Se impone el «continuismo» en la UABC. Daniel Valdez, nuevo Rector

El Doctor Daniel Octavio Valdez Delgadillo, Director de la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC) desde la rectoría que presidió Felipe Cuamea Velázquez, fue nombrado hoy Rector de la máxima casa de estudios en el estado para el periodo 2019-2023

4 Vientos / Foto principal: Uniradio Informa

15 de diciembre del 2018.- Entre los ocho votos que obtuvo el también Presidente del Consejo de Selección del Sistema Estatal Anticorrupción, está el de Felipe Cuamea –Presidente de la Junta de Gobierno- y el del ex rector Gabriel Estrella, lo que revela la continuidad del sistema de gobierno que en la UABC implementó, en 2002, el ex rector Alejandro Mungaray Lagarda.

Los otros seis votos que obtuvo Valdez fueron de Luis Fernando Ángulo, Rosa Imelda Rojas, Martín Montaño, Juan Álvarez, Benjamín Valdez y Edna Luna Serrano.

A su vez Gema López y Fernando Vizcarra votaron a favor de Joaquín Caso Niebla, y Gustavo Camarena sufragó a favor de Ángel Norzagaray.

Otros 17 aspirantes al cargo, entre ellos los académicos jubilados Jesús Francisco Galaz Fontes y Daniel Solorio Ramírez, considerados opositores al sistema de Alejandro Mungaray, no recibieron voto de los 11 integrantes de la junta.

El nuevo Rector es Doctor en Derecho y desde 2013 Director de la Facultad de Derecho en el campus Mexicali. Su segundo periodo al frente de esa institución educativa terminaría en 2021.

Daniel Valdez al asumir la reelección como director de la Facultad de Derecho (Gaceta Universitaria).

El 17 de junio del 2013, horas antes de que Octavio Valdez asumiera por primera vez la Dirección de la Facultad de Derecho en Mexicali, el Maestro en Derecho Público Daniel Solorio, destituido de manera ilegal de sus clases en la misma institución por instrucciones de Mungaray, escribió lo siguiente del hoy nuevo rector universitario:

“1.- Por el sólo hecho de ir por la vida con ese nombre –“Daniel”-, de tan evocadoras resonancias, Daniel tiene abierta la posibilidad de convertirse en el mejor director que haya tenido nuestra Facultad.

2.- Tendría que sacudirse – but of course — la desprestigiante “etiqueta mungarayista” que por años ha llevado como hiedra pegada a su piel. No está condenado por sentencia ejecutoriada a seguir esas desviadas rutas. Podría demostrar que si bien ha operado coyunturalmente con ellos, él no es mafioso por cuenta propia. Si toma esa decisión podría estar a la altura del dignísimo cargo que le será confiado y convocar a todos los estudiantes, profesores y administrativos a convertir a la unidad académica más importante de la UABC, en el mejor centro de enseñanza y debate académico en materia jurídica y dejar que quienes saben cómo hacerlo le ayuden.

3.- La Facultad de Derecho tiene profesor@s apt@s y dispuest@s a desplegar toda su energía con sólo que el nuevo director demuestre que tiene cabeza propia y la cara limpia. En el eterno retorno de que hablara Nietzche, muy pronto habrá otro bíblico Daniel en la Cueva de los Leones. Si saldrá bien librado o no, será cosa suya.

4.- “En casa de herrero cuchillo de palo”, dice el viejo refrán que se actualizó en Derecho Mexicali. Nuestra Autoridad De Facto, Felipe Cuamea, no tenía en quien confiar la fidelidad al mungarayismo y se vio obligado a mantener por quince meses el interinato de Maximiano Madrigal, violando así el Estatuto General que los autoriza por un máximo de 30 días. La legalidad le tuvo sin cuidado hasta que Alfredo Buenrostro le allanó el camino. Le preparó a Daniel Valdés, lo que aquél mucho agradece.

5.- Un interinato es la negación de la certeza que sirve de base para el desempeño eficiente del trabajo. Habiendo un interino nadie puede estar seguro de cuáles son sus labores, ni si serán o no reconocidas. En esos períodos de transición nadie toma decisiones duraderas. Mientras la rienda no es entregada por un período definido a una persona, no hay con quien entenderse. La incertidumbre y la desgana se vuelven amas y señoras. Así ha vivido Derecho Mexicali por quince meses. Por eso hay que aplaudir que este lunes 17 de junio la Junta de Gobierno votará director definitivo a Daniel Octavio Valdés Delgadillo. Así será, nadie lo dude. Eso ocurrirá, salvo que mi forzada lejanía de los círculos universitarios haya distorsionado mis percepciones.

Alejandro Mungaray, para muchos, el verdadero poder en la UABC (Cortesía)

6.- Ninguno de los que hemos sido directores de Derecho recibió la vara del mando en condiciones tan precarias. A Daniel Valdés Delgadillo le será entregada casi en la clandestinidad, en pleno período vacacional, casi a escondidas de estudiantes, profesores, trabajadores y demás mirones indiscretos. Eso no es casual sino deliberado. Se trata de que todo se lo deba todos a sus “managers” y que nunca tenga autoridad propia. Se trata de hacerlo profundamente dependiente de los mafiosillos operadores del poder universitario. Ellos lo han planeado así para que todo se los deba a ellos y no a la comunidad de estudiantes y profesores a la que debe servir.

7.- Igual han hecho con otros directores de unidades académicas y me dicen que algunos han superado ese trauma de nacimiento. Igual hicieron con Felipe Cuamea, a quien después de un truculento proceso sucesorio le entregaron una “pequeñita varita del mandito” en una solitaria oficinita ubicada quién sabe dónde, y no en uno de los hermosos recintos universitarios -como debiera ser- a la vista de todos. Le hicieron dependiente y no pudo superarlo.

8.- Daniel Valdés Delgadillo podría superar ese vicio de origen con sólo probar que tiene cabeza propia; probar que no será un mero subordinado inconsulto de la rectoría; con sólo que se haga respetar entre sus pares; con sólo que se informe bien y permanezca abierto al acontecer jurídico, político y social de la región en que vivimos, gozamos, sufrimos y morimos los bajacalifornianos; con sólo que reconozca su propia ignorancia y no tema consultar a los profesores, estudiantes y trabajadores de nuestra Facultad para tomar decisiones.

9.- Daniel Valdés superará su vicio de origen con solo que tenga conciencia clara de que el Director de Derecho no es un empleado segundón, sino un personaje público de primer nivel y que no puede obrar con marrullerías; con sólo que no se conduzca como si ignorara la crisis que vive la UABC por la ambición desmedida de Alejandro Mungaray y sus ad-láteres; con sólo que sea ajeno a toda complicidad. Eso necesita el próximo director de Derecho para merecer el alto sitial en que será impuesto: necesita tener la cara limpia. Muy pronto veremos de nuevo a otro Daniel en la Cueva de los Leones.

Hoy, a cinco años de ese escrito, Daniel Valdez Delgadillo fue designado Rector de la UABC por mayoría calificada de la Junta de Gobierno, en una sesión que apenas duró una hora con 22 minutos. Tomará la protesta el próximo 27 de enero del 2019.