MUSA VERDE: Quehacer

El tránsito planetario del invierno a la primavera nos hace pensar y reflexionar sobre las tareas acabadas o no del año anterior y planear y soñar con nuestras tareas y metas del tránsito que empieza.

Horacio de la Cueva / 4 Vientos

El año pasado cerró con la advertencia de la IPCC, el grupo internacional de expertos sobre el cambio climático, advirtiéndonos sobre los pocos años que nos quedan para disminuir y reducir la producción y los efectos de los gases de efecto invernadero (GEI) en la temperatura del planeta.

Las migraciones humanas planetarias las estamos viviendo de cerca. Desde el año pasado los migrantes hondureños decidieron tomar el control de su destino e ignorar la red de tráfico ilegal que cubre a México. Están en Tijuana en una situación precaria y sin posibilidad de volver a su lugar de origen. Los migrantes del sur no desaparecerán; de hecho, una nueva caravana ya ingresó a nuestro país esta semana, y debemos adaptarnos a la realidad de que el clima, no sólo el de violencia, seguirá desplazándonos a donde haya mejores condiciones y oportunidades, pasando por Tijuana.

Los eventos climáticos y sus consecuencias no solamente fueron noticias de primera plana; afectaron a millones en todo el mundo. Años de sequía en África, aumento en la intensidad y frecuencia de huracanes e incendios incontrolables en California y Grecia.

El cambio climático es consecuencia de los GEI que arrojamos a la atmósfera al quemar combustibles fósiles. No podemos negar o evitar que la economía planetaria esté basada en los combustibles derivados del petróleo. Si podemos buscar las alternativas a este aparato económico y en particular a la economía del petróleo.

Foto: Fundación Aquae.

El modelo económico capitalista en el que vivimos está tan presente en nuestras vidas que es difícil quitarle inercia y pensar en modelos alternativos. No actuar es creer que los eventos que estamos viviendo son naturales e inevitables.

¿Qué hacer? Hay quehacer. Podemos no hacer y seguir viviendo como siempre en un camino de unos pocos años para acabar en un mundo irreconocible y hasta 4 grados más caliente con climas más extremos y huracanes e incendios más violentos. Al final nos quedaremos sin petróleo y con problemas ambientales que se reflejarán en un mundo con menos oportunidades para alcanzar la sustentabilidad.

El quehacer responsable es transitar en poco tiempo hacia una economía post-petróleo como combustible y sustentable. Hay quehacer en casa y fuera. La lista puede que sea conocida para todos, hay que repetirla para acordarnos de llevarla a cabo.

Tenemos el quehacer y deber de crear soluciones locales que contribuyan a disminuir los problemas globales. ¿Cómo mejoramos el transporte público para que usemos menos vehículos privados con un conductor y mucho espacio vacío? ¿Cómo mejoramos nuestras conductas como conductores y las vías de tránsito para aumentar el número de bicicletas en circulación? ¿Cómo obligamos a nuestros políticos municipales, representes estatales y federal a pensar en el nuevo futuro sustentable y libre de petróleo para todos y no sólo en su futuro político? La parte fácil es exigir. Lo comprometido es actuar. Por ejemplo, El compromiso personal de reducir el uso del vehículo propio, si tenemos uno o caminar distancias menores a un kilómetro.

Consumir productos locales no sólo ayuda la economía local, también reduce la emisión de GEI. Además, podemos crear esos productos locales. Ya los agricultores nos han dado muestra de que se puede proveer de una gran variedad de alimentos a la ciudad. ¿Qué otros productos podemos poner a disposición de nuestros conciudadanos? Ya tuvimos un mercado alternativo exitoso.

Campo agrícola en la ciudad de Nueva York (Foto: Tecnopalermo)

Es nuestro quehacer imaginar y crear un mundo diferente que apenas vislumbramos porque no tenemos de donde asirnos; asimismo, tenemos que crear los pilares de esa imaginación. Un mundo muy diferente al que se nos viene encima si no hacemos nada y dejamos que los que hacen sigan haciendo.

Es nuestro quehacer no ignorar la apatía gubernamental e industrial y la ignorancia fingida hacia el Cambio Climático. Es nuestro quehacer empujarlos a la realidad del siglo XXI donde la historia de la humanidad está en juicio por su propia mano.

Es nuestro quehacer entender la necesidad de adaptarnos a un nuevo mundo y aceptar que ya no será como antes, que nuestra forma de vida no podrá ser. Es nuestro quehacer que el cambio sea para bien y para todos.

Además, pido que se encuentre y castigue a los culpables intelectuales y materiales de los asesinatos de Miroslava Breach y Javier Valdéz, y el secuestro de los 43 normalistas de Ayotzinapa. ¡Viva la Comisión de la Verdad!

Si deseas leer mas de MUSA VERDE, haz click en la imagen: