SALTO CUÁNTICO: El que por su gusto es buey…

Apenas se trata de asimilar la propuesta de Reforma Educativa del presidente Andrés Manuel López Obrador, que por cierto es únicamente iniciativa, ya que deberá pasar por los plenos de las cámaras para su aprobación; cuando la Coordinadora Nacional de Los Trabajadores de la Educación (CNTE), encontró desde su perspectiva los puntos nodales que la convierten, según la organización, en una continuidad de la anterior mal llamada Reforma Educativa del gobierno de Enrique Peña Nieto.

José Luis Treviño Flores/A los 4 Vientos

De acuerdo con un comunicado de la CNTE, aseguran que:

1.- la propuesta Obradorista no garantiza la abrogación de la anterior en términos de la propia Coordinadora

2.- Pide una abrogación total, la reinstalación de los docentes cesados, suspensión inmediata de los procesos de evaluación punitiva, se garantice plaza automática a los egresados de escuelas Normales.

3.- Sea detenida la aplicación del Nuevo Modelo, por una educación con pertinencia cultural y verdadera participación de los trabajadores de la educación en su construcción.

4.- Dar solución a las demandas salariales no resueltas, además de la libertad a presos políticos, cancelación de todo proceso jurídico, penal, laboral y administrativo derivado de la implementación de las reformas estructurales, en particular de la mal llamada reforma Educativa.

La CNTE plantea además que el gobierno de López Obrador está siguiendo los estándares dictados por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y de la agrupación Mexicanos Primero y no tomar en cuenta el carácter universal y humanizador que debe prevalecer en la educación. Mencionan que la palabra “excelencia” es atribuible al concepto infundado de “calidad”, ya que no son conceptos pedagógicos sino empresariales.

Básicamente lo anterior aglutina las principales demandas de la CNTE además de rechazar enérgicamente la mal llamada Reforma Educativa, piden se tome en cuenta la garantía presupuestaria suficiente recomendada por la UNESCO que debe ser de un 12% del Producto Interno Bruto (PIB).

 Ahora bien, en la propuesta del gobierno de AMLO el articulo 3º constitucional versa:

“La educación es un derecho de toda persona para alcanzar su bienestar. El Estado garantizará su impartición, la cual debe cumplir con los principios de ser universal, gratuita, laica, obligatoria, democrática, integral, equitativa y de excelencia.”

Invito al lector a leer mi columna “La reforma de la reforma de la reforma de la…” antes de continuar con la presente para contextualizar.  http://www.4vientos.net/2018/12/25/salto-cuantico-la-reforma-de-la-reforma-de-la-reforma-de-la/

No podemos satanizar. Tal parece que la CNTE ha caído en el bache de las izquierdas radicales, al igual que el EZLN, nada les parece, nada les satisface.

Pareciera también que la oportunidad de manifestarse libremente y sin la amenaza de la represión, más que aprovecharlo para un diálogo constructivo, se convierte en berrinche de niño con complejo de emperador, todo lo quiero, todo es mío. Se sabe que el problema directo es del irritante y altanero Silvano Aureoles gobernador de Michoacán que se quedó en la idea de los feudos y encomiendas virreinales, jamás atendió el problema de pagos anhelando que ganara el candidato presidencial priista Antonio Meade, para continuar con las mismas prácticas retrógradas conservadoras.

Si la CNTE no se sienta a negociar, y levanta el paro de las vías ferroviarias bajo la amenaza de regresar, entonces se convierten en lo mismo que han criticado siempre y la intolerancia y la carencia de posicionamientos transversales seguirán reinando. Construir es mucho más complejo y difícil que destruir, esta vez existe apertura y ánimo conciliador por parte del gobierno federal, obliguemos al titular del Ejecutivo a responder y cumplir sus promesas de campaña integralmente, lo dice a diario en sus conferencias mañaneras, si hay voluntad política, cosa que no veíamos ni en discursos, no veo necesidad de tanta necedad.  

El entonces gobernador César Duarte con  Alejandro Villarreal Aldaz, Secretario General de la Sección 8 del SNTE
El entonces gobernador César Duarte con Alejandro Villarreal Aldaz, Secretario General de la Sección 8 del SNTE

Por otro lado, el Sindicato Nacional de los Trabajadores de la Educación (SNTE), permanece exactamente igual que siempre, como un deja vu anquilosado, triste y banal. Los mismos lideres reciclados que han vivido a expensas de las aportaciones justificando cada centavo en proyectos inacabados, aprobar todos los recursos usados por Elba Esther Gordillo a diestra y siniestra tal como cada dirigente encumbrado, o para sacar de prisión con la fianza de 5 millones de pesos a ex líderes estatales como Alejandro Villarreal Aldaz, de la sección 8 del Estado de Chihuahua, que se presume formó parte de la gavilla que cometió desvío de recursos en la administración de César Duarte y ahora se codea con el “nuevo” Alfonso Cepeda Salas en reuniones nacionales, además de presumir diálogos constructivos con Esteban Moctezuma, secretario de Educación.

Los mismos de siempre se están posicionando con su eterna “disciplina” institucional, la misma con la que abrazaron la política peñista sometiendo a cada agremiado a una persecución laboral estéril, quitando todo liderazgo pedagógico a los encargados de soportar la dura tarea de formar. Ahora se inclinan a la política educativa de AMLO, como si tuvieran solvencia moral sin importar cuan despiadados y cobardes fueron ante una reforma desmembrante, individualista y persecutoria.

Bajo el cobijo de nuevos lemas y plataformas con fuegos artificiales, agrupaciones como Maestros por México encabezada por Tomás Vázquez Vigil, cercano y complaciente de la ex lideresa Elba Esther Gordillo, ahora dicen que sí son la lumbrera representativa del gremio y que el otrora cómplice Juan Díaz de la Torre, así como Alfonso Cepeda Salas son el “diablo”. También tienen el proyecto a través de Redes Sociales Progresistas para conformar un nuevo partido político a manera de una quimera del viejo Nueva Alianza.

Mientras, los maestros están a la espera de nuevas elecciones delegacionales en el caso del SNTE, o “cambiarse” de bando con los mismos otros de antes, que son los otros mismos de siempre, pero con otros, que son los no mismos, pero con otros que son los no mismos de siempre.

Finalmente, a los líderes y exlíderes les importa un comino la política educativa mientras puedan seguir mamando de las aportaciones sindicales y presupuestos educativos, cosa que, a decir del Presidente de la República, no tolerará más charrismo sindical, ni fraudes en las elecciones internas y llama a los agremiados a votar libre y secretamente. El problema es que sí se “vota libre y secretamente” por quienes les dicen ya traen línea, este es el “gallo”, ya sabes, el “compañero” es el “bueno”, trae todo el apoyo de arriba. En este devenir histórico de las trayectorias político sindicales y gremiales, los que nunca ganan son los maestros.

Si en verdad, los docentes quisieran un cambio real, deben dejar de depositar cada decisión en los mismos otros de antes que… En fin, los piojos chupan, hasta que usas el chino.

Los maestros y maestras mexicanos merecen un sindicato democrático y representativo de sus muy altos intereses laborales y profesionales, en sus manos está, así como votaron el pasado 6 de julio lograr arrebatar el control de sus vidas gremiales a quienes se han enriquecido y ganado escaños políticos por interés propio. Los logros salariales y laborales son producto de años de lucha, no de un solo líder encumbrado y aquel líder que se jacte de serlo, deberá demostrar que todo recurso es de la base trabajadora y no para vivir como príncipe intocable.

“Ladrones por aquí, ladrones por allá, ladrones por delante y ladrones por detrás”.

Frase de arengas magisteriales