Siguen dándose microtemblores en las fallas sísmicas de la zona fronteriza BC-California

En el contexto de las más de mil 400 réplicas que hasta hoy en la mañana se han registrado en la parte central de California luego del temblor de magnitud 7.1 del viernes 5 de julio por la noche, en las últimas 36 horas se han identificado al menos 19 sismos de magnitud entre 2 a 3.4 en la franja fronteriza de Baja California y California.

4 Vientos

Ensenada, B.C., 9 de julio 2019.- Los registros los tiene la Red Sísmica del Noroeste de México (Resnor) que opera el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), a través del Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada (Cicese).

Los datos que obtiene la Resnor de estos microsismos, insensibles para la población, pero presentes en los sismógrafos de la red, se cruzarán con la información que recaba el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS, por sus siglas en inglés), para tratar de establecer un conocimiento científico que determine el estado real que guarda la Falla de San Andrés, una de las más conocidas en la frontera de las placas tectónicas del Pacífico y Norteamérica.

Luis Humberto Mendoza Garcilazo, Investigador Asociado del Cicese en la División Ciencias de la Tierra, destacó en entrevista con una estación de radio de Mexicali, la necesidad de revisar las posibles causas y efectos de los temblores en Searles (magnitud 6.4) y Ridgecrest (7.1), California.

Esto se realiza con sismógrafos y localizadores GPS de punta que pueden generar información capaz de incidir en la definición de nuevas políticas públicas de protección, construcción y urbanismo en la vasta región de Nevada, California y la Península de Baja California.

Sismicidad en la región norte de Baja California en la Resnor, el martes 9 de julio a las 20:00 horas.

En Baja California, donde este año se han registrado por Resnor una importante cantidad de microsismos de magnitud 2 a 4.6 y que enmarcan a los grandes temblores de los últimos días en la parte central de California, existen alrededor de 15 fallas en la zona norte del estado.

Algunas de ellas son San Miguel, la Calabazas, Vallecitos y Agua Blanca, frente a la ciudad de Ensenada en la bahía del mismo nombre.

De acuerdo al portal El Vaivén de la Ciencia editado por el CICESE, a lo largo de los años, en Baja California, “una zona llena de fallas y en frontera con las dos placas tectónicas más grandes”, se han presentado una gran cantidad de sismos de diferentes magnitudes que en ocasiones han superado la magnitud 6.

Entre ellos, destacan los ocurridos en 1954, 1979, 1980 y 2010, todos en un rango de 6 a 6.8 grados.

Luego de los grandes temblores de la semana pasada, la Resnor identificó hasta las 17 horas de este día, al menos 19 movimientos telúricos en la franja fronteriza con epicentros próximos a las ciudades de Calexico, Mexicali, Tecate, San Diego y Tijuana, y a profundidades que varían entre 2 y 17 kilómetros. Todos en las últimas 52 horas.

El terremoto de 7,1 que ocurrió en California el pasado 6 de julio causó una grieta que se puede ver desde el espacio (Guetty Images)

Al menos 10 de estos microsismos se ubicaron entre las fallas Cerro Prieto-Imperial y el sistema de fallas Laguna Salada-Elsinore, que cruzan la frontera de sur a norte.

El más fuerte de ellos ocurrió el 7 de julio por la mañana y fue de 3.4 en magnitud local, a 55.91 kilómetros al norte de la ciudad de Tecate. Y el más alejado al sur se ubicó en medio del Mar de Cortés, a la altura del paralelo 28; ocurrió ayer por la noche y fue de magnitud 2.4.

El último evento sísmico local de importancia en el norte de Baja California ocurrió entre el 16 al 23 de noviembre del 2018.

En esa ocasión el evento de mayor magnitud ocurrió el día 19 a las 12:18 horas, con una magnitud de 4.9. Su epicentro fue 9.6 kilómetros al oeste del ejido Oviedo Mota, en Mexicali.

Posteriormente, como réplicas, se registraron cerca de 16 sismos asociados con las principales fallas de la región.