A DOS DE TRES CAÍDAS: El estigma de la izquierda y el espíritu rebelde

(Si no le gusta el yoyo, mejor no lea esta columna)

De mis seis décadas de vida, tengo 43 años en la lucha de la izquierda mexicana y casi al final de la ruta siento que solo abrimos brechas para los juniors de los políticos de siempre y para el retorno de los dinosaurios fósiles que se nutren de la corrupción y del sometimiento de los ingenuos, ayudados por mediocres y serviles mercenarios que abusan de los inocentes.

Arturo Ruiz El Súper Cívico/ 4Vientos

Mi participación en las luchas de izquierda progresista data de 1976, en la prepa 9, la Democrática y Popular Preparatoria número 9 de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL)

Ahí mismo me tocó jugar fútbol americano con las Águilas Rojas y 3n competencias atléticas de salto de altura, salto triple, 110 metros con valla, 400 y 1600 metros, y mientras aprendía, entrenaba y competía sentí que volaban mis sueños de libertad, sembraba semillas de esperanza y fortalecía raíces ideológicas.

Después, seguí con mis limitaciones ideológicas y sueños, en la lucha de la izquierda en la facultad de ciencias Biológicas de la UANL de 1978 a 1982.

Ahí, abrevé en las aguas puras del conocimiento y aspiré el fresco aire de la amistad de amigos, compañeros y de grandes maestros, cuya enseñanza y forma de hacer escuela trascendía las cuatro paredes de las aulas y de los misterios y maravillas de los laboratorios.

Mencionaré solo algunos para no llenar este breve espacio: Francisco Neavez, Humberto Sánchez, Gil Guajardo, Adolfo Popo González Castilla, José Castillo Tovar, Felipe San Martin, Javier Hinojosa El Serio, Jorge Marroquín, Jesús García El Botas y tantos otros que no por no citarlos están en el olvido.

Y por supuesto, resulta inolvidable el haber tenido la fortuna de conocer y hablar con el Doctor Eduardo Aguirre Pequeño, científico humanista, fundador de la facultad de Ciencias Biológicas.

Ahí en la FCB UANL, participé en luchas por más y mejores contenidos curriculares, por más aulas,  laboratorios y camiones, contra el aumento a las cuotas escolares universitarias y para esclarecer el destino de fondos destinados a la investigación. Y en paralelo jugué y entrene en el equipo de los Búfalos.

Por mi radicalismo, furia y torpeza salí expulsado de la FCB faltando un  semestre para concluir la carrera de biólogo; me recibieron con los brazos abiertos, en la Escuela de Biología (ahora ya Facultad de Biología) de la Gloriosa Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, ahí participé en la CNPA, en la UCEZ y en la Coordinadora de Universitarios en Lucha.

Ahí trabajé dentro del Gobierno del Ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas, atendiendo 16 comunidades campesinas, para la producción de peces.

En la costa de Michoacán colaboré en la Protección de las Tortugas Marinas y me fortalecí del conocimiento de los pueblos indígenas purépechas, náhuatl y de maestros como Javier Alvarado, Xavier Madrigal, Ramiro Sánchez y muchos otros.

Cuauhtémoc Cárdenas acompañado de su esposa Celeste Batel, Rosario Ibarra, Heberto Castillo, Edgar Sánchez, Iván García Solis y Pedro Peñaloza, en la marcha del PRD del Monumento de la Independencia al Hemiciclo a Juárez el 25 nov 2014. Foto: El Universal/Internet

Apoyé y fui parte del proceso electoral de 1988 con el Frente Democrático Nacional, impulsando la candidatura del Ingeniero Cárdenas, continúe apoyando esa opción siendo fundador del PRD el 5 de mayo de 1989. Participamos en apoyo a Cárdenas en las elecciones de 1994 y del año 2000.

Continuamos apoyando la lucha electoral de la izquierda en 2006, 2012 y 2018, hasta el triunfo del Pueblo y de López Obrador.

Con esta victoria, pensé en el retiro, buscando una opción de guardabosques, de educador ambiental o simplemente como cocinero y artesano de aretes y atrapasueños.

Pero no, no puede ser así, al menos no aún.

Ganó AMLO, pero el cambio aún no se consolida y menos en un proceso retrógrada en MORENA con la inserción de personajes como Jaime Bonilla, Xicoténcatl Leyva Mortera, Fernando Castro Trenti y una pléyade de viejos priistas corruptos, acompañados ahora de sus hijos, ahijados y serviles mercenarios.

Esos mismos, que antes nos golpearon, encarcelaron, reprimieron y que se burlaban públicamente de Cárdenas llamándolo comunista traidor y a López Obrador calificándolo de loco y mesías.

Y ahora, esos aprendices de verdugo y rapaces del dinero público, se ponen la camiseta de MORENA y se dicen servidores de la nación y del pueblo.

Ahora, esos que nunca antes lucharon por el pueblo y sus causas, se atreven a llamarme fifí, cuando hasta hace poco, esas mismas voces me decían chairo.

Qué fácil transformarse para seguir robando y engañando al pueblo, para seguir viviendo del dinero del pueblo.

Por eso mi lucha contra Jaime Bonilla, porque sé que es un Caballo de Troya del PRI que intenta entrar a las entrañas de la Cuarta Transformación para abortarla, para deslegitimarla y aprovecharse del poder en beneficio propio.

Y ahora, más que nunca, entiendo que el estigma de la izquierda y el espíritu rebelde van más allá de siglas y gobiernos.

Ahora entiendo que quizá nací para ser una voz que critica los yerros y los excesos, aún cuando estos vengan de nuestras propias filas.

Así que seguiré vistiendo mi casaca de cruzado, de loco y soñador hidalgo, luchando contra gigantes perversos que muchos piensan que tan solo son molinos de viento.

¿Pero qué saben ellos? si nunca han volado, si nunca han soñado y si nunca han sido parte de la auténtica lucha del pueblo.

Y si ahora los neo izquierdistas del PRIAN que lamen las botas del poder en turno, nos confrontan, recibirán de mi parte una respuesta en el terreno que ellos determinen, porque ni un plato de lentejas, ni una maleta de dinero, es suficiente para dominar a un espíritu rebelde.

Por ello, ahora sé que llegaré al final, con el estigma de la izquierda… porque así somos los idealistas ¿O no?

PD: Como siempre, reitero mi respeto a los adversarios del PRI, PAN y otras fuerzas políticas que son leales a sus principios. Y mi desprecio a los camaleones traidores que solo son fieles a sus intereses de poder y económicos. Esos, esos sólo merecen desprecio.

 Imagen de portada: Candidatos de la oposición denuncian fraude en la elección presidencial de 1988. Manuel Clouthier (PAN) Rosario Ibarra de Piedra (Partido Revolucionario de los Trabajadores)y  Cuauhtémoc Cárdenas (coalición Frente Democrático Nacional y Partido Mexicano Socialista) Foto: internet