REDES DE PODER: Aullar entre lobos

Jordan Belford inspiro a Martin Scorsese a dirigir El lobo de Wall Street. Belford fue acusado de fraude fiscal entre otros delitos financieros.

Alfonso Torres Chávez/ A los 4 Vientos

Leonardo Dicaprio interpretó magistralmente a Belford y a pesar de ello no gano el Óscar.

Belford fundó con su mejor amigo la empresa financiera Stratton Oakmont. La empresa vendía acciones de empresas en bancarrota, pero inflaba los precios en un mercado pequeño.

La firma de Steve Madden, el fabricante de zapatos, llegó a ser socio de la empresa de Belford.

La empresa de Belford produjo millones de dólares, utilizando prestanombres para transferir fondos de miles de millones de dólares a paraísos fiscales sin pagar contribuciones.

Para ello utilizó todo tipo de artilugios para transferir dinero desde modelos de trajes de baño hasta portafolios escondidos en lugares inusitados.

Belfrod creó fondos ficticios para transferir dinero y empezó a hacer declaraciones fiscales inventando las cifras de tal forma que concordaran para la declaración.

De esta forma ganó miles de dólares en inversiones.  Adicto a las fuertes emociones, creó paraísos fiscales para esconder todo el dinero producto de sus inversiones.

Desde la venta de helados italianos en la playa con su primer socio, hasta la creación de Stratton Oakmont, la vida de Jordan Belford se fincó sobre una fortuna de millones de dólares que fue producto en gran medida de la evasión fiscal y de delitos de orden financiero.

Cuando los movimientos financieros del señor Belfod comenzaron a llamar fuertemente la atención del FBI, empezó a buscar testaferros que lo ayudaran con el dinero.

Creo varias empresas fantasmas y transfirió esos fondos a cuentas bancarias a nombre de terceras personas.

Bajo la orden de un juez federal tuvo que presentarse a juicio para explicar cómo su empresa financiera había ganado fuertes cantidades de dinero a través de métodos diversos para evitar el pago de impuestos.

Al final, Belford escribió sus memorias en las cuales se basa la película El lobo de Wall Street. dirigida por Martin Scorsese con Leonardo Dicaprio.

Los genios financieros son sencillamente indescriptibles. La capacidad de Belford para hacer negocios impresionó a más de uno, pues aun cuando fue acusado de diversos delitos financieros, incluida la defraudación fiscal, comprobó su inocencia y consiguió una reducción de su condena, aunque sí paso un periodo de su vida en la cárcel.