Las “mareas rojas” que han impactado en Ensenada

La «Marea Roja» es un fenómeno natural caracterizado por una proliferación exagerada de una o varias especies de microalgas que forman parte del plancton marino. El término correcto es “Florecimientos Algales Nocivos” (FAN). Además, la coloración del agua no siempre se torna roja ya que depende del color de la especie de microalga dominante, pudiendo ser de color rojo, amarrillo, verde, café o combinada, siendo la más frecuente la de coloración rojiza, de la que se deriva su nombre genérico.

«Marea Roja» en la rada del puerto de Ensenada (Todas las fotos son del autor)

Arnulfo Estrada Ramírez* / Cronista de Ensenada / Foto principal: La Marea Roja del 2005, causó la muerte de unas cinco toneladas de carnada viva de Anchoveta en la Rada Portuaria de Ensenada.

Las floraciones algales pueden o no ser tóxicas. Las de tipo agresivo son las más peligrosas para los humanos debido a que las especies que producen el veneno son consumidas por varios organismos que acumulan las toxinas en sus tejidos.

Entre las especies afectadas más comunes se encuentran las almejas, abulones, mejillones, ostiones, sardinas y anchovetas. Si estas especies son consumidas, pueden provocar enfermedades severas o incluso la muerte de quien las ingieran.

En el caso de las floraciones no tóxicas, el efecto nocivo es en el ecosistema marino. Por ejemplo, si las concentraciones de microalgas son muy altas y se mantienen por varios días, llegan a agotar el oxígeno disuelto en el agua provocando la muerte por asfixia de todo ser vivo que se encuentra en la columna de agua afectado entre el fondo marino y la superficie.

Un poco de historia

Antes del año 2000, el fenómeno de mareas rojas era raro y por ello es escasa su documentación. Sin embargo, su presencia en Ensenada es cada vez más frecuente y de mayor intensidad a partir de mayo del año 2000.

Es probable que el fenómeno esté relacionado con el cambio climático ya que se ha observado un incremento gradual en la temperatura del agua de mar, misma que junto con otras variables como aumento de nutrientes disueltos en el agua y cambios en la dirección del viento, favorecen el crecimiento de los microorganismos que componen el plancton.

Ese mismo año comencé a tomar notas de la evolución diaria de los florecimientos más nocivos para los ecosistemas locales. También seguí la evolución de un florecimiento verde, único registro que se tiene hasta el momento en la bahía de Ensenada. De ellos se describen algunos aspectos relevantes.

Marea Café. Foto tomada en San Miguel (El Sauzal) el 3 de agosto del 2001.

Marea roja, año 2000

El 7 de mayo, comenzaron a pintarse de rojo pálido las aguas de la Rada Portuaria de Ensenada y parte de la bahía. Al principio se formaron manchas que a los pocos días crecieron hasta formar un color homogéneo y denso que llegó tornarse de color café, parecido al chocolate. 15 días después, el panorama que se veía en la rada era ya un desastre ambiental.

La descomposición de plantas y animales muertos producían fuertes olores fétidos que contaminaban el aire y molestaban el sentido del olfato. Prácticamente, todas las algas que estaban fijas al sustrato rocoso, fueron eliminadas y el fondo de la rada se había convertido en un cementerio de las especies que ahí residían, principalmente los organismos invertebrados.

En la mañana era común observar grandes cantidades de aves alimentándose de los peces que salían a la superficie a tomar un poco de aire, debido a que en la noche se había consumido totalmente el oxígeno disuelto.

El fenómeno tuvo una duración ininterrumpida de 46 días -entre el 7 de mayo y el 21 de junio del 2000-. Durante ese tiempo se ausentaron las colonias de lobos marinos que permanecían por docenas de individuos en los muelles flotantes y la embarcación “Catalina”, entonces semi hundida en la rada portuaria.

Mareas rojas entre 2001 y 2003

En este periodo aparecieron esporádicamente algunas manchas rojizas en la bahía y sus alrededores, pero ninguna llegó a desarrollarse y permanecer por días.

Varias de ellas fueron disipadas por los cambios de dirección del viento conocido como “Condición Santa Ana”.

Medusa (Agua Mala) flotando muerta en un lugar de la Rada Portuaria de Ensenada el 27 de julio del 2005. Observe la intensa coloración del agua. Esta fue una de las mareas rojas más intensas en la bahía.

Marea verde del 2004

Del 29 de julio al 7 de agosto del 2004, las aguas de toda la bahía de Ensenada adquirieron un precioso color verde turquesa, raro en esta zona.

Ese color se originó por un inusual incremento en abundancia de dinoflagelados pequeños, menores de 5 micras.

El investigador especialista de la UABC, Roberto Millán, los identificó como organismos del género Gymnodinium, los cuales poseen altas concentraciones de clorofila. De ahí su color.

Marea roja en 2005

Entre el 31 de enero y el 3 de febrero del 2005, comenzaron a formarse manchas rojas que luego se distribuyeron por toda la rada portuaria. Coincidió con la presencia de los vientos de la Condición Santa Ana, mismos que también se encargaron de disiparla después de cuatro días de haberse formado, pero esa fue la primera etapa del evento.

Fue hasta el 20 de abril cuando el fenómeno volvió presentarse, pero esta vez con mayor intensidad y duración ya que se sostuvo de manera ininterrumpida por 125 días, causando verdaderos estragos a la flora y fauna de la bahía y a una amplia zona costera. Hubo una gran mortandad de peces y de invertebrados en la rada y en la bahía, y se identificaron un total de 15 especies de peces y 25 especies de invertebrados afectadas.

Además, entre el 24 y 26 de agosto aparecieron miles de sardinas muertas en las playas de Ensenada, por li que ésta y la del 2007 son las mareas más mortíferas y de mayor duración en la bahía y sus alrededores.

Varazón de Sardinas en las playas de Ensenada, afectadas por la intensa Marea Roja del 2005.El varamiento ocurrió entre los días 24 y 26 de agosto del 2005.. Foto del 25 de agosto.

Marea roja en 2006

El 18 de mayo comenzó a formarse una mancha de color café en la rada portuaria de Ensenada. Su presencia fue de corta duración, pero afectó las actividades acuícolas de las empresas que trabajan con cultivos en las aguas interiores de la Bahía de Todos Santos.

También se reportaron alrededor de 40 lobos marinos y focas que fueron afectados por el ácido domoico que produce el afloramiento de la diatomea Pseudnitzcchia australis, siendo éste uno de los primeros casos reportados con esa especie en la zona.

Marea roja en 2007

El 18 de abril del 2007 se formó una gran franja de florecimientos algales entre Puerto Nuevo y Jatay. Toda la franja se mantuvo pegada a la costa y se extendía algunos cientos de metros mar adentro. Su color era marrón fuerte parecido al chocolate.

También en el Sauzal se presentaron algunos florecimientos en forma de manchas, sin llegar a desarrollarse gracias a que ese mismo día se presentaron fuertes vientos que las disiparon por completo.

Es hasta el 17 de mayo que el fenómeno se presentó con mayor fuerza en la rada portuaria de Ensenada. En esa segunda fase la marea roja se mantuvo durante 10 días continuos.

A los pocos días reapareció en la rada portuaria y se extendió desde la bahía de Ensenada hasta San Telmo -123 kilómetros-, causando graves trastornos a los ecosistemas, especialmente en la costa de Eréndira donde hubo gran mortandad de especies de alto valor comercial como langosta, cangrejos y algunos peces.

Marea Verde en la Rada Portuaria de Ensenada. El agua adquirió un bello color turqueza en la bahía de Ensenada y zonas aledañas. Se desarrolló entre el 29 de julio y el 7 de agosto del 2004. Es el único registro que se tiene de una marea de estas características en la bahía. Su color se debe a la dominancia de una microalga llamad Gymnodinium que tiene la característica de poseer grandes cantidades de clorofila, de ahí su color verde.

En ese sitio se identificaron más de 20 especies varadas muertas en la costa.

En la rada portuaria y la bahía de Ensenada también causó grandes daños a la flora y fauna. La muerte masiva de algas marinas y de varias especies de invertebrados y algunos peces en la rada, dieron origen a fuertes olores fétidos derivados de la descomposición que se percibían a cientos de metros tierra adentro.

Entre los días 24 y 25 de mayo se vararon miles de sardinas en las playas de El Ciprés y Playa Hermosa, y durante el tiempo que duró el fenómeno (32 días) se ausentaron los lobos marinos que ocupaban muelles flotantes, boyas y nuevamente la embarcación “Catalina”.

La especie dominante que causó el explosivo florecimiento algal,fue identificada como Ceratium divericatum, un dinoflagelado que alcanzó hasta millones de células por litro entre la Bahía de Todos Santos y Eréndira, agotando el oxígeno disuelto en la columna de agua, factor principal que provocó la muerte de los organismos.

En California, la especie dominante de los florecimientos algales, fue una diatomea llamada Pseudonitzchia australis, sumamente tóxica porque produce ácido domoico que afecta el sistema nervioso de los mamíferos consumidores de organismos que se alimentan de esta diatomea, y la acumulan en sus cuerpos.

En aquel estado de la Unión Americana se registraron alrededor de 500 lobos marinos afectados por el ácido domoico. En México también hubo mortandad de lobos durante ese año, pero fue en cantidades menores. Yo atendí algunos ejemplares varados en las playas de Rosarito. Todos ellos presentaban convulsiones derivadas del consumo del ácido, efecto que se reportó en los emplares afectados en California.

Mortandad masiva de Verrugatas (Genyonemus lineatus) debido a la Marea Roja presente en el área durante varios días del 2005. Foto del 17 de mayo.

Marea roja de 2008

Los florecimientos algales comenzaron a formarse en la rada portuaria desde el 13 de febrero. Al principio de la marea el color del agua adquirió un tono café pálido, hasta una tonalidad café oscura. Su presencia era solamente en el interior de la rada hasta el 24 de abril.

El día 25, la mancha café se extendió desde El Ciprés hasta el hotel Marina Coral. Entre el 27 de mayo y el 21 de junio la mancha se extendió a toda la bahía y sus alrededores. El 22 de junio se desvaneció por completo.

En la bahía no se registraron mortandades de organismos; sin embargo, en California se registraron varios lobos marinos que habían sido afectados por el ácido domoico que produce la diatomea Pseudonitszchia australis. En la rada portuaria de Ensenada, los lobos marinos se ausentaron de muelles, boyas y embarcación hundida durante los días de mayor concentración de microalgas.

Otros florecimientos

Desde el 2010, prácticamente todos los años ha habido algún afloramiento algal, pero ninguno tan intenso que haya afectado de manera negativa a flora y fauna de la región de Ensenada.

El más reciente se reportó mediáticamente el pasado 6 de junio del 2019, aunque es un fenómeno que se presentó desde mediados de mayo.

Por cierto, las especies que producen el actual afloramiento son dinoflagelados no tóxicos de los géneros Prorocentrum (7.0% del total), Dinophisis (1.0%), y Lingulodinium polyedra con el 70 al 80% de la composición total.

*Arnulfo Estrada Ramírez es Oceanólogo por la Universidad Autónoma de Baja California (UABC); integrante de la Estación de Oceanografía de la Secretaría de Marina-Armada de México en Ensenada; investigador, traductor y rescatista de la lengua nativa kiliwa; colaborador de A los 4 Vientos y Cronista Oficial de Ensenada.