Jaime Bonilla: gobernador electo por histórica minoría. Sus números de aceptación, más cercanos al repudiado Kiko Vega

Jaime Bonilla Valdez se convirtió este mediodía en el gobernador electo de Baja California con la menor cantidad de respaldo ciudadano en la historia política contemporánea de la entidad, pero le alcanzó para poner fin a 30 años de gobiernos estatales del Partido Acción Nacional (PAN).

Javier Cruz Aguirre / 4 Vientos / Foto principal: IEEBC

Ensenada, B.C., 11 de junio del 2019.- El Consejero Presidente del Instituto Estatal Electoral de Baja California (IEEBC), Clemente Custodio Ramos, le entregó -a las 12:30 horas- la constancia de mayoría que lo acredita como gobernador electo.

En un breve mensaje a los bajacalifornianos, Bonilla Valdez dijo que será muy respetuoso de la división de poderes, que gobernará para todos, que sus abogados y partido (Morena) resguardaran «en la Suprema Corte» (de Justicia de la Nación) sus «derechos políticos» en el tema de la ampliación del periodo de gobierno a 6 años, que hoy inicia la etapa de transición con el gobierno panista saliente –el último en 30 años- y que “en mí no van a encontrar más que trabajo, trabajo y trabajo.”

Afirmó: “Mi compromiso es con todos ustedes, de gobernar para todos independientemente de partidos e ideologías. Yo seré un gobernador super comprometido con la comunidad y que representaremos dignamente a nuestro estado.”

Se refirió al apoyo que espera del gobierno federal.

Espero que haga lo propio para que este estado sea verdaderamente el brazo fuerte del país. Un estado que ha demostrado que el brazo fuerte de Baja California son las mujeres.”

Recordó así que gobernará al lado de una legislatura con mayoría de mujeres y dijo estar seguro de que ellas “harán un excelente papel.”

Con su constancia de mayoría (IEEBC)

El 7 de junio, en un desayuno que ofreció a los directivos de algunos medios de comunicación para celebrar el Día de la Libertad de Expresión, Bonilla Valdez, dueño de medios electrónicos en Baja California y California, Estados Unidos, adelantó que su gobierno será “uno de puertas abiertas al diálogo directo, tanto con los ciudadanos como con los medios de comunicación. Aseguraremos el derecho de la libertad de expresión para todos.”

Previo a la entrega de la constancia de mayoría, en la 43 Sesión Extraordinaria del Instituto Electoral se votó por unanimidad de los 7 consejeros ciudadanos la declaratoria de la validez de elección, el cómputo y la elegibilidad de Bonilla Valdez por un periodo de dos años, a partir de 1 de noviembre de 2019.

El nuevo gobernador, que hoy mismo fue impugnado por el Partido de la Revolución Democrática (PRD) en el Instituto Nacional Electoral (INE) por “inelegibilidad” política y residencial –registró su comité electoral por el Partido Republicano al cargo de Director del Distrito de Agua de Otay, condado de San Diego, California, en el año 2016-, ganó la elección con 425 mil 385 sufragios; es decir 180 550  (30%) menos que hace un año cuando ganó un escaño en el Senado de la República conjuntamente con Alejandra León.

Los votos con los que ganó representan el 15.11% del listado nominal de Baja California, que tiene dos millones 811 mil 75 ciudadanos inscritos.

Se trata del porcentaje de aceptación más bajo en la historia electoral de la entidad, cuya característica principal es el abstencionismo que promedia el 67%, de acuerdo con estudios estadísticos del IEEBC.

De hecho, en la elección del gobernador del 2 de junio del 2019, sólo participó el 29.89% de los ciudadanos inscritos en la lista nominal. Es decir, sólo votaron 840 mil 486 ciudadanos. Es el porcentaje más bajo en toda la historia política de la entidad, y es aún menor si se le restan los 25 mil 81 votos nulos y no registrados que emitieron las personas que sí acudieron a las urnas.

Francisco Vega y su constancia de mayoría en 2013. Una esperanza que pronto abortó (IEEBC)

En la elección estatal del 2013, Francisco Vega de Lamadrid ganó con 442 mil 868 votos que representaron el 47% del listado nominal, y en candidato del PRI, Fernando Castro Trenti, obtuvo 417 mil 909 para el 44% del listado.

El porcentaje de participación ciudadana en esa elección fue del 36.77 %, que incluyó 30 mil votos nulos.

En 2007, José Guadalupe Osuna Millán ganó con 436,360 votos, lo que representó el 50.43% del listado nominal. Y Jorge Hank Rhon obtuvo 380 mil 772 votos, para el 44%. En total votaron 865,364 ciudadanos lo que representó el 41.9% de participación ciudadana.

En la elección de 1983, la última que ganó el PRI en Baja California, el desprestigiado gobernador Xicotencatl Leyva Mortera obtuvo 266 mil 215 votos que representaron el 65.6% de la votación, dejando en segundo lugar al panista Héctor Terán Terán con 121 mil 514 mil votos (30%).

La participación más baja para gobernador fue en la elección de 2001, año en que ganó Eugenio Elorduy Walter con el 36.4% de los votos, pero la elección estatal con menos votos fue la intermedia del 2010 (para renovar al congreso y las cinco presidencias municipales) con un promedio de participación ciudadana del 31.9 por ciento.

Así, los porcentajes de consentimiento de Jaime Bonilla Valdez en Baja California están más cerca a los del repudiado e impopular gobernador Francisco Vega de Lamadrid, quien en la última encuesta de la empresa Arias Consultores para conocer –en enero de este año- el grado de aprobación entre los gobernadores de México, dio al mandatario panista el lugar 31 con 12.79 por ciento de aprobación; es decir, sólo 2.3 puntos abajo de los números alcanzados el 2 de junio por el hoy gobernador electo.