Arriban centroamericanos a Tijuana, ciudad con la policía más abusiva de migrantes en México (Videos)

Miles de migrantes centroamericanos arribarán en los próximos días a la ciudad de Tijuana, en donde convivirán a diario, durante varias semanas, con una corporación policial municipal preventiva que acaba de ser identificada como recurrente violadora de los derechos humanos de las personas en movilidad.

Javier Cruz Aguirre / 4 Vientos / CEDHBC

De hecho, desde el pasado 22 de octubre, fecha en que la Comisión Estatal de los Derechos Humanos de Baja California (CEDHBC) emitió una Recomendación General a la Secretaría de Seguridad Pública de Tijuana por detenciones ilegales a personas en contexto de migración, la institución que preside Melba Olvera Rodríguez tiene abiertos y en investigación 20 expedientes en contra de policías por presuntas violaciones a la seguridad jurídica, igualdad, propiedad o posesión, trato digno, libre tránsito, integridad y seguridad personal de migrantes.

“Es claro que los servidores públicos responsables de estas violaciones –indicó la Comisión en su Recomendación- se basan en rasgos físicos, vestimenta y apariencia para catalogar a las personas en contexto de movilidad humana, como ‘migrantes o como extranjeros’, impidiendo su libre tránsito y como consecuencia de ello coartando su libertad personal”.

Además, el trato criminal que dan los agentes municipales a los migrantes en Tijuana quedó plasmado en las quejas que ellos, o diversas organizaciones civiles que los albergan y abogan por sus derechos, presentaron ante el organismo humanista.

(Las víctimas) han narrado a este organismo protector la forma y mecanismos utilizados por elementos policiales de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal de Tijuana que los han detenido en forma arbitraria, sin que medie razón alguna, siendo en su mayoría coincidentes en el trato discriminatorio recibido, así como el uso innecesario de la fuerza en algunos casos”.

Específicamente, los migrantes refieren que sin fundamento legal alguno, son detenidos y llevados a espacios de la ciudad en donde son despojados de sus pertenencias, especialmente de dinero y documentos personales, para luego ser acusados de hechos falsos como estar molestando a la ciudadanía, pernoctar en la vía pública, llevar a cabo actos inmorales, entre otros actos.

Foto: Cultura Colectiva

Asimismo, los agentes encargados de la seguridad pública en Tijuana  que detienen y restringen la libertad personal de las personas en contexto de migración por su aspecto físico, falta de documentación que acredite su identidad o cualquier otra condición que no se encuentre dentro de los supuestos de la comisión de un delito, o de algún supuesto que el orden legal establezca como causa de detención administrativa o penal, atentan también contra la libertad de tránsito, dejando de atender la Observación 27 del Comité Derechos Humanos de Naciones Unidas.

La Comisión recordó al respecto que en su Recomendación General 01/2017, señaló una situación similar de hostigamiento policial contra personas en situación de calle, en que, por motivo de su aspecto, se les discrimina al considerárseles como presuntos responsables de delitos o delincuentes en potencia.

“Es evidente que estas detenciones en nada abonan a la función preventiva de la policía municipal y en cambio sí perjudican a los grupos en situación de vulnerabilidad”.

Destacó que sólo existe delito flagrante cuando la persona es detenida en el momento de estar cometiendo un acto ilegal, o bien cuando el presunto responsable es perseguido material e inmediatamente después de ejecutado el delito.

“El incumplimiento de lo anterior puede llevar a la materialización de una detención que puede y debe calificarse como ilegal y/o arbitraria. Es claro que la inobservancia de los aspectos de forma y material de la detención implican que la misma sea ilegal”.

Esta parte de sus observaciones la CEDHBC las robusteció con las entrevistas que hizo a personal de albergues que atienden a personas en contexto de migración.

Llegada de migrantes a Tijuana, Baja California (Foto: Erik Matías / El Financiero)

Al respecto, personal de la Comisión se dio a la tarea de visitar los albergues “Casa del Migrante”, “Centro Madre Assunta”, “Ejército de Salvación”, la “Roca de Salvación”, “Juventud 2000”, así como el “Desayunador Salesiano Padre Chava”, con la representante de la “Coalición Pro Defensa del Migrante A.C.”, así como con la organización “Pueblos Sin Frontera”.

Todas ellas han acompañado a personas migrantes a presentar Quejas por presuntas violaciones a sus derechos ante la Defensoría.

“De las conversaciones sostenidas con cada una de las personas entrevistadas, se desprende la coincidencia en que no existe uniformidad de criterios dentro de la corporación de la policía municipal de Tijuana, y que su actuación con las personas en contexto de migración no es apegada al respeto de los derechos humanos”, subraya la comisión derechohumanista.

Agregó: “Todos son coincidentes en señalar que la autoridad municipal, en la mayoría de las ocasiones detiene a los migrantes sin que medie alguna razón válida o por haber cometido alguna infracción administrativa prevista en los reglamentos municipales o leyes estatales. Contrario a ello, refieren que las personas son detenidas únicamente por ser migrantes o no traer consigo algún documento de identificación”.

Los entrevistados relataron a la CEDHBC numerosos casos sobre detenciones y expusieron su “profunda preocupación” ya que encuentran detenciones arbitrarias, extorsiones y robos a las personas migrantes por parte de elementos de la policía municipal, considerando que esto se ha vuelto una práctica común.

Aunado a ello, en algunos de los expedientes de Queja analizados para emitir la Recomendación General 1/2018, las personas agraviadas señalaron que tras ser liberados de la Estancia Municipal de Infractores, han sido puestas a disposición del Instituto Nacional de Migración por motivo de su presencia irregular en el país.

 

 

“Esto no solo resulta una situación grave para estas personas al enfrentar una posible deportación, sino que representa para los elementos de la policía municipal una extralimitación a sus facultades como elementos de seguridad pública, al no contar con atribuciones para realizar detenciones por cuestiones migratorias, lo cual resulta estar fuera de toda legalidad”, resaltó el organismo.

Por ello, estimó evidente que cuando elementos de la policía municipal llevan a cabo este tipo de detenciones y elaboran partes de policía alejados de la realidad, que denotan que las personas en contexto de migración son perseguidas por esta condición, violan en perjuicio de los migrantes los derechos humanos a la seguridad jurídica, a la legalidad, al libre tránsito, a la libertad personal, al trato digno y no discriminatorio e incluso en algunos casos a la propiedad e integridad y seguridad personal.

Al respecto, la Comisión informó que un centro público de investigación del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) realizó hace unas semanas un estudio con el objetivo de caracterizar a la población de usuarios que asisten a las instalaciones de la asociación civil denominada Desayunador Salesiano “Padre Chava”, y así definir estrategias de atención acorde con las necesidades de las personas en contexto de migración que ahí son atendidas.

Para la elaboración del estudio se realizaron 323 entrevistas a usuarios del desayunador en las que fueron cuestionados sobre diversos ejes, entre los que se encuentra el trato recibido por parte de los elementos de la policía municipal de Tijuana, obteniendo que el 50 por ciento de las personas censadas declararon que fueron detenidos por elementos policiales en la ciudad de Tijuana en los quince días previas a las entrevistas, de los cuales el 38 por ciento fueron detenidos tres o más veces.

Las principales razones de las detenciones de las personas en contexto de migración entrevistadas fueron: Deambular (48%), No portar documentos de identificación (28%) y Vestimenta (14%).

Las circunstancias que pudieran estar relacionadas por la persecución de un delito son apenas el 10 por ciento de las detenciones realizadas en contra de estas personas, concluyó la investigación.

 

 

Por todo ello, la CEDHBC consideró procedente formular al Maestro Marco Antonio Sotomayor Amezcua, Secretario de Seguridad Pública Municipal de Tijuana, los siguientes Puntos Recomendatorios Generales:

PRIMERO.- Diseñe e imparta a la totalidad de las servidoras y servidores públicos que laboran en la SSPM de Tijuana, especialmente a las y los policías municipales, un Programa Integral de Educación, Formación, Capacitación y Trabajo de Campo en materia de Derechos Humanos de las personas en contexto de movilidad humana, con especial énfasis en el derecho al trato digno, a la igualdad y no discriminación, a la libertad, al libre tránsito y a la integridad y seguridad personal.

SEGUNDO.- Instruya a quien corresponda a fin de que se asigne un grupo especializado de la policía municipal que labore en el área de la zona centro de Tijuana, en donde principalmente se concentran personas en contexto de movilidad humana, quienes deberán contar con una amplia capacitación en materia de derechos de las personas en contexto de migración.

TERCERO.- Cree e implemente una campaña de concientización social que vislumbre el respeto al derecho a la igualdad y a la no discriminación de las personas en contexto de movilidad humana.

CUARTO.- Ordene se tomen las medidas correspondientes para que las y los servidores públicos no ejerzan ninguna acción que victimice a las personas en contexto de migración, como lo son las detenciones motivadas por el aspecto o nacionalidad de las personas, detenciones y retenciones arbitrarias, trato indigno, uso innecesario de la fuerza, entre otros.

QUINTO.- Emita una circular dirigida a las y los servidores públicos adscritos a la dependencia gubernamental a su cargo en la que se haga visible la obligación de promoción, respeto, protección y garantía de los derechos humanos así como también se les exhorte en todo momento a que se brinde un trato digno y no discriminatorio a las personas migrantes, brindando además medidas de asistencia en atención a la condición y a la necesidad prioritaria.

Foto: BBC Mundo

SEXTO.- Realice reuniones periódicas con los representantes legales de las asociaciones civiles dedicadas a la atención de la población migrante, a fin de que dichos grupos puedan informarle directamente de los malos tratos ejercidos por integrantes de la corporación a su cargo, en contra de personas en contexto de movilidad humana, de manera que estos asuntos y demás solicitudes relacionadas sean atendidas prioritariamente.

SÉPTIMO.- Sea difundida ampliamente la presente Recomendación con todas y todos los servidores públicos adscritos a la Secretaría de Seguridad Pública Municipal.

La Secretaría, a 21 días de recibir la Recomendación y ya con los primeros integrantes de las tres Caravanas Migrantes de centroamericanos llegando a la ciudad de Tijuana desde el lunes 12 de noviembre por la mañana, no aceptaba la propuesta ni ponía en práctica sus siete encomiendas, lo que representa un peligro para las miles de personas en movilidad que arribarán a la metrópoli fronteriza.