SALTO CUÁNTICO: Para la gente común

“El progreso no es posible sin cambio, y aquellos que no pueden cambiar sus mentes no pueden cambiar nada”

Geroge Bernard Shaw

A veces cuando pisas una cucaracha, no lo suficientemente fuerte, da coraje voltear y ver que ya no está, sencillamente se recupera y sigue su camino. Otras veces está cargada con huevecillo y éste queda para dejar testimonio de su asquerosa estirpe. Los fumigadores dicen que es importante dejar una que otra viva para que el trabajo no se acabe. No todos piensan así, algunos mencionan que una plaga como esa nada más se controla, pero nunca se erradica. Hay una máxima también que versa: “Nunca pises una cucaracha, nunca sabes si ésta suba de nivel alguna vez y se convierta en tu jefe”.

José Luis Treviño Flores/4 Vientos

Las cucarachas sociales también existen y son más letales que los insectos. La analogía puede parecer ofensiva, pero ante las acciones irremediablemente tóxicas de algunas personas, no hay mucha diferencia.

No quiero repetir el discurso del Presidente de la República, tampoco ser un vocero autonombrado, mucho menos quedar como incondicional de sus políticas públicas, pero las acciones obvias y a todas luces maniqueas y reaccionarias de la ahora oposición, no deja mucho espacio para atender la emergencia de desinformación y manipulación ejercida desde los más oscuros sótanos de la ultraderecha nacional.

Antes de que se normalice la idea de que todas las iniciativas, discursos, acciones y decretos del actual mandatario, son ocurrencias o frases sin sentido de un hombre senil con ambición autoritaria, es importante argumentar y poner en su justa dimensión a un poder Ejecutivo a todas luces diferente, que choca de frente con un conservadurismo recalcitrante.

Escuchar la verdad no es tarea sencilla, de hecho, cuando una sociedad se enfrenta al destape de su propia coladera inmunda, pestilente, de donde surgen los peores vicios y entes corrompidos, pide a gritos que se tape el hedor. Es muy difícil tomar conciencia y darse cuenta que habíamos estado viviendo en un cúmulo de mierda generada precisamente por quienes ahora aúllan como hienas famélicas.

Imagen de internet

La increíble maquinaria mediática de la prensa fifí, tiene la encomienda de descalificar todo, absolutamente todo. Sin duda, reírse de los personajes políticos, es la mejor manera de evitar encumbrar a quienes por obligación deben servir a sus gobernados. Las redes sociales se han encargado de catalizar cada discurso, iniciativa o declaración, no obstante, también dichas redes son un arma letal en manos de empresas dedicadas a desprestigiar.

“Todo está mal, nada funciona, son ocurrencias, hay peligrosidad, malas decisiones. No existe crecimiento económico, encuestas inviables y a mano alzada, no se tiene carácter para condenar al régimen venezolano. Los programas sociales son asistenciales y con tinte electoral. Las conferencias mañaneras solo sirven para descalificar a la prensa fifí o para citar pasajes bíblicos, encumbrar héroes que costó mucho trabajo sepultar…

Imagen de internet

«Decir sin empacho que la relación con Estados Unidos es respetuosa mientras que el gobierno de México deja pasar muchedumbres de migrantes sin control. Bienestar aquí, bienestar allá, intentos de Reforma Educativa direccionada a mimar a maestros incompetentes y flojos que lo único que les importa es la compraventa de plazas.

«La osadía de pretender dar trabajo directo a los egresados de las Escuelas Normales, desconocer los exámenes estandarizados, desaparecer las guarderías, quitar el control del Fondo Minero, nombrar super delegados. Abusar de la mayoría en las Cámaras. Lanzar memorándums sin preguntar a nadie, ejercer el Poder Ejecutivo pensándose Republicano y enaltecer a los más desposeídos por encima de las clases pudientes. Apostar a la microeconomía, más que a la macroeconomía, argumentar y dar lecciones de historia nacional a cada oportunidad, dar becas a diestra y siniestra, trabajo pagado a jóvenes aprendices, universalizar las pensiones a adultos mayores.

«Repetir a diario la cantaleta de acabar con la corrupción y culpar de todo al periodo neoliberal. Atreverse a denominar su gobierno como una Cuarta Transformación, como si fuese un mesías post apocalíptico. Proponer proyectos económicos preguntando si está bien o está mal a la ciudadanía que ni experta es en nada, intentar descentralizar las Secretarías de Estado.”

La realidad es que muchas cosas están pasando demasiado rápido, de no tener nada, a tener un poco, de no ser tomados en cuenta a preguntarnos todo, de ver a los presidentes perfumados, fashions, lejanos y principescos, a ver uno despeinado y con trajes baratos, zapatos sucios y ojeras trasnochadas.

En la cotidiana charla con compañeros de trabajo y vecinos, existe una clara polarización de ideas en torno a Andrés Manuel López Obrador, todos no hemos enfrentado últimamente a debates bizantinos que ponen de manifiesto una actitud nunca antes vista de la vida política nacional.

Ahora todos somos “expertos”, tenemos el permiso de atacar lo que era inatacable, podemos vincular al poder público con la vida diaria, el ángulo de visión para hablar de los funcionarios, pasó de obtuso, a transparente. Curiosamente, aquellos que demandaban democracia y oportunidades, son los que critican a quien les abrió la puerta de la disertación. Los que no están confundidos, sin duda, son los más pobres, ya que están recibiendo un poco de lo que siempre se les negó.

Un maestro derechista me dijo:

– Oye José Luis, ¿no te parece que AMLO nos quedó mal? Hasta ahorita no he visto ningún beneficio de su llamada 4T, no me ha aumentado el sueldo, sigo pagando mucho por la gasolina, no veo mejora en el ISSSTE, sigue la violencia, los asesinatos están creciendo, y no veo que haga algo.

¿Ya le preguntaste a la señora que hace el aseo en el salón de cómputo?, ella, la que no tiene plaza, la que tiene como 70 años-, re respondí.

– No, ¿qué tiene que ver ella?- cuestionó

– Pues el otro día me dijo muy asustada que le habían llegado como $5,000 pesos en su tarjeta que le dieron los del gobierno y se le hizo mucho, que no lo había utilizado porque además de su pensión normal, ese extra, que dizque retroactivo, era mucho y que qué tal se lo cobran al rato y se gasta lo que no es suyo- El maestro se me quedó viendo un tanto contrariado.

Muchas personas con pensamiento pequeño burgués creen que el apoyo a las clases más desprotegidas es una pérdida de recursos y esfuerzo, dicen con gran elocuencia: “No les des el pescado a los pobres, enséñales a pescar”.

El problema es que los millones en extrema pobreza de nuestro país, jamás pudieron usar la caña de pescar, nunca se les permitió ser partícipes de la economía, nunca de los nunca habían recibido un ápice de recurso propio. Sí, claro que el presidente está utilizando ese apoyo para decir que él lo está haciendo, es un arma política sin precedentes. Y claro que muchos quieren ver que se les beneficie también.

La estrategia de la ultraderecha es hacernos pensar que apoyar las iniciativas del nuevo presidente es convertirse en una especie de “pejezombies”.

 Yo pregunto, si tanto bramaron por sacar al PRIAN del poder, si tanto se quejaban del robo impune de recursos, si se rasgaban las vestiduras por tanta corrupción, ¿no será que algunas “cucarachas”, estaban más cómodas en la eterna queja que en intentar transformar su realidad? ¿Ahora qué demonios hago? ¿Cómo se le hace para vivir sin el látigo en la espalda?

Desde antes de la independencia, gachupines y criollos se disputaban el control de la economía mexicana, pero nunca estuvieron en sus planes los mestizos y los indígenas, nunca.

Hasta la fecha, una gran parte de la oligarquía nacional piensa que es mejor tener esclavos, que la economía y la política es privilegio de los criollos encumbrados de abolengo. Esa práctica racista y xenófoba desencadenó la enorme descomposición social en la que vivimos.

Igualmente, por ello existe una postura tan rabiosa por el control de una reforma educativa. Hablar de civismo, filosofía y moral nacionalista es una peligrosísima iniciativa para quienes siempre han intervenido en lo programas y planes de estudio direccionados a promover la moral burguesa, a formar seres sin capacidad crítica, a flagelar y someter la voluntad humana para no alcanzar metas dialécticas.

La organización Mexicanos Primero, junto a la horda de derechistas neoliberales retrógradas están muy molestos, no pueden soportar que la gente común y corriente piense. Aunque les arda el trasero, recordemos 1968, después de la educación socialista promovida por Lázaro Cárdenas, la burguesía nacional, sí, la burguesía, existe, aunque hayan tratado de sepultar términos que evidencian la enorme desigualdad generada por ellos. Acudieron a la peor masacre de la que se tenga memoria para continuar ejerciendo su “sagrado derecho” a decidir según su muy particular visión del mundo.

Ahora que observan un regreso a la búsqueda de una educación democrática y con proyección de integración nacionalista, aúllan. Es por ello que se encuentra atorada en el Congreso, el PRIAN tiene la encomienda burguesa de impedir que progrese la iniciativa Lopezobradorista. Más que la reforma energética y laboral, es la educativa, a la que temen. Como buenos tecnócratas, piensan que desde la macroeconomía pueden seguir controlando todo, pero en materia de educación, es muy difícil trastocar un ser humano consciente que exige su derecho a la democracia y mejores oportunidades.

En las décadas de los sesentas y setentas, la represión, el asesinato y las desapariciones forzadas por parte del Estado fueron la respuesta. Hoy que México ya no es víctima de los medios masivos controlados por la prensa fifí, saben que, de aterrizar una reforma educativa direccionada al rescate de las conciencias, será muy difícil acudir a la barbarie. Generaciones enteras estarían exigiendo de nuevo, su derecho inalienable a mejores oportunidades y a no permitir ser rebajadas a ciudadanos de tercera categoría.

Así de sencillo es entenderlo, lo que está en juego, es el control de un pueblo sometido y con tradición de vasallaje. El colonialismo metido hasta la médula significaría continuar siendo esclavos de una clase social y política cruel que ha dejado el territorio nacional completo a merced de buitres carroñeros que no les importa nada ni nadie, solo su perenne encumbramiento.

Y sí, México y Latinoamérica entera están en la mira del vecino del norte, Estados Unidos de Norteamérica, está metido en cada decisión económica y política donde se le permita hacerlo y donde no, utilizará la misma vieja y oxidada arma del intervencionismo militar.

La derecha mexicana

Todos los países que desean regirse por sí mismos sin la “ayuda” de la “gloriosa democracia” yanqui, serán condenados a la división social y la satanización de sus líderes. Aunque a nadie le guste, aunque griten como “mesías salvadores” de pueblos dominados por “dictadores”, Venezuela tiene el absoluto derecho a decidir su futuro, igual que México, y si México a través del actual gobierno dice que no va a intervenir en lo que no le compete, por sentido común básico de respeto a la soberanía de otro país, entonces los panistas pueden seguir mandando por delante al “Guaidocito” nacional Marko Cortés, presidente del PAN, y seguir haciendo el ridículo, tratando de convertirse en un ente promotor del divisionismo y tratar de convertir a nuestro país en otra Venezuela dividida por intereses mezquinos. También así de simple es, no existe mayor complejidad para comprender que lo único que está pasando, es la imparable necesidad de los pueblos latinoamericanos a sacudirse el yugo imperialista, sí, otro término vigente, aunque lloren los neoliberales y su visión de una “democracia” a modo.

Radicales aquí, radicales allá. Cada maldito pronunciamiento por conservar áreas de confort, rayan en la peor manifestación de servilismo o mimetismo.

El SNTE por ejemplo, experto en adoptar la política de cada nuevo gobierno, tiene “doctorado” en fingir la democratización de su gremio.

Al frente

Me pregunto, sus afiliados ¿sabrán utilizar la ventaja del voto libre y secreto? O ¿dejarán otra vez en manos de una Elba Esther Gordillo, u otro líder feudal sus destinos laborales? Pues hasta ahora, muchos maestros y maestras no han reaccionado, siguen confiando en sus dirigentes de siempre camuflajeados de 4T, sin darse cuenta del poder que tienen si decidieran tomar las riendas de su sindicato.

México entero está pariendo una nueva era y no es gracias a los conservadores, de la gente depende permitir que nazca la oportunidad de un mejor futuro, o condenar a nuestros hijos al perenne servilismo.

Los cambios no surgen del pensamiento hostil de quienes por cientos de años han utilizado nuestra fuerza y voluntad para enriquecerse obscenamente. Cambiar, significa revolucionar y revolucionar significa transformar, transformar es trastocar el alma humana y convertirla en instrumento de dignificación y emancipación. Eso no es tarea sencilla, para muchos, es más sencillo permanecer en la coladera junto a cucarachas, rogando no levanten la tapadera y observar la mierda circundante en la que viven.

“Nos deleitamos con la belleza de la mariposa, pero raramente admitimos los cambios por los que ha pasado para conseguir esa belleza”

Maya Angelou