La marea roja de Ensenada afecta ya playas de Tijuana y Rosarito, pero no es tóxica

La presencia de al menos tres géneros de dinoflagelados no tóxicos en la bahía de Ensenada a mediados de mayo, se extendió el pasado fin de semana a las costas de Tijuana y Playas de Rosarito, por lo que ahora su área de impacto es de poco más de 100 kilómetros lineales de litoral.

Javier Cruz Aguirre / 4 Vientos / Foto principal: Playa de Tijuana (Cortesía).

Ensenada, B.C., 24 de junio 2019.- Este día, la Secretaría de Salud del gobierno estatal confirmó y alertó la presencia de un Florecimiento Algal Nocivo (FAN), también conocido como “marea roja”, en las playas de los dos municipios del Pacífico norte de Baja California.

Tal y como lo reportó hace tres semanas Arnulfo Estrada Ramírez, Oceanólogo e integrante de la desaparecida Estación de Oceanografía de la Secretaría de Marina-Armada de México en Ensenada, el evento microalgal no es tóxico.

Sin embargo, destacó que este tipo de eventos no venenosos para los humanos pueden afectar el ecosistema marino.

“Por ejemplo, si las concentraciones de microalgas son muy altas y se mantienen por varios días, llegan a agotar el oxígeno disuelto en el agua provocando la muerte por asfixia de todo ser vivo que se encuentra en la columna de agua, afectado entre el fondo marino y la superficie.”

Así, destacó que entre las especies afectadas más comunes se encuentran las almejas, abulones, mejillones, ostiones, sardinas y anchovetas, así como otros peces e invertebrados.

Pequeña muestra de invertebrados que fueron afectados por la Marea Roja del 2005. Rada Portuaria de Ensenada. Foto del 17 de agosto (Imagen: Arnulfo Estrada)

Si estas especies son consumidas en floramientos algales tóxicos como la diatomea Pseudnitzcchia australis, presente en algunos eventos pasados que se registraron en la zona de la Bahía de Ensenada y sus alrededores, y que genera ácido domoico, pueden provocar enfermedades severas o incluso la muerte a quienes las ingieran.

El experto afirmó que antes del año 2000, el fenómeno de mareas rojas era raro y por ello es escasa su documentación. Sin embargo, su presencia en Ensenada es cada vez más frecuente y de mayor intensidad a partir de mayo del año 2000.

Es probable que el fenómeno esté relacionado con el cambio climático ya que se ha observado un incremento gradual en la temperatura del agua de mar, misma que junto con otras variables como aumento de nutrientes disueltos en el agua y cambios en la dirección del viento, favorecen el crecimiento de los microorganismos que componen el plancton.”

No hay riesgo, por el momento

Héctor Rivera Valenzuela, Subdirector General para la Protección contra Riesgos Sanitarios, informó en un comunicado que se hicieron estudios para conocer qué tipo de microalgas es la que provoca el fenómeno en Tijuana y Rosarito.

Sin dar mayores detalles, el funcionario afirmó que los resultados del análisis confirmaron que, “por el momento, no hay riesgo por el consumo de productos que se obtienen del mar” a causa del evento.

“Aun así –agregó-, se instruyó a los productores de moluscos bivalvos del área, a intensificar el monitoreo de fitoplancton en las zonas de cultivo y en puntos designados.”

«Marea Roja» en la rada del puerto de Ensenada en 2005 (Foto: Arnulfo Estrada)

En su reporte del 6 de junio, Estrada Ramírez, quien también es Cronista de Ensenada, informó que el florecimiento algal se presentó en la zona de la Bahía Todos Santos (Ensenada) desde mediados de mayo.

También identificó la presencia de los dinoflagelados no tóxicos de los géneros Lingulodinium polyedra, Prorocentrum y Dinophisis, como los generadores del FAN en proporciones del 80, 7 y 1 por ciento, respectivamente, de la masa que compone la marea.

Asimismo, destacó que desde el 2010, prácticamente todos los años ha habido algún afloramiento algal en la zona de la bahía y sus alrededores, pero ninguno tan intenso que haya afectado de manera negativa a la flora y fauna marina de la región de Ensenada.

Recordó que otros eventos sí han sido de alto impacto en la zona, como la marea roja del año 2005, que constó de tres etapas.

Entre el 31 de enero y el 3 de febrero de ese año comenzaron a formarse manchas rojas que luego se distribuyeron por toda la rada portuaria de Ensenada, pero se disiparon por la presencia de los vientos de la Condición Santa Ana.

Fue hasta el 20 de abril cuando el fenómeno volvió presentarse, pero esta vez con mayor intensidad y duración ya que se sostuvo de manera ininterrumpida por 125 días, causando verdaderos estragos a la flora y fauna de la bahía y a una amplia zona costera.

Varazón de Sardinas en las playas de Ensenada, afectadas por la intensa Marea Roja del 2005.El varamiento ocurrió entre los días 24 y 26 de agosto del 2005 (Foto: Arnulfo Estrada).

Hubo una gran mortandad de peces y de invertebrados en la rada y en la bahía, y se identificaron un total de 15 especies de peces y 25 especies de invertebrados afectadas.”

Además, entre el 24 y 26 de agosto aparecieron miles de sardinas muertas en las playas de Ensenada.

Un año después, el día 18 de mayo, comenzó a formarse una mancha de color café en la rada portuaria de Ensenada. Su presencia fue de corta duración, pero afectó las actividades acuícolas de las empresas que trabajan con cultivos en las aguas interiores de la Bahía de Todos Santos.

También se reportaron alrededor de 40 lobos marinos y focas muertas por el ácido domoico que produce el afloramiento de la diatomea Pseudnitzcchia australis, siendo éste uno de los primeros casos reportados con esa especie en la zona.

Hoy, Héctor Rivera recordó que hay en Baja California un programa de vigilancia que se coordina con productores de moluscos bivalvos, la Secretaría de Marina (SEMAR), instituciones educativas como el Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada (CICESE) y la Universidad Autónoma de Baja California (UABC), que está enfocado a identificar microalgas potencialmente productoras de toxinas marinas, así como sus niveles de concentración porque pueden representan un riesgo para la salud pública.

“Esta autoridad señala que este fenómeno de marea roja puede ser susceptible especialmente a aquellas personas con piel sensible, por lo que se recomienda no realizar actividades acuáticas, a fin de evitar reacciones alérgicas o afectaciones a su salud”, recomendó finalmente el funcionario estatal.