Los parquímetros van para Ensenada, Cabildo aprueba reglamento justificador

El Ayuntamiento de Ensenada reglamentó la próxima concesión del uso de la vía pública para el Servicio de Estacionamiento del municipio, programa que en principio representará la instalación de al menos siete mil 700 máquinas de cobro (parquímetros) en la zona turística, comercial y el primer cuadro del centro histórico de la ciudad.

Javier Cruz Aguirre / 4 Vientos

22 de noviembre del 2018.- Y lo hizo pese a no contar con un plan maestro de vialidad y transporte que justifique el proyecto, estudio que se debió elaborar desde febrero pasado ya que el cabildo etiquetó desde entonces recursos públicos para su creación y no se realizó, manifestó el regidor independiente Cristian Vázquez.

El gobierno municipal aceleró así un nuevo proyecto de privatización de los servicios públicos que tiene tres años y medio en espera de cristalizar y que representa, a decir del edil autónomo, “un cobro nuevo para la ciudadanía (…) en un Ayuntamiento que ya no solo (no ofrece) servicios de calidad, sino sin ordenamiento (urbano) real”.

El paso que dio hoy el presidente municipal Marco Antonio Novelo Osuna, y que inició el ex alcalde Gilberto Hirata Chico, ambos del Partido Revolucionario Institucional (PRI), contó con el voto mayoritario del cabildo para el dictamen 055/2018 que presentó la Comisión de Gobernación y Legislación para crear el Reglamento Municipal para el Servicio de Estacionamiento en la Vía Pública y modificaciones al Reglamento de Tránsito.

La disposición contiene la declaratoria de “imposibilidad” del gobierno local para prestar directamente el servicio público de estacionamiento, “con las características de modernización y servicio tarifado que permita disminuir la congestión vehicular y, en consecuencia, mejorar el ordenamiento urbano, el intercambio social, cultural y económico de la zona centro de la ciudad de Ensenada”.

Con este argumenta determina que con base en lo establecido en el artículo 17 de la Ley del Régimen Municipal para Baja California, el servicio se concesionará a un particular para que instale, opere, administre y mantenga parquímetros.

Establece que tres días después de que el reglamento entre en vigor se lanzará la convocatoria para concesionar el servicio.

Asimismo aclara que a los residentes de la zona en donde se privatizará el estacionamiento vehicular, a quienes no se consultó públicamente para darles información detallada del plan y conocer su opinión, se les otorgará el derecho a dos espacios libres para aquellos que no cuenten con entrada y salida de su predio, y un espacio en los domicilios que sí los tengan.

Luego de votar en contra del dictamen, el regidor Cristian Vázquez emitió un comunicado en donde estableció que el ayuntamiento no puede usar herramientas de movilidad urbana “aisladas”, sin contar antes con un Plan Maestro de Vialidad y Transporte, “al cual se le etiquetaron recursos desde febrero de este año y es hora de que esta administración no lo echa a andar”.

Cuestionó el hecho de concesionar a particulares, como ya se hizo en el pasado “con cuestionables resultados”, los servicios públicos de alumbrado y recolección de basura, por lo que propuso “planeación antes de tomar medidas, y más si éstas son recaudatorias; ahorro en la nómina del ayuntamiento antes de nuevos cargos (cobros) para los ensenadenses”.

En diciembre de 2015, cuando aún era presidente municipal Gilberto Hirata Chico, Mario Zepeda Jacobo, presidente del Consejo Ciudadano para el Desarrollo Económico y Social de Baja California, y ex presidente de la cámara industrial (Canacintra) de Ensenada, rechazó un primer intento del ayuntamiento para privatizar el estacionamiento público en la zona centro de la ciudad, servicio que ya se había concesionado hacía más de 15 años y se canceló por la inoperancia y corrupción que se detectó en su aplicación.

La organización civil reveló entonces que con base a datos del gobierno priista, se colocarían tres mil 50 cajones de estacionamiento con parquímetro desde el bulevar costero hasta la avenida Juárez, y de la calle Ryerson hasta la avenida Castillo. El automovilista pagaría ocho pesos por hora y a los infractores se les aplicaría una multa de 350 pesos, más otro derecho de 150 por retirar el candado con el cual se aseguraría la inmovilidad el automóvil.

Mario Zepeda Jacobo (Síntesis TV)

Además, los comerciantes y/o empresas que no quisieran que se instalaran parquímetros frente a sus negocios, tendrían que pagar 28 mil 800 pesos anuales por cada cajón que quisieran tener en exclusiva.

El consejo ciudadano solicitó una consulta pública para conocer el sentir de la población, y las organizaciones del sector patronal, inconformes con la propuesta, protestaron por el proyecto y éste finalmente se canceló.

A mediados del 2017, las comisiones de Hacienda, Desarrollo Urbano y de Obras Públicas del cabildo retomaron el tema y en enero de este año plantearon el proyecto exclusivamente a las organizaciones patronales, quienes expresaron dudas sobre el nuevo plan por no contar con toda la información técnica.

El operador de Novelo Osuna para la propuesta, el regidor Orlando Toscano Montaño, explicó entonces a los patrones: “La única intención de una medida de esta naturaleza es poder darle movilidad (vehicular) al primer cuadro de la ciudad porque está lleno de (estacionamientos) exclusivos y mayormente están ocupados por personas que trabajan en la zona”.

Y manifestó que los ingresos que el ayuntamiento obtuviera por la concesión se aplicarían en la rehabilitación de banquetas, rampas, postería, bacheo y reencarpetado de calles, e instalación de nomenclatura en la zona central de la ciudad.

El presidente de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco) de Ensenada, Jorge Menchaca Sinencio, reveló luego de la reunión con Toscano que “todavía no hay un plan claro para poner los parquímetros. (Los regidores comisionados) se comprometieron a no dar un albazo y que de un día para otro lo autoricen en el cabildo, Quedamos en que se va a hacer un análisis previo y un consenso de la ciudadanía, los empresarios y el comercio”.

La calle Primera, en plena zona turística y comercial de Ensenada, se concesionará en su servicio de estacionamiento público (Foto: Wikipedia).

Asimismo dijo que de acuerdo a los regidores, había dos empresas interesadas en el proyecto.

“Una propuso quedarse con el 80% de la ganancia y la segunda planteó quedarse con el 70% de lo recaudado; sin embargo, ninguna ha convencido a los regidores debido a que (el trato) no es favorable para el Ayuntamiento”.

También se delimitó dos áreas urbanas a privatizar. La primera se identificó como Turística- Comercial y Centro Histórico que abarca las calles Ryerson, Juárez, Miramar y Virgilio Uribe. Cuenta con 684 espacios de estacionamiento, 17 predios y 546 cajones de estacionamientos para usuarios. Suma mil 230 espacios en vía pública y privados, y tiene un déficit de 610 cajones de estacionamiento.

La segunda es el área del Primer Cuadro Zona Centro y se ubica entre las calles Ryerson, Séptima, Castillo, Bulevar Costero. Cuenta con tres mil 883 espacios de estacionamiento en la vía pública, 41 predios y mil 320 cajones de estacionamientos para usuarios. La suma de espacios en vía pública y privados es de 5 mil 203 y tiene un déficit de mil 655 estacionamientos.

El pasado 22 de agosto, en una sesión extraordinaria del cabildo, las comisiones conjuntas de Hacienda y Patrimonio Municipal, Obras y Servicios Públicos e Infraestructura y la de Desarrollo Urbano, presentaron un dictamen para concesionar el uso de parquímetros. La iniciativa fracasó porque la mayoría de los ediles se abstuvo de votar, por lo que la propuesta fue desechada.

Hoy eso cambió y la creación del Reglamento Municipal para el Servicio de Estacionamiento en la Vía Pública, y las modificaciones al Reglamento de Tránsito, abrió la posibilidad de privatizar otro servicio público en el municipio de Ensenada.