Sigue abuso laboral a jornaleros en ranchos de BC. Nuevo accidente lo comprueba

Alrededor de 80 trabajadores agrícolas que trabajan en los campos de fresa del valle de San Quintín, tuvieron que esperar más de una hora para recibir atención luego de que el camión que los transportaba en la mañana de hoy a su centro de trabajo, se salió de la carretera transpeninsular provocando al menos cinco jornaleros heridos.

Javier Cruz Aguirre / 4 Vientos / Foto Principal: Cadena Noticias

19 de febrero del 2019.- Los heridos y otros trabajadores tuvieron que ser trasladados a hospitales de la delegación Vicente Guerrero, localizada a 170 kilómetros al sur de la ciudad de Ensenada, en vehículos que presuntamente pertenecen a la empresa de transporte propietaria del camión accidentado: San Vicente-Camalú, del agroempresario Salvador “Chava” García.

Lorenzo Rodríguez, Secretario General del Sindicato Independiente Nacional y Democrático de Jornaleros Agrícolas (SINDJA), y Fidel Sánchez, Presidente de la Alianza de Organizaciones por la Justicia Social del Valle de San Quintín, manifestaron que el incidente ocurrió aparentemente por las pésimas condiciones mecánicas del camión y la falta de pericia del conductor, un hombre de 23 años que resultó lesionado en el percance.

Manifestaron que los hechos ocurrieron aproximadamente a las 6:45 horas de hoy en el kilómetro 131.5 de la carretera transpeninsular, a la altura del poblado Colonet que se localiza aproximadamente 120 kilómetros al sur de Ensenada.

Contrario a la versión que divulgaron las autoridades delegacionales de Colonet, Camalú y Vicente Guerrero, todas del orden municipal, los accidentados esperaron más de una hora para recibir auxilio de la Policía Federal de Caminos y los cuerpos de rescate y emergencias.

Así quedó el transporte (Foto: Debate).

De hecho, reveló Lorenzo Rodríguez, los heridos –tres mujeres y dos hombres- tuvieron que abordan automóviles compactos de los duelos y personal administrativo de la empresa, para ser llevados a las clínicas del Seguro Social (unidad 69) y de los servicios estatales de salud (unidad 13) que se ubican en el poblado Vicente Guerrero, 50 kilómetros al sur del sitio del accidente.

De esa versión hay videos que así lo confirman.

La información oficial indicó que el camión trasladaba a 44 jornaleros a San Vicente cuando se accidentó en la zona conocida como “Curva del Aguajito”, y que en las operaciones “de rescate” y “primeros auxilios” participaron paramédicos de los grupos Alfa, Cristo por su Mundo, y Rescate Urbano.

El video que grabó un integrante de la Alianza de Organizaciones por la Justicia Social, una hora después de que ocurrió el evento, da testimonio de la falsedad de esa información. Incluso se observa que el camión accidentado, marca Internacional del año 1995, con asientos en pésima condición, en realidad se salió de la carretera en un tramo plano y no en curva.

Además, se observa al menos a 65 trabajadores impactados aún por el accidente sobre la carretera –Lorenzo Rodríguez mencionó que al momento del evento viajaban en el transporte 80 trabajadores-, sin ningún tipo de auxilio.

El nombre de la empresa agrícola (San Vicente-Camalú: SVC), apenas visible en la parte posterior del autobús accidentado (Imagen de video).

Juan Ramírez de Jesús, otro integrante de la alianza, reveló que la empresa constantemente satura la capacidad de los camiones que usa para transportar a los trabajadores a los campos hortícolas que posee en la región, y que las autoridades se niegan a inspeccionar las unidades y los deja operar así, por lo que son frecuentes los accidentes.

Fidel Sánchez confirmó el exceso de trabajadores que son trasladados no solo en los camiones de la compañía San Vicente-Camalú, sino en prácticamente todos los ranchos hortícolas que operan en Baja California y principalmente el valle de San Quintín, en donde existe una subcontratación masiva del servicio de transporte que elimina la responsabilidad civil y laboral de los patrones cuando se presenta un accidente

“No podemos permitir que esto se siga dando, que los camiones vengan con exceso de personal y con sus herramientas de trabajo en la pizca de fresa a bordo de los camiones. Ese equipo debería trasladarse aparte, en un carro especial de la empresa”, manifestó el dirigente indígena.

Recordó que dos accidentes similares ocurrieron en el pasado y con la misma empresa como responsable de los hechos –“cuando pertenecía a Miguel García y se llamaba Rancho La Esperanza”-, siniestros que costaron la vida a varios jornaleros.

De momento, la Alianza y el Sindicato se comunicaron con autoridades de la Secretaría estatal del Trabajo y Previsión Social para que investigue y sancione a la compañía de Salvador García, la cual registra una historia de constantes violaciones a los derechos laborales y sociales de los jornaleros que hasta el momento permanecen impunes.