A DOS DE TRES CAÍDAS: Kico, el sepulturero del PAN (Video)

“Un hombre deambulaba por la calle, su paso era lento y un tanto incierto, de pronto tropezó con un objeto, curioso levantó aquel objeto con forma de huevo. Sin embargo su consistencia era dura como la roca, frío y sin embargo irradiaba vida.

Arturo Ruiz, El Súper Cívico / 4 Vientos

El hombre llevo aquel huevo a su casa, lo coloco junto a una lámpara y, paciente, cada determinado tiempo giraba el huevo con sumo cuidado.

El hombre presentía que ese huevo era especial y lo palpaba entre sus manos con delicadeza.

Al paso de 21 días, el cascaron crujió y el sonido emitido fue como el de la tierra cuando se abre, y ese ruido, fue seguido por un graznido feroz.

Curioso y un tanto asombrado el hombre, acerco su rostro hacia el huevo… de aquel había surgido un enorme y emplumado cuervo.

El cuervo quiso atacar al hombre y sacar sus ojos, pues es de sobra conocido que la costumbre de los cuervos es sacar los ojos de quienes los crían, pero aquel hombre carecía de ellos y el cuervo desconcertado levanto el vuelo.

Y al hacerlo, sus plumas rasgaron el aire, eran como finas obsidianas lastimando al aire y su negrura era tal, que la luz del sol no podía ni reflejarse en él, ya que era capturada para siempre en esa negrura de noche eterna.

Y así, el cuervo voló, sabiendo que había fallado en su misión primaria de enceguecer a quien lo protegió y eso cambiaría para siempre el derrotero de su vida.”

Francisco Vega, alias El Kico, el sátrapa que mal gobierna Baja California, fue cavando poco a poco la tumba del partido que lo postulo y le dio la confianza de gobernar a Baja California, entidad que el PAN, no han dejado de gobernar desde el año de 1989, cuando lograron ganar la elección con Ernesto Ruffo haciendo historia al ser el primer partido de oposición en ganar una gubernatura en el país.

Con el paso del tiempo, el PAN se desgasto en el poder, creció dentro de él una generación de neopanistas gerenciales y fueron haciendo a un lado a los panistas originales y poseedores de una mística democrática. De tal forma que la nomenclatura panista se fue nutriendo de las nóminas del poder y no ya de la formación de liderazgos sociales.

Y así, como hicieron a un lado a quienes lo fundaron, cavaron trincheras y avanzaron para hacer del PAN un partido competitivo, los panistas en el poder, también se olvidaron de su compromiso con el bien común y terminaron no solo divorciándose del pueblo, sino que lo sometieron y lo subyugaron como feroces virreyes feudales.

Hoy, Kico Vega el Sátrapa se ha encargado de cavar la tumba del PAN en Baja California, sus corruptelas, su complicidad y sumisión ante el Hankismo que representa el lado más oscuro del priismo, fueron señales de su cometido.

Pero los panistas obcecados y cebados por el poder y la comodidad de la disciplina a cambio de chambas, contratos y favores no pudieron frenar a ese mal gobernado que los fue conduciendo hacia la debacle panista.

Ahora ya no hay retorno para el PAN, Kico debe renunciar para no precipitar más al panismo y si no renuncia, será tanto como aceptar la derrota electoral en 2019 de forma anticipada.

Foto: mBC Network

Por su parte, MORENA aplica una estrategia fría pero eficaz, no negocia con el PRI ni con ningún otro partido, los incluye. MORENA acepta a ex priistas y a ex panistas y así contribuye al debilitamiento de ambos.

Pero a su vez MORENA también juega con inteligencia al ceder espacios sin conceder acuerdos y en los puntos neurálgicos y más sensibles del próximo gobierno empieza a colocar a personas que si provienen de la izquierda y que cuentan ya con experiencia en cargos públicos.

Un ejemplo de esto, es el caso del Doctor en Derecho Jesús Alejandro Ruiz Uribe, quien si se confirma su designación en la Secretaria de Bienestar, será garantía de rectitud, inclusión y lealtad a AMLO y a los principios de una izquierda moderna.

Y como esta inclusión se irán dando otras, de personajes que durante décadas fueron abriendo brecha al avance de la democracia, desde la izquierda y sembrando semillas de lo que ahora se denomina la Cuarta Transformación.

Esperemos que los dirigentes de MORENA, observen lo que le paso al PAN y no permitan la exclusión ni el destierro de aquellas mujeres y hombres que en las malas siempre levantaron la voz para denunciar los abusos del prianismo y para apoyar a Cárdenas primero y después a Andrés Manuel López Obrador.

El PAN crío a sus propios cuervos. Esperemos que MORENA deje libres a los suyos. También a los cenzontles, a las águilas y a las colibríes porque solo en libertad cada uno juega el papel que le corresponde… ¿O no?

Si deseas leer más de A DOS DE TRES CAÍDAS, haz click en la imagen: