A DOS DE TRES CAÍDAS: La elección que viene. Leyzaola, ¿el punisher político?

Antes de iniciar, una historia corta:

El Águila y el Cuervo.

«En uno de sus viajes, el Cuervo fue alcanzado en pleno vuelo por una soberbia Águila Real, su plumaje se mecía suavemente con el impacto del viento, su mirada era profunda, su poderosa cabeza coronada por un fuerte pico encorvado como un gancho, le daba un aspecto de temeridad y belleza.

La envergadura de sus alas de más de metro y medio eran impresionantes, mientras su cola era un timón perfecto en el vuelo.

 Arturo Ruiz, El Súper Cívico/ A los 4 Vientos.

Al estar a un lado del cuervo, el águila le pregunto con cierto aire de desprecio, que se sentía ser una ave de rapiña y ser incapaz de cazar a sus propias presas.

El cuervo decidió no discutir, ni sacar de su error a la poderosa y majestuosa ave real, ya que es bien sabido que los cuervos también cazan, aunque su sistema es más de estrategia que de fuerza para hacerse de sus presas.

Así que, con prudencia respetuosa, le respondió que solo acataba las leyes de la naturaleza y que al igual que el buitre, le servía limpiando los despojos que otros dejaban o que por muerte natural quedaban expuestos bajo el cielo omnipresente y sobre el vientre de la bondadosa tierra.

Y agregó:

“Sin embargo, tú con tus enormes alas, tu penetrante mirada y tus poderosas garras, eres una cazadora imponente y magistral, sin duda alguna que puedes acabar rápidamente con una enorme serpiente de cascabel que acabo de ver cerca de unos arbustos espinosos en aquel desierto que recién dejamos atrás”.

El águila real respondió que por supuesto lo podía hacer y que además disfrutaba mucho de cazar a esos reptiles rastreros.

Y en respuesta el cuervo asintió, diciendo que no lo dudaba, aunque esa serpiente no era un reptil común y corriente ya que su tamaño era descomunal y sus poderosos colmillos eran casi tan grandes como sus garras.

El águila, herida en su orgullo, le dijo:

-Dime en donde se encuentra esa serpiente, para cazarla y que así no dudes de mi fuerza y habilidad de cazadora.

Así que el cuervo guió al águila hacia un valle desértico, y efectivamente, entre unos arbustos se movía un enorme crótalo, con figuras de diamante sobre su espalda y su cola terminaba con hileras de anillos blancos y negros que se coronaban con veintisiete cascabeles pares.

Al verla, al águila se le erizaron sus plumas, descendió velozmente en picada, extendiendo sus poderosas garras y con ellas, casi a ras del suelo, atrapó a la enorme serpiente, que a su vez con la velocidad de un rayo, lanzo una mortal mordida, enroscando con su cuerpo las alas del águila… la pelea fue brutal y de tonos épicos.

El polvo se levantó flotando en el aire, y la naturaleza entera quedó en silencio ante la mortal batalla; picotazos, rasgaduras, mordidas y apretadas constricciones fueron parte del encarnizado duelo.

Fue tanta la sangre derramada que, al atardecer, hasta el cielo se cubrió de rojo, al igual que la desértica tierra.

Tras un lapso de tiempo, que pareció una eternidad, la víbora cedió y murió con sus brillantes y cristalinos ojos viendo al cielo que tanto tiempo le brindó calor, mientras el águila jadeante, exhausta y gravemente herida, pero triunfante, volvió su cabeza para mirar al cuervo.

Y éste, colocado a la sombra de un saguaro gigante sonreía, saboreándose su futura comida.

Así, el águila murió, cayendo junto a la serpiente de cascabel, conociendo que el destino de ambas sería ser el manjar de una astuta ave rapaz.

Y el cuervo, viendo en silencio la muerte de los dos colosos, sentenció para sus adentros, que «son más peligrosos los diminutos aduladores que los más poderosos adversarios.»

En Baja California, el primer domingo del mes de junio estarán en juego un gobierno estatal, cinco alcaldías y 25 diputaciones, todas ellas con un periodo de dos años, eso es lo que estará en las manos de los electores en la próxima jornada electoral.

Ya se conoció, además, la intención de reelección de algunos alcaldes y diputados por lo que será una elección inédita. Dudo que la gente vote para reelegir a alguno, pero todo puede suceder y más si impera el abstencionismo.

Por otra parte, las alianzas que ahora se cocinan entre los distintos partidos, nos indican que más allá de los principios y programas ideológicos en la forma de gobernar, impera el pragmatismo de llegar al poder, por el poder en sí mismo.

La participación de los candidatos independientes es una actitud digna de reconocimiento, en un modelo electoral diseñado para obstaculizar estas candidaturas y facilitarles el camino a los candidatos de los partidos políticos.

Y en este escenario, MORENA se alza en el horizonte inicial, como la fuerza política dominante y con mayores posibilidades de lograr la mayoría de votos para conquistar la gubernatura, las alcaldías y la mayoría en el Congreso del Estado.

La alianza de MORENA que no gusta mucho a los paisanos de esta entidad, con los partidos Verde Ecologista, Transformemos y Partido del Trabajo, nos indica que, desde el centro del país, se traza una ruta que va más allá del ámbito estatal, para tener consecuencias en otras entidades y en otros procesos electorales.

Además de ir amarrando la suma de fuerzas y votos en las actuales cámaras de diputados y senadores del Congreso de la Unión, para garantizar la cantidad de votos necesarios para reformar la constitución general y las leyes necesarias y hacer lo propio en la próxima legislatura estatal y si no lo creen… ¡pues al tiempo lo veremos!

Pero hay tres elementos que a mi juicio se deben considerar:

Primero. El PAN no está muerto, ya que aún posee una estructura consolidada en las nóminas estatal y municipales que conforman su voto duro, aunque si está debilitado por un gobernador que parece haber asumido el papel de sepulturero de acción nacional en Baja California.

Segundo. Si MORENA no conduce adecuadamente la selección de sus candidatos y la inserción de cuadros destacados, en el organigrama de gobierno, puede correr el riesgo de rompimientos muy tempranos en su naciente estructura y con ello, el desencanto de un sector de activos políticos que fueron claves en la elección anterior. Y

Tercero. La imagen y presencia del Teniente Coronel Julián Leyzaola, quien combatió frontalmente a la delincuencia tanto en Tijuana como en Ciudad Juárez, lo han proyectado como un justiciero que puede incluso, vulnerar derechos humanos de los delincuentes, en aras de brindar seguridad a la sociedad.

Teniente coronel Julián Leyzaola, aspirante a la presidencia municipal de Tijuana y de ahí a la gubernatura de Baja California, fue titular de Seguridad Pública en Tijuana, B.C. y en Ciudad Juárez, Chihuahua, en ambas ciudades fronterizas fue denunciado ante instancias nacionales e internacionales por graves violaciones a los derechos humanos. Foto: internet

Este personaje, está dotado de circunstancias que, con una adecuada campaña publicitaria, puede atraer la simpatía y empatía de un amplio sector del electorado que está harto de la inseguridad y que, por ignorancia, consideran a los organismos defensores de los derechos humanos como instrumentos de protección a los delincuentes.

De tal forma que a Leyzaola lo pueden vender frente a los electores como El Punisher de los Políticos, el Dare Devil Tijuanense o simplemente, como un Justiciero en Silla de Ruedas, que ha sobrevivido a varios atentados para quitarle la vida por parte de los mafiosos.

Y si el PAN se une a la anunciada alianza del PBC, PRD y PES que tiene como principal protagonista al Teniente Leyzaola, si logran un candidato ciudadano a la gubernatura y si MORENA no selecciona bien a sus candidatos entonces la elección de junio de este año será altamente competitiva.

Por ello, para MORENA y sus aliados, bien valdría la pena que recordaran parte del mensaje de AMLO dirigido el once de julio a diputados, senadores, gobernadores y alcaldes de su alianza, cuando ya se había reconocido su triunfo y era presidente electo: “No olviden que el poder es humildad y que sólo tiene virtud cuando se pone al servicio de los demás, todos los días levántense pensando en eso, en la gente, en las convicciones, en los principios que es lo que importa más y no se dejen rodear por lambiscones»

El cuervo advirtió el riesgo de los aduladores y AMLO el de los lambiscones, que para el caso son sinónimos… ¿O No?