REDES DE PODER: Teorías

Explicar el origen de la prisión como institución, nos remonta al castigo. Uno de los postulados de la escuela clásica del derecho penal era que la imposición del castigo debería redimir al sentenciado.

Alfonso Torres Chavez / 4 Vientos

Es hasta bíblico. La Biblia como texto es todo un código penal. Todas las provisiones religiosas llegan en algunos versículos a imponer graves castigos a quien desobedece las leyes divinas.

En el universo de la humanidad hay toda una serie de características generales: si vemos las grandes obras de arte, todas tienen una connotación hacia el crimen, y desde luego siempre hay una parte destinada al amor.

El David del Bernini en el momento de matar es la primera impresión de unas de las esculturas del arte clásico. El crimen tiene manifestaciones en todas las culturas de la humanidad.

Evidentemente la evolución del derecho penal ha sido hacia la humanización de las penas. El calabozo, por la celda, los derechos por el castigo, porque hasta con restricción de derechos, los presos también tienen derechos en internamiento.

Desde hace algún tiempo hice en este mismo espacio algunas observaciones a la miscelánea penal: La Ley General de Víctimas, por ejemplo, habla de toda una pléyade de derechos, pero no explica cómo debe funcionar la tan comentada comisión de víctimas que en teoría debería tener tres miembros, pero que funciona a medias tintas.

Todas las nuevas disposiciones en materia penal que se supone resolverían los problemas de la justicia penal tiene problemas diferentes. La Ley de víctimas, por ejemplo, tiene 189 artículos, pero apenas en los primeros cinco meses de su aplicación ya tenía 256 reformas.

Imagen: Internet

Todo el sistema está sentado sobre el concepto de reinserción, pero resulta que desde el artículo 18 constitucional ya empezaron los problemas: la constitución no hace ninguna distinción en el uso de los vocablos reinserción, reintegración, repersonalizacion etc.

Esta confusión de vocablos ya tiene sus consecuencias: ya nadie sabe nada y todos somos expertos (incluidos los operadores en el sistema) en un sistema que todavía –con todo y su entrada en vigor- sigue a prueba.

La prisión eso, si tiene sus bondades y básicamente tenemos 3 puntos: 1.-La propuesta de Naciones Unidas en materia penitenciaria; 2- El estudio a dos años de expertos norteamericanos para la transformación de la prision en Estados Unidos de América, y 3.-La Colección de pronunciamientos penitenciarios que edita la Comisión Nacional de Derechos Humanos.

En México, el sistema va hacia atrás. Los vicios todavía no se han desterrado, seguimos cargando el pesado lastre de los problemas de la prisión. Si nos ceñimos a lo definido por Naciones Unidas la prisión está pasando por una grave y profunda crisis humanitaria.

Todos los hierros legislativos impactan en el sistema penitenciario: tal pareciera que el sistema ya no tiene solución.

Desde luego, lo que se intenta con las nuevas normas es la construcción de todo un sistema con características muy diferentes a las que se aplicaban.

Si deseas leer más de REDES DE PODER, haz click en la imagen: