The New York Times reveló que de acuerdo con fuentes del Departamento de Seguridad de los Estados Unidos el 14 de julio se pondrá en marcha un operativo en 10 ciudades de la Unión Americana, entre ellos Chicago, Houston, Los Ángeles y Miami, para detener y deportar a unos 2 mil migrantes que ya tienen una orden de extradición, pero no la han cumplido.

“Son miembros de familias inmigrantes cuyo caso de asilo ya ha sido rechazado, pero siguen viviendo en el país”, notificó el periódico neoyorkino.