A DOS DE TRES CAÍDAS: La nostalgia del futuro y la posibilidad del presente

No, no me equivoqué, hablar de nostalgia del futuro, es correcto para retratar el estado de ánimo de aquellos que soñaron (soñamos) que el futuro pintaría su realidad de mejor manera y que la integración en Baja California del gabinete amlista estaría integrado por personas probas, capaces y sin compromiso con los grupos de poder fáctico.

Arturo Ruiz, El Súper Cívico/ A los 4 Vientos.

E insisto no me parece mal que ex militantes del PAN, PRI, PRD u otros partidos se integren ahora a MORENA o al gobierno amlista, pero sí me parece mal que lo hagan pasando por encima de personas que dejaron parte de su vida luchando desde la oposición, cavando trincheras prácticamente con las uñas, mientras esos que ahora se integran con gran algarabía, no sólo no eran simpatizantes, sino que eran furiosos adversarios del cambio.

Algunos incluso son herederos de sangre y tradiciones de abuso del poder, del corporativismo clientelar e incluso de actos de corrupción. Y aun así ahora se incrustan en delegaciones, candidaturas y cargos directivos del partido del presidente, partido que por disposiciones de sus directivos, tiende a muy pronto asumir practicas opacas, unilaterales, centralistas y verticalistas, que muchos pensábamos que se irían al basurero de la historia junto con los dirigentes de la clase política del PRIAN.

Pero en fin, eso es parte de una inercia, de una resistencia de los “poderosos” que se juntan entre ellos sin importar siglas, ideologías ni principios, ya que su fundamento es que en política no hay amigos sino intereses. Que ellos, los poderosos, los dueños del dinero pueden adueñarse de partidos emergentes e incluso hacerse del poder para seguir sirviéndose del mismo.

Para ellos, los pensamientos y dictados del Presidente Andrés Manuel López Obrador, son voces y mensajes para el pueblo no aplicables para tales señorías y por ello, ni rinden su declaración patrimonial, ni tienen escrúpulo alguno en postularse para cargos de elección popular mientras se proyectan usando la fuerza que da un cargo público y los programas sociales del gobierno amlista.

Para ellos, que se emparentan con matrimonios de sus hijos, mediante compadrazgos y sociedades de capital, la política es un medio y los partidos sus herramientas. Y es que efectivamente para ellos la única ideología es la sumisión del pobre al rico, del ignorante y medroso al poderoso. Porque así son ellos y no van a cambiar más que de color, de fraseología, pero no de fondo. No son y nunca han sido demócratas, para ellos, esa palabra es solo retórica vana.

La tómbola de Morena se utilizará de nuevo, en Baja California, para elegir a sus candidatos a diputados por la vía de representación proporcional (plurinominales) y a los candidatos a regidores. Foto: internet

Veo, leo y escucho a muchos conocidos que con candidez han acudido a registrarse con el anhelo de poder ser candidatos del ahora partido mayoritario en el estado, junto a ellos veo verdaderos oportunistas y saltimbanquis sin mérito alguno, pero con buenos padrinazgos. Y todos ellos están al garete y en la incertidumbre de cómo serán seleccionados o desechados.

Antes usaron una tómbola como medio de selección y ahora serán elegidos mediante encuestas opacas y centralizadas.

A todos ellos mi mejor deseo de que las estrellas se les alineen y que puedan ser considerados por sus méritos y fortalezas. Y espero eso por su bien, pero también por AMLO que necesita de verdaderos servidores públicos, de hombres y mujeres con principios sólidos y visión de futuro para ayudar al pueblo y a la nación.

Me preocupa el Presidente Andrés Manuel López Obrador, si llegan a consolidarse en su gobierno y en su partido los de siempre, los mismos que han hecho de la política su modus vivendi y no como un medio para servir a los demás.

No me gustaría que a mediano o largo plazo, esos mismos, los de siempre, lo vayan a traicionar, tal como traicionaron a Madero, a Allende y a Zapata.

Porque ellos, los mismos, los poderosos de siempre, solo saben ser leales a sus intereses y no van a dudar en traicionar como Brutus colectivos a su César.

Pero en paralelo, es innegable que también hay una realidad de lo posible, de la posibilidad del presente y ésta se sustenta en que la sociedad no vote sólo por siglas, ni en bloque, sino que analice propuestas y nombres.

Que los votantes se den permiso de analizar la historia de vida de los candidatos, más allá de las siglas y que piensen racionalmente su decisión y que también sientan más allá de slogans y foto shops, para que su voto no le sirva a los de siempre, que ahora se han distribuido en los distintos partidos políticos.

Es por tal razón que también tengo una fe inquebrantable en el pueblo y una enorme confianza en las redes sociales y medios de comunicación alternativa, porque con su libertad de opinión serán un factor muy importante para impedir retrocesos democráticos y sociales.

Porque lo que se ganó en 2018, no solo fue la elección presidencial. Se ganó una oportunidad de que el pueblo deje atrás la corrupción, el manipuleo y el sectarismo milenario de los poderosos de siempre… ¿O no?

PD 1.  Muchos de ellos, por complacer a tiranos, por un puñado de monedas, o por cohecho o soborno están traicionando y derramando la sangre de sus hermanos. (Emiliano Zapata)

PD 2. El que quiere ser tirano y no mata a Bruto y el que quiere establecer un Estado libre y no mata a los hijos de Bruto, sólo por breve tiempo conservará su obra. (Nicolás Maquiavelo)