Los gonococos de la derecha

El domingo por la noche escuché la entrevista que el Sr. Ricardo Belmont Martinelli le hizo al Dr. Alfredo Jalife Rame. Cultura, geopolítica y basto conocimiento aparte, puso de manifiesto el buen humor para referirse a quienes manejan con mucha delgadez los cuestionamientos que los derechosos le hacen al gobierno. Les llamó los “gonococos” Lo hizo no porque estos conducen a enfermedades sexuales, no. Se refería a esa tendencia enfermiza de intentar contagiar a la sociedad con un pensamiento tan reaccionario y banal que, en tan poco tiempo se ha hecho visible y risible que da pena ajena. Y no es un desacierto el motecito, pues la verdad sus expresiones no solo reflejan iracundia y odio, racismo y clasismo, sino que, tal conducta, se está convirtiendo en una epidemia que se transmite a lo más cavernícola y beligerante que hay en el país

Jesús Sosa Castro/ 4Vientos

Esta subcultura que empezamos a ver en el ejercicio de la política es por demás lamentable.

El pequeño grupo de personas intolerantes y cegatonas, hay que repetirlo, no defiende derechos sociales, libertades o prestaciones legítimas, son un grupo que la mayoría del pueblo mexicano le quitó privilegios que antes disfrutaban con absoluta impunidad y que hoy están perdiendo, ojalá para siempre. El gobierno los destetó, les retiró la posibilidad de que siguieran robándole a la nación y por eso hoy lloran y gimotean como unas plañideras

Parafraseando a Eduardo Galeano (*) y guardando las distancias y límites necesarios, estos señores hacían y hacen lo que el autor del libro Las venas abiertas de América Latina describió a propósito del comportamiento de los españoles cuando ejercieron el robo en estos países durante la época de la conquista. Los españoles, escribió Galeano “son como la boca que recibe los alimentos, los mastica, los tritura, para enviarlos en seguida a los demás órganos, no retiene para ella más que las partículas que por casualidad se agarran a sus dientes” Los españoles, agregaba, tenían la boca, pero eran otros los que se bebían la leche.

Los gonococos de los que habla Jalife son, en esencia, el ADN de esos viejos y nuevos aventureros del pillaje. Son la clase social que heredó la subcultura del vasallo, del ladrón y del traficante. Durante décadas se sintieron los dueños del poder político y económico, de todas las riquezas habidas y por haber.

Su asombrosa verborrea en contra de quienes luchamos por recuperar nuestras riquezas naturales, nuestro territorio y nuestros valores, es la expresión de esos reaccionarios que, como gonococos, quieren inocularle su enfermedad a la gente. Saben que confundirla y mal informarla de lo que en realidad pasa en el país, es el mejor camino para exponenciar el crecimiento del miedo y sus tenebras

Si tuviéramos que despojar del humor político que retoza en estas posiciones fifilandias, quedaría al descubierto un lenguaje procaz, estridente, inadmisible y provocador.

Nadie que conozca el estado en que la derecha corrupta dejó el país, podrá compartir la banal y grotesca política que vienen realizando los más conspicuos integrantes de la derecha. El comportamiento de los que no hace mucho se hacían pasar como intelectuales orgánicos, defensores consuetudinarios de un sistema caduco, ladrón y esquizofrénico, hoy se han desnudado públicamente como un grupo de chayoteros que la austeridad republicana los está enloqueciendo

Esta es la lista de algunos de esos gonococos exhibidos por Alfredo Jalife Rame con talento humorístico y una elocuencia por demás contundente:

Por la bajeza con que se conducen los portadores de esta enfermedad es Víctor Trujillo, el payaso tenebroso que ha ido de la izquierda al centro y del centro a la derecha, el representativo de este lenguaje desbocado y vulgar.

Brozo antes…

Pero el elenco, el grupo de defensores de los privilegios y del chayote lo componen personajes tan siniestros como Carlos Loret de Mola, Joaquín López Dóriga, Héctor de Mauleón, Carlos Marín, Leo Zuckerman, Denisse Dresser, Marko Cortez, Mariana Gómez del Campo, Gilberto Lozano, Vicente Fox Quezada, Felipe Calderón Hinojosa y otros que antes cobraban en la nómina del gobierno federal, en las arcas del país y ahora en algunos sectores de la iniciativa privada. Todo para estar en condiciones de seguir esparciendo en la sociedad la enfermiza conducta de los gonococos. ¡Allá ellos! Sus falsedades y afanes desestabilizadores serán su propia sepultura. El pueblo no perdona

(*) Eduardo Galeano, Las venas abiertas de América Latina, Editorial Siglo XXI, páginas 15-82

Imagen de portada: Foto tomada de twitter y publicada en La Jornada