REDES DE PODER: Foucault

Michael Foucault es uno de los pensadores más preclaros del siglo XX. Foucault escribió mucho sobre las relaciones sociales. Uno de sus textos más conocidos es Vigilar y castigar. Nacimiento de la prisión.

Alfonso Torres Chávez/ A los 4 Vientos

En este libro Foucault estudia los sistemas penitenciarios, pero va más allá: se refiere a su utilidad social.

El estructuralismo filosófico de Foucault lo llevó a cuestionarse sobre si la prisión era una herramienta para llegar a una feliz rehabilitación.

También estudió las relaciones de poder y de dominio de los grupos sociales.

Las obras de Foucault son de interés por sus puntos de vista sobre diversos tópicos, pero el asunto se complica porque no contamos con documentos escritos, es decir, si visitamos las librerías buscando textos de Foucault encontraremos algunos, pero una muy buena parte fue destruida por el autor galo poco antes de su muerte a causa del SIDA.

Su muerte debida al virus se dio en una época en la que se sabía casi nada del padecimiento y sus críticos lo atacaron por sus actividades sexuales.
El pensamiento de Foucault sirvió a la sociología, al derecho, a la psicología, al sistema penal.

Es gracias a sus estudios en materia social que hoy se entienden de forma sencilla ciertas relaciones de dominación y poder.

Si se le estudia con cierto detenimiento, Foucault tiene una fuerte influencia de Kant en su construcción filosófica.

El hecho de abarcar en sus estudios diversos tópicos, pero sobre todo concentrarse fuertemente en el estudio de las relaciones de poder, lo hace de interés para las ciencias sociales en general.

Todavía en sus últimos años y aunque destruyó una muy buena parte de su trabajo su influencia continúa presente en los filósofos modernos.

Cualquier curso de sociología o de derecho penal que se respete –incluso en áreas de la criminología clínica- se complementa con los estudios de Foucault.

Las tesis del francés, son de interés debido a sus puntos de vista que –hay que decirlo con claridad-  soportan un buen tamiz, pero es de notarse que sus puntos de vista resultan particularmente radicales si se le estudia con relación a otros filósofos de su época.

Sin embargo, su estudio es de capital importancia para estudiar muchos fenómenos sociales cuyas relaciones están ligadas con otras ciencias, como en el caso de su obra sobre los sistemas penitenciarios.

Se le considera uno de los más influyentes filósofos modernos sin menoscabo de otros desde luego.